248543

RESERVA TU HOTEL AL MEJOR PRECIO

bookingpropio


LA SOLIDARIDAD

De Mataró a zonas de “eutanasia libre”

perreraCatal

Por Carlos Xestal

El escándalo de crueldad animal destapado en la perrera municipal de Mataró en enero de 2000 marcó un punto de inflexión en el respeto de los derechos de los animales. Tras recorrer el país las cruentas imágenes, las conciencias humanas se despertaron y las movilizaciones llevaron a cambios legislativos, desde el Código Penal para aumentar las penas por maltrato hasta una legislación pionera en Cataluña sobre la “eutanasia cero”, que ahora es cuestionada por la saturación que solucionan enviando perros a zonas con  “eutanasia libre”.

La Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales, Faada, ha destapado que cada vez más ayuntamientos del sur de Cataluña como Alcanar, Deltebre, L’Ampolla, Sant Jaume d’Enveja, Sant Carles de la Ràpita, Ulldecona o Tortosa han decidido rescindir los contratos que tenían con protectoras catalanas y han contratado con empresas privadas de Castellón, donde está permitido el sacrificio ya que la Ley Valenciana de Protección Animal lo autoriza “tras intentar sin éxito su adopción”.

Faada insiste en que los animales recogidos en tierras catalanas y entregados a las empresas valencianas quedarían desprotegidos de la Ley de Cataluña que prohíbe taxativamente el sacrificio. El principal problema de estas entregas a territorios de sacrificio “libre” es que desde el mismo momento de la entrega “ni la Generalitat de Catalunya ni los Agents Rurals tengan potestad para inspeccionar ni sancionar a estas empresas situadas fuera del territorio catalán, dejando a esos animales completamente desamparados. Y ese es el juego de los ayuntamientos de Terres de l’Ebre conocedores de esta situación alegal”, matizan los responsables de Faada.

Esta situación se une a la gran lista de escándalos a lo largo de la historia que ha sacudido a la protección animal en Cataluña. El punto de inflexión de la concienciación social, política y cultural a nivel de protección animal se produjo el 25 de enero de 2000, con una horrorosa noticia que despertó conciencias dormidas: Inmatur, filial de la francesa Sacpa, la empresa que gestionaba la perrera municipal de Mataró, fue denunciada por utilizar métodos de crueldad extrema en los sacrificios de animales. Por primera vez, la mayoría de ciudadanas y ciudadanos de este país pudieron ver imágenes de las prácticas habituales que padecían los animales de compañía en una perrera municipal.

Aunque el sacrificio en perreras era conocido por todos, el debate inicial giró en torno a la prueba que ADDA, Asociación en Defensa de los Derechos del Animal, presentó en su denuncia: una grabación con cámara oculta de dos días de sacrificios de perros y gatos en una cámara de gas CO2 al uso, en las que se veía cómo los animales sufrían y agonizaban durante horas

Por aquella fecha era legal y habitual sacrificar perros y gatos, y el movimiento en defensa de los Derechos de los Animales era bastante minoritario, pero desde que el 22 de enero los informativos de todas las cadenas de televisión españolas mostraron las imágenes de la denuncia de ADDA, el movimiento animalista no paró de crecer, tanto en Cataluña, como en el resto de España.

Las imágenes generaron una gran respuesta social, máxime cuando se conoció de forma paralela que la misma empresa de Mataró era la encargada de las perreras en más de una veintena de ayuntamientos de la comunidad. Perros asesinados en la cámara de gas con CO2, incineraciones colectivas de estos animales sin ni siquiera comprobar que estaban muertos, cachorros que fallecían por inanición, sacrificios con inyecciones de solamente aire, total ausencia de veterinarios, inyecciones con paralizantes musculares que provocaban la muerte del perro sin que perdiese la consciencia lo que le llevaba a una larga y dolorosa agonía… todo condujo a un gran movimiento social con numerosas manifestaciones y un importante eco mediático que llevó a cambios legislativos, aunque tardaron en llegar. Los más inmediatos fueron la prohibición del uso del gas CO2 o la supresión de las concesiones de la gestión de las perreras a empresas filiales de Sacpa.

Hasta 2007 se siguió permitiendo el sacrificio de animales, pero a partir de ese año se promulgó la Ley de Eutanasia cero y Cataluña fue pionera en este tipo de legislación. Además, los ayuntamientos dejaron de gestionar centros de animales abandonados y pasaron a conveniar con protectoras el cuidado de estos perros. Por esto motivo, Faada ha iniciado una campaña para que los ayuntamientos catalanes sigan o vuelvan a mantener convenios con las protectoras locales, como única forma de mantener la protección de los animales recogidos y asegurar que están bajo la Ley de Sacrificio Cero.

 

Cronología a golpe de horrores y denuncias:

-25 enero 2000

Primera noticia que removió conciencias: una denuncia de ADDA con imágenes grabadas por el activista Marc Planas mostró al mundo entero los horrores de verdaderos y crueles asesinatos de animales en la perrera municipal de Mataró. muchos con gas CO2.

-Enero  y febrero de 2000

Movilizaciones, protestas, manifestaciones, infinidad de cartas a los periódicos, campañas de recogidas de firmas por doquier, fueron la tónica de estos meses. 

-Febrero de 2000

El Ayuntamiento de Mataró rescinde el contrato a la empesa SACPA y prohíbe el uso de gas CO2 en los sacrificios de animales.

-25 febrero 2000

El conseller Felip Puig presenta ante veterinarios y protectoras un Decreto que modificaba la Ley animal catalana de 1998: mejoró el trato a los animales y estableció sanciones contundentes contra el maltrato hasta 2,5 millones. 

-Fin de 2000

Mataró aprueba vetar el sacrificio de animales y, por primera vez un ayuntamiento, cede la gestión de la perrera a una protectora .

-1 noviembre 2001

Por la noche unos desalmados robaron 15 perros de la Protectora de Tarragona, los ataron, les mutilaron las patas delanteras con una sierra y los dejaron morir desangrados. 

-Fin de 2001

Numerosas movilzaciones piden la reforma del Codigo Penal.

-11 febrero 2003

El TSJC sanciona a SECPA con 9.015 euros por métodos crueles en el sacrificio animal.

-4 julio 2003

Nueva Ley Animal en Cataluña, pionera, que prohibió el sacrificio de animales en perreras.


portadaaniversario

 OFERTAS EXCLUSIVAS PARA LECTORES DE LADRIDOS 

OfertaPetkitGuardianesadiestrador