1076405


 

Además de licencia hay que exigir

responsabilidad a los centros caninos

 

EditSeprona

¿Qué garantiza la tenencia de licencia de núcleo zoológico o de actividad en el mundo animal? Desde luego es el primer paso imprescindible para descartar contratar cualquier servicio que los centros ofrezcan.
Un “profesional” que se presente como tal y no tenga los papeles en regla debería ser suficiente motivo no solo para alejarnos, sino para denunciarlos ante el Seprona o la Policía Local del municipio.
Pero, por desgracia, en el mundo del perro el problema no acaba aquí. Hay seudo profesionales que no saben lo que es una licencia, o que un día se dieron de alta para comenzar su actividad pero que con el tiempo han “estirado” las condiciones en las que trabajan para poder bajar los precios. Unos y otros hacen una competencia desleal sin ningun tipo de pudor hacia el bienestar animal.


Clínicas clandestinas a precios irriosorios en situaciones deplorables a las que ningún priopietario debería acercarse; residencias con perros hacinados, enfermos y pésimamente alimentados; adiestradores en parques o lugares inhóspitos que prometen el oro y el moro en la recuperación de conductas en perros que cada vez están peor; peluqueros caninos en cuchitriles sin ventilación donde los canes salen estresados; protectoras que acumulan y acumulan animales a la espera de las aportaciones de voluntarios... y los ayuntamientos, los titulares de las competencias en protección animal, mirando hacia otro lado.
Un cóctel que solo se solucionará si los propietarios se alejan de estos servicios y además presentan las correspondientes denuncias.

Leer más

Pin It