Editorial: Los negocios caninos tienen que ser rentables

CuquiEdit

 

Denunciamos en este número de LADRIDOS la situación que se produce en algunas residencias caninas por el abandono de los canes por parte de sus dueños. Mantener, educar, sociabilizar y ejercitar a diario a un perro está muy lejos de ser gratis. Además de la parte material de alimento o de los gasto de veterinario, el tiempo y la atención que necesita un perro por parte de los cuidadores de una residencia canina aminora las horas o minutos que se pueden dedicar a otro perro que hace rentable estas instituciones. Si además el centro, como es el caso del de Jonatan Zafra, que alberga un proyecto de reeducación y segunda oportunidad a canes desahuciados que necesitan una atención mucho mayor y un tiempo diario de terapia, se tiene que enfrentar al abandono por parte de sus dueños de buena parte de estos perros, la empresa se cae por su propio peso y la viabilidad económica es inexistente.
Es totalmente incomprensible que este nuevo sistema de “abandono animal” no sea contemplado como tal por la Ley, y por consiguiente penado en su justa medida, sino que al final la situación sólo está calificada como un simple conflicto económico entre particulares y se reduce todo a un posible y costoso pleito por falta de pago que puede demorarse años. Un problema que se debe atajar y calificarse e incluirse dentro del mundo animal, ya que aunque estos perros estén cuidados, y muy bien cuidados, en un recinto privado, en el fondo y en la superficie han sido abandonados en el mismo instante en que sus dueños dejan de mantenerlos. Una situación cuyo origen, la cría ilegal, también necesita ser atajada de forma tajante por nuestra regulación. Porque todo se traduce en ¿qué hacemos ahora con estos perros?.

RESERVA TU HOTEL AL MEJOR PRECIO

bookingpropio