1852569

Síguenos


OBEDIENCIA BÁSICA

“Suelta” 
supercan

 

Por Antonio Miguel TROYA, Cluc Canino Súper Can

Enseñar al perro a soltar objetos es un ejercicio útil tanto para entrenar cualquier disciplina deportiva como para la educación diaria de nuestros perros, además evitamos y prevenimos la aparición de la protección de recursos trabajando esta orden.

Una forma de entreno es mediante el juego, introduciendo una buena estructura conseguiremos de forma rápida y sencilla que el perro entienda que para continuar jugando debo soltar a la orden, generalizando este ejercicio a cualquier ámbito del día a día conseguiremos que el perro suelte cualquier objeto

Al entrenar esta orden sin una consecuencia desagradable para el perro podemos comenzar su entrenamiento desde cachorro. Podemos asociar diferentes palabras (suelta, aus, alt), sonidos (silbato) o gestos. Nosotros trabajamos esta orden de forma diferente según el perro con el que estemos trabajando, dependiendo de la motivación que tenga por la comida, la intensidad que tenga a la hora de jugar, si es para construir la orden desde cero o para resolver problemas de una mala construcción de la orden.

Esta metodología está basada en el Principio de Premack, que indica que cuando dos estímulos se vinculan, el que tiene mayor probabilidad de ocurrir refuerza positivamente a otro menos probable. 

Basado en el principio de Premack: cuando dos estímulos se vinculan, el de más probabilidad refuerza al otro

La orden “Suelta” podemos trabajarla como moneda de cambio tanto con comida como con otro juguete. Los juguetes deben motivar al perro lo suficiente y ser apropiados para su tamaño. Para ello usaremos juguetes que el perro pueda morder y tirar (mordedor, cuerda, etc.).  Si la trabajamos con comida los pasos a seguir serían los siguientes:

Criterio 1. Comenzamos a jugar, una vez está conectado en el juego le enseñamos un trozo de comida; la comida ha de ser suficientemente apetecible para que el perro deje el juguete y quiera comer. Recomendamos comida fresca (taquitos de jamón york o salchicha Frankfurt), que el perro no tardará en ingerirlos, dándonos la posibilidad de hacer más repeticiones y no perderemos la concentración/motivación del perro. Así el perro soltará el juguete de una manera natural siendo recompensado por ello.

Criterio 2. Cuando el perro comienza a soltar de forma automática al enseñarle la comida (inductor), comenzaremos a introducir la palabra que queramos utilizar para que suelte (discriminativo), la forma de hacerlo sería enseñar la comida e inmediatamente después dar la orden “suelta”.

Criterio 3. Cuando tengamos trabajado el criterio 2 eliminaremos el inductor (mostrar la comida antes) y daremos directamente la orden, si el perro suelta recibirá su premio. Si no suelta seguir trabajando el criterio 2 hasta conseguirlo.

Criterio 4. Si hemos conseguido tener el comportamiento bajo la orden con un índice de respuesta aceptable (8/9 de 10 repeticiones) empezamos a quitar la comida, sustituyendola por reiniciar el juego cuando el perro suelte.

Si se trabaja con juguetes se necesitan dos exactamente iguales para que no haya una jerarquía en la preferencia

Si trabajamos sólo con juguetes, necesitaremos dos juguetes exactamente iguales para que no exista una jerarquía en la preferencia del perro hacia uno de los dos juguetes:

Criterio 1. Tendremos dos juguetes, uno en cada mano, inducimos al perro a que muerda uno de los juguetes mediante el movimiento, cuando el perro lo tiene mordido paramos el juguete con el que el perro está jugando e inducimos con el movimiento del otro juguete al perro, animándolo a que lo coja.

Criterio 2. Una vez que el perro ha entendido el juego de pasar de un juguete a otro introduciremos la orden justo en el momento en que vemos en el perro muestra la intención de soltar un juguete para coger el otro.

Criterio 3. Tendremos los dos juguetes, cada uno en una mano, pero uno de ellos no estará a la vista del perro. Induciremos al perro a jugar con el que tiene a la vista, una vez esté jugando con él, pararemos el juguete y daremos al perro la orden de suelta. Cuando lo haya soltado sacaremos el otro juguete y lo moveremos para que juegue con él.

Criterio 4. Cuando tengamos bien construidos los pasos anteriores con una respuesta aceptable, eliminaremos el segundo juguete. Invitaremos al perro a jugar, cuando esté jugando pararemos el juguete y daremos la orden. En el momento que el perro suelte volveremos a indicar al perro que puede volver a jugar. Una vez que el perro conoce perfectamente este juego podemos empezar a aumentar paulatinamente el tiempo de espera para volver a jugar.

Criterio 5. Igual que el criterio 4 dando la orden con el juguete en movimiento. 

Pin It