1732891

Síguenos

 

Cachorros en prácticas

cachorrospracticas

Entre los dos meses y el año, cachorros cedidos por unidades de Policía Local pasan un tiempo de acogida con familias que les proporcionan cuidados y periodo de socialización, necesarios para perder miedos y habituarse a todo tipo de ambientes y situaciones. EVAN K9 es un proyecto que pone en contacto a unidades caninas con familias para ese proceso temporal y les proporciona todo lo necesario para esta etapa vital en el futuro agente canino. El proyecto se destina a cualquier unidad de Policía Local y ya ha socializado a más de una docena de cachorros en diferentes lugares de Andalucía, aunque están abiertos a trabajar en todo el territorio nacional.

Por Miguel PELE

 

EVAN K9 para la Policía Local surgió hace tres años tras comprobar que algunos de los perros que compraban en criaderos tenían problemas de miedos e intentaron hacer un programa similar al de la Guardia Civil. El coordinador del proyecto es Juan Miguel Moreno y junto a otros cuatro compañeros forman el equipo que se reúne con patrocinadores, evalúan a las familias y hacen el seguimiento durante los diez meses de acogida temporal.
Tienen una base de datos con un grupo de entre 30 y 40 familias de acogida, que consiguen a través de la página web de la academia, redes sociales, anuncios en radio… y cuando se les solicita este servicio, se contacta con alguna y se hace un acto de entrega del cachorro.
A las familias se les asesora de cómo tienen que actuar con el animal durante ese periodo de socialización. Les facilitan vídeos y el contacto con una familia modelo, que fue con la que iniciaron el proyecto, para que le consulten dudas. Este equipo funciona como intermediarios y en palabras de Moreno, “en realidad, aunque nosotros somos los creadores del proyecto, los protagonistas son este tipo de familias”.
Durante este tiempo, la familia se compromete con el cuidado, ejercicios de propiocepción, socialización en diferentes lugares, suelos, animales, personas… Todo esto siempre supervisado y evaluado por los instructores. Para esta supervisión, si el cachorro está cerca de Los Barrios, lo visitan cualquiera de los miembros del proyecto, pero cuando se trata de lugares más alejados, además del contacto telefónico, colaboran unidades caninas de las policías locales cercanas a la familia de acogida.


Con estas experiencias lo que se pretende es que los cachorros conozcan el mundo de una manera absolutamente positiva, reforzando cada paso con comida y otros premios, para que llegue a tener dominio de sí mismo y del entorno. Ahora debe disfrutar aprendiendo, más adelante, cuando llegue la fase de adiestramiento y se incorpore a una unidad canina, será el momento de exigirle un trabajo más concienzudo.
A las familias se les proporciona la alimentación y el material, que consiguen de sus patrocinadores, y cuidados veterinarios. Suelen llevar un peto en el que se indica K9 en formación y un arnés rojo. Además, se les entrega un carné del perro, con foto incluida, para que se facilite el acceso en transportes, comercios… que ayude al perro a habituarse a la realidad.
Hasta el momento, han entregado 15 cachorros a familias para este proceso y, salvo los cachorros que actualmente están en fase de acogida, el resto ya se devolvió a diferentes unidades caninas de Policía Local. Las dos razas que han solicitado son pastor belga malinois y pastor alemán de trabajo. En función de la tarea que el perro vaya a realizar, generalmente detección de estupefacientes, así será el tipo de plan de trabajo que se le proporciona a la familia, por ejemplo, localizar el alimento o los juegos de olfato.
Tras un año, la acogida temporal termina con un acto de recogida del perro y su entrega a la unidad canina de la policía local que lo había dado en acogida. Así se dan por finalizadas estas “prácticas” en familia del cachorro y ya futuro miembro de K9 que ahora empieza el adiestramiento y su verdadera formación policial. Este es el caso de unidades caninas de Algeciras, Jerez, Camas, Bollullos, Maracena… por ahora todas en Andalucía.

Familia de acogida
Joaquín y Adela son la familia “modelo” que inició el proyecto. Modelo en todos los sentidos, pues son personas conocedoras, amantes del mundo del perro y con diferentes cursos de formación. Modelo porque a través de redes sociales son referencia informativa hacia las otras familias, a las que ayudan en sus dudas. Y modelo porque no escatiman ningún esfuerzo para que estos perros tengan acceso a todo tipo de estímulos, recorriendo España de norte a sur, llevándolos en tren, acercándolos a diferentes animales o situaciones extremas, como fiestas con petardos. Y, como guinda del pastel, les construyen todo tipo de artilugios para que no tengan miedo a nada y su propiocepción consiga los niveles óptimos.
Comenzaron con Tana, belga malinois, que ahora está operativa y con la que en alguna ocasión han coincidido. Luego llegó otro más y en la actualidad, una pastor alemán de dos meses y medio a falta de una vacuna. Así que para sacarla la llevan en una mochila para que vea, huela y conozca el mundo.
Su mayor satisfacción: estar realizando un trabajo en beneficio de la sociedad.

 

 

Pin It