Kilogramos de pelo ocultan al Komondor

komondor

Por Carlos REDONDO

Con 3.000 ejemplares en su país de origen, Hungría, el Komondor es un gran desconocido en España. Su pelaje tan distintitivo en forma de rasta puede llegar a superar los 5 kg de peso. De gran tamaño y carácter dominante, esta raza canina no es apta para todos los guías, pues necesita un adiestramiento estricto y un gran espacio donde poder liberar la energía acumulada en su cuerpo de hasta 60 kg.

El Komondor es una raza autóctona de Hungría cuyos orígenes se remontan a los magiares, quienes trajeron dichos ejemplares al país. Ya en el siglo XII, empezaron a adiestrarlos para proteger a sus rebaños de los grandes depredadores como los osos y lobos. Además, fue criado para proteger también a la familia y la propiedad contra posibles ladrones. Ya en 1924 se definió el estándar de la raza al fijarse las distintas características que debía reunir este perro pastor. 

Con más de 3.000 ejemplares en Hungría y 60 criadores regulados en el país tal y como sostiene Szabolcs Monoki, presidente del Hungaria Komondor Klub, el principal atractivo de la raza reside en su pelaje con forma de rasta, similar al mocho de las fregonas. De hecho, el aspecto tan distintivo y exótico los convierte en grandes protagonistas de numerosas exposiciones morfológicas de Hungría.

El Komondor es un perro grande y robusto que queda oculto bajo esa gran masa de pelo enmarañado, distribuido en cuerdas, que puede llegar a pesar hasta 5 kg de peso añadido. El pelaje está dividido en dos capas: una interna con un pelo más suave y sedoso, y otra externa donde se forman las rastas de tacto áspero. “Estos canes suelen necesitar la ayuda de sus dueños a ciertas edades por el pelaje. Una vez que el perro está realmente lleno de cuerdas, por lo general a los dos años de edad, no es difícil mantener el pelaje en buena forma” explica Monoki.

La gran masa de pelo enmarañado que cubre todo su cuerpo puede llegar a alcanzar los 5 kg

Estos perros de pelaje blanco o marfil no fueron criados para vivir en pequeños apartamentos particulares, ya que su gran tamaño y peso (pueden alcanzar los 60 kg), los hace inadecuados para estos entornos. Necesitan grandes espacios donde poder correr y liberar energía. 

Aunque hay que tener paciencia para educar al Komondor debido a su carácter dominante, este can es un perro tranquilo y valeroso que tiene un gran instinto de protección. Esto lo convierte en un tipo de perro no apto para cualquier guía, sólo será recomendable para aquellos que lo eduquen con firmeza. “Son perros muy independientes que quieren tomar sus propias decisiones sobre qué protegen, cómo lo protegen y de quién recibirán órdenes” sostiene Szabolcs.

Al igual que existen algunas razas caninas con mayores aptitudes para desarrollar según qué tipo de competiciones caninas con mayor éxito, el Komondor no se emplea, por lo general, en ninguna de estas prácticas deportivas. “Esta raza es utilizada con frecuencia como perro de guardia para campo, casas, etc. Es inusual emplearlo en cualquier tipo de deporte canino actual” explica Szabolcs a LADRIDOS. 

Con una esperanza de vida de 11 años aproximadamente, el Komondor presenta problemas de salud como la displasia de cadera, problemas dermatológicos por no cuidar adecuadamente el pelaje, y torsión gástrica, que produce una importante dilatación y torsión del estómago como consecuencia de la acumulación de gases, alimentos o líquidos. 

“Hace años el Komondor fallecía de manera acccidental cuando los veterinarios intentaban anestesiarlos para realizarles radiografías de cadera. Las inyecciones se administraban sobre la base del peso del perro. Teniendo en cuenta que el pelaje de este perro puede llegar a pesar 5 kg o más, es de vital importancia encontrar un veterinario especializado esta raza” explica el presidente del Hungarian Komondor Klub. 

Bastante parecido y de menor tamaño que el Komondor se encuentra el Puli, cuyo peso oscila entre los 10 y 15 kg. Ambos tienen el mismo pelaje con forma de rastas, sin embargo, Puli las tiene de menor grosor. Mientras que el origen del Komondor era encargarse de la protección de los rebaños de posibles amenazas de depredadores, Puli se encargaba de movilizarlos en la dirección adecuada.

 

Morfología de la raza

Procedente de Hungría, esta raza canina presenta una longevidad media de 10 a 12 años. Su talla se sitúa en los 70 cm en los machos y los 65 cm en las hembras. Su peso oscila entre los 40 y 60 kg, de los cuales 5 kg corresponden al pelaje que lo recubre. El pelo del Komondor nunca se debe peinar, ya que no permitiría la formación de sus rastas tan características que pueden llegar a superar los 20 cm cada una de ellas. Esta raza pertenece al Grupo 1, sección 1 de Perros de pastor y perros boyeros reconocida por la F.C.I desde agosto de 1954.

http://komondorklub.hu

RESERVA TU HOTEL AL MEJOR PRECIO

bookingpropio