1145693

Síguenos

El Seprona investigó al guardia civil

condenado ahora por ejercer

de adiestrador canino

sepronaSancion

Aunque ahora ha saltado a los medios el caso, porque ha sido ratificada por el TS la sanción de cuatro meses de pérdida de empleo al guardia civil por compaginar sin permiso su trabajo en el Cuerpo con el de adiestrador de perros en un centro canino de Torremolinos que dirigía, lo cierto es que este caso viene de antiguo y apenas tiene que ver con un tema de incompatibilidad. En 2015 se abrió un expediente por maltrato animal en un centro anexo a un restaurante alquilado para una rehala donde también se daban clases de adiestramiento.


Por M. ARAMBARRI

 

Síguenos

A raíz de una denuncia de los animalistas de Pacma sobre el mal estado de unas perreras destinadas a animales de caza, los agentes del Instituto de Protección de la Naturaleza, Seprona, iniciaron una investigación que finalizó con el precinto del lugar tras comprobar el estado lamentable de medio centenar de perros y que las instalaciones no cumplían unas mínimas normas de salubridad o higiene.
Pero el hecho no acabó ahí. Tras rescatar a los animales, la mayoría apiñados en cubículos, viviendo entre heces acumuladas de días junto a bebederos y comederos, en jaulas sin la ventilación necesaria, con puertas oxidadas por la orina y en medio de un olor insoportable, el Seprona identificó al guardia civil ahora sancionado como usuario de una de ellas. Incluso, las pesquisas policiales llegaron a constatar que esos habitáculos inmundos eran gestionados por el mismo Centro de Adiestramiento que estaba a nombre de su mujer y que él dirigía.
Dicho agente, guía canino en el servicio cinológico de la Guardia Civil, había solicitado en 2012 autorización para poder ejercer la actividad privada de adiestrador canino sin contravenir la ley de incompatibilidades. Pero el Ministerio de Interior rechazó entonces la petición.
Aún a pesar de esta negativa, la sentencia actual del TS señala como antecedente que el agente no contaba con una autorización para conciliar su empleo de guía de perros en el Grupo Cinológico del instituto armado con el otro de educador animal en el Centro de Adiestramiento de Málaga y considera acreditado que estaba desarrollando esta labor en las instalaciones del centro canino gracias a las investigaciones policiales que comprobaron que el ahora condenado actuaba «como adiestrador canino y figuraba como director de las instalaciones”.
Para llegar a esta conclusión, el tribunal acepta como prueba las publicaciones en la página web de la organización privada Asociación Nacional de Adiestradores Caninos Profesionales, ANACP, donde el agente constaba como director del club canino y ofrecía sus servicios como adiestrador.
A raíz de la intervención del Seprona es cómo se conoció que un agente del Instituto Armado estaba incumpliendo la ley de incompatibilidades, lo que dio pie a una sanción en enero de 2017, que fue corroborada en noviembre del pasado año por el Tribunal Militar Central, órgano ante el cual el agente presentó un escrito anunciando un recurso ante el Supremo, cuyo tribunal de lo Militar lo ha desestimado y la sanción ya es firme.
La Sala de lo Militar del alto tribunal ha rechazado el recurso del guardia civil porque considera que ha quedado acreditada su participación como instructor en cursos de adiestramiento en las instalaciones del club, que era administrado por su mujer.

¿INCOMPATIBILIDAD CASI IMPOSIBLE?
-La ley actual que regula la incompatibilidad de los guardias civiles data de los años 80. Es considerada desde entonces como muy restrictiva por todas las asociaciones o sindicatos policiales.
-La Dirección General de la Guardia Civil tiene en marcha un borrador de norma para la regulación del régimen de incompatibilidades que ha levando las críticas y protestas de las principales asociaciones de guardias civiles para las que la nueva norma practicamente prohíbe ejercer una segunda actividad.
-Contempla, por primera vez, la prohibición de trabajo ajeno durante el descanso diario, lo que relega una segunda actividad a solo los días de libranza semanales, los permisos o las vacaciones.
-Se exige que exista, antes de autorizar una compatibilidad, un contrato de trabajo con su consiguiente alta de la seguridad social lo que obligaría al empresario a contratar y dar de alta a un trabajador sin saber si luego podré realmente trabajar o no.
-En el caso de que un agente con compatibilidad concedida caiga en baja laboral, se revocará automáticamente la autorización de compatibilidad.
-El objetivo de la Dirección General de la Guardia Civil es aprobar la norma con efectos retroactivos, por lo que peligran las compatibilidades concedidas hasta ahora.
-El borrador es criticado por ser una norma más restrictiva que la propia Ley que la regula.

Pin It
 

Síguenos