1627566

Síguenos

 

En los perros no existe el concepto matar

muerteperros

 

La muerte de dos mujeres por dentelladas de sus perros, que finalmente han sido sacrificados,  ha abierto un debate sobre hasta donde puede llegar la supuesta peligrosidad de un can.

Por Teo Mariscal
Experto internaconal en conducta animal, investigador del comportamiento canino. Fundador y director de Bocalán y de la Fundación Bocalán

A colación del incidente ocurrido en Madrid, en el que dos dogos de Burdeos han acabado con la vida de su dueña y de la hija de esta, escribo este breve articulo; ¿Puede un perro dar muerte a su dueño? Evidentemente sí, es más un asunto de talla, peso y mala suerte, que de otra cosa. Hay mil y un accidentes fatales, que pueden ir desde una mordedura en un mal sitio a un tropezón que haga caernos por un acantilado.
Si a lo que nos referimos es a matar con ese objetivo, no creo que ninguno pueda hacerlo, ni nuestro propio perro, ni un perro desconocido, puesto que el concepto de la muerte en animales solo está relacionado con la caza y la alimentación; el resto de muertes son consecuencias fatales de un altercado que nace, en la mayoría de los casos, por proteger un recurso o para defenderse de un posible daño. El concepto de la muerte es algo tan humano que no podemos esperar de un perro que ataque para matar.
Muchos miles de perros, producto de una mala educación en casa o de un temperamento especialmente fuerte, tienen la tendencia a medirse con sus dueños para acceder a un recurso o defenderse de algo. Hay dueños que han sido mordidos por su compañero canino y solo en situaciones como esta, que acaban en muerte, las que nos llaman poderosamente la atención.
¿Qué puede estar sucediendo cuando desde fuera se puede observar un especial ensañamiento y un ataque incesante por parte del perro a pesar de las conductas defensivas de su dueño?
Este tipo de ensañamientos tienen una base tanto conductual como etológica; si bien cuando hay una víctima en el suelo que ha sido mordida, sus movimientos de defensa pueden llevar a determinados ejemplares a desarrollar conductas predatorias sorprendentes, comportándose tal y como lo haría con una pieza de caza que pelea en el suelo; es más probable que atiendan a una estructura de conducta en la que el primer mordisco consigue liberar una tensión acumulada en el animal a través de la acción; esta consecuencia reforzadora y gratificante, vuelve a estar disponible inmediatamente al oír los gritos y actitudes defensivas; la ansiedad que estos crean, genera una necesidad inmediata de acallarlos de nuevo, a través de otra mordida y así sucesivamente… Cuanto más se defiende el humano, más ansiedad genera y más necesidad de liberación de la ansiedad a través del mordisco.
Eso lleva, en algunos casos, a una espiral en la que suceden estas conductas de forma automática y un incremento de respuesta por ambas partes tras cada mordisco; el humano porque siente más dolor y el perro para que se calle y reducir su ansiedad. La escalada de violencia está servida y acaba con el fin de la angustia humana por pérdida del conocimiento.
La escena es dantesca, hay mucha sangre y el dueño ya es un trozo de carne sangrante y un muñeco a merced de las sacudidas de un animal de estas características.

hotelesFuerte

¿Trastorno de conducta? Quizá sí, quizá no. ¿Una especial tendencia a la ansiedad? desde luego que sí, ¿un individuo especial? seguro que también, ¿una relación con el dueño incorrecta? es probable; el incidente ya ha ocurrido y no hay vuelta atrás.

Medidas para evitar esto de forma global, no hay. La selección adecuada de los individuos para convivir con ellos es probablemente la única medida a tomar. ¿Pueden hacer algo los educadores caninos o los veterinarios en ese tipo de cosas? Difícilmente, puesto que si fuese así, podríamos acabar con el crimen pasional y es un hecho que ocurre, desgraciadamente,de manera habitual.
La noticia de dos dogos de Burdeos que atacan a sus dueñas colapsa los informativos. Miremos las cosas desde la razón y no desde el amarillismo y este caso de los dogos de Burdeos es un caso aislado mientras millones de perros conviven con sus compañeros humanos (odio decir dueños) en feliz armonía.

 

hotelesFuerte

¿Genética moldeada gratis?

Por Gemma Rovira
Especialista en tratar y rehabilitar conductas agresivas en la asociación Reborn

Los perros han sido creados, evolucionan y se moldean genéticamente según el antojo y necesidades de la sociedad.
En las razas que demonizamos haciendo referencia a su potencial para ser peligrosos, vemos corpulencias de considerable envergadura, músculos desarrollados, fuerza y potencia. Cada físico, incluso el color, está pensado para un fin, pues la sociedad crea en base a un objetivo.
Todas tienen en común su instinto, siempre potenciado y acuñado para que su empeño y fiereza para con su cometido no interfiera en su buena relación con el hombre, fuerte pero capaz de obedecer y ser leal a su amo. Entonces ¿por qué nos atacan?
La respuesta no es un secreto, se oye a gritos, la divulgan a pulmón los más expertos, e incluso así, muerto el perro, muerta la rabia...
La rabia nunca morirá, nunca desaparecerá, matarás el perro pero no la enfermedad. Lo que debe morir es el “no es mi culpa”, porque sí es tu culpa humano, tú creaste una máquina llevándola al límite... sin reparar en su capacidad para sentir, en su inteligencia, en su derecho a actuar libremente. Y llega el día en que estalla, ya no puede más, tu mal uso, tu indiferencia, tu ignorancia; tu abuso, la estropea.
¿Pensamos que esto es gratis? ¿Tan perfecta creación, inteligente, fuerte, determinada, valiente, fiel, amante... se compra sólo con un plato de sobras? Los utilizas, y lo único que necesitan ellos, se lo niegas....

 

 

Siempre hay un detonante

Por Beatriz Pinedo
Instructora especialista en conducta canina, ETOCAN

Un perro no desarrolla repentinamente esta conducta, sino que las señales emitidas son ignoradas o no reconocidas por el propietario. Las pautas de comunicación són básicas, de ahí la importancia de cubrir necesidades primarias del animal ( rutinas de paseo etc..) y acudir a un profesional que informe de qué tipo de raza es la adecuada para cada propietario y que den pautas de comportamiento para desarrollar un buen vínculo. Un factor determinante que rodea la agresión canina es la NO SOCIALIZACIÓN. Un gran porcentaje de los problemas de conducta se origina en esta etapa. Las primeras impresiones deben de ser agradables y positivas. Deben adquirir tolerancia a la manipulación y acciones sociales con los de su mismo género, personas, niños, coches, otras especies etc. Los canes no socializados acabarán con problemas de conducta como miedos o agresividades varias.
No existe tal cosa como “el perro ha atacado sin razón”, siempre hay una razón o un detonante.
Cualquier perro sin una socialización apropiada, con unos propietarios ignorantes, en un ambiente no estimulante, sin cubrir necesidades, ni estructura apropiada, independientemente de la raza, puede ocasionar imprevistos no deseados.

Pin It