Residencias caninas: nuevo método de abandono animal

AbandonoResidencias

Por Emerre IGLESIAS

¿Qué hacemos con estos perros? Es la pregunta que repite una y otra vez en un vídeo de petición de ayuda el adiestrador canino Jonatan Zafra, titular de la asociación Reborn, después de que muchos propietarios se hayan desentendido de sus canes con problemas de conducta, tras permanecer varios meses en su residencia canina de El Bages. La ley no lo considera abandono, ya que están en un centro privado legal y, como mucho, se trata de un conflicto económico entre particulares por falta de pago cuya única solución puede venir por la vía civil.  

Las cifras de abandono en nuestro país crecen y crecen y aunque la legislación que pena los delitos de abandono va dando pasos, no tan rápido como los profesionales del mundo canino quisieran, lo cierto es que el ingenio de los que quieren delinquir se agudiza y cada vez están apareciendo más casos de perros “olvidados” en residencias caninas.
Es el caso de la Asociación Reborn, una entidad que lleva alrededor de dos años dando una segunda oportunidad a los perros con problemas de comportamiento, salvándolos de una muerte segura o de vivir confinados el resto de su vida en un chenil. Está dirigida por el adiestrador Jonatan Zafra, conocido por su capacidad innata para rehabilitar perros con grandes problemas de comportamiento, la mayoría de agresividad. Con alrededor de 30 perros rehabilitados y ya adoptados, en estos momentos tiene su proyecto saturado, ya que de una veintena que ronda el proyecto, hay una decena de canes olvidados de los que nadie se acuerda o no puede pagar. “Estos animales necesitan ejercicio, obediencia, sociabilidad; tienen terapia mañana y tarde, por lo que si no hay ingresos el centro como empresa no es viable”, indica Gemma Rovira, del proyecto Reborn, a LADRIDOS. Al principio de crear la asociación y ante la demanda de ayuda de particulares, Zafra recogió algunos y se dedicó a tratarlos con el compromiso de un pequeño pago mensual para su manutención. Todo parecía ir bien, pero algunos propietarios comenzaron a dejar de pagar, incluso desaparecieron. “Nos ponemos en contacto con ellos, y su número de móvil ya no existe, se fueron a vivir a otro lugar, no hay forma de dar con ellos”, señala Jonatan en su vídeo. De tal forma que el Centro Canino Jonatan Zafra, donde está ubicada la Asociación Reborn, se ve con casi una decena de perros que ha pasado por un largo proceso de reeducación de los que nadie se hace cargo. Y su pregunta envuelve los diez minutos de vídeo explicando la situación: ¿Qué hacemos ahora con estos perros?
Esto no parece exclusivo de Reborn, aunque aquí el problema se agrava por la característica de los canes, con problemas de conducta. También en varias residencias de Madrid sus propietarios se han visto obligados a presentar denuncias judiciales por la “desaparición” de los dueños. “La situación es muy grave, porque la Ley no lo considera abandono, ya que los perros están bajo la custodia de una entidad privada, y nos vemos saturados. Los tenemos que cuidar, alimentar, mantener, y no podemos darlos en adopción ya que tienen propietarios, como mucho podemos plantear un pleito civil porque no nos pagan, una vergüenza, para la Ley sólo es un conflicto económico” señala a LADRIDOS el propietario de una de las mayores residencias caninas de Madrid, que prefiere el anonimato ante el riesgo de que aparezcan más canes.
“Sin ser algo generalizado, ni mucho menos, sí que a veces nos da la sensación de que algún propietario parece que nos llama para dejar a su perro de por vida, pero por el momento no hemos tenido este caso”, indica a LADRIDOS, el responsable de un centro en Valencia. “Como en todos los negocios, si que ha habido gente que no nos ha pagado lo estipulado, pero afortunadamente se ha llevado a su perro y hemos renunciado al pleito porque al final es un tema económico y acudir a la justicia también cuesta dinero y sobre todo, tiempo, matiza.
Según indica Gemma Rovira a LADRIDOS, una de las causas de este problema de “abandono legal” son las crías ilegales. “Aquí en Reborn somos muy conscientes de los problemas que acarrea la cría ilegal, porque la mayoría de perros que nos llegan vienen de ser comprados en cría ilegal. Son perros que la gente cría en su casa sin hacer pruebas genéticas ni nada. Muchos cuando son adultos tienen problemas graves, incluso neuronales, con conductas que desarrollan por defectos físicos, lo que hace que muchos propietarios que no están preparados para ello tengan serios problemas con su perro y al final se desentienden de él. Entonces van a protectoras y prácticamente no se pueden adoptar. Son perros que vienen marcados, que conllevan problemas de conductas tan graves que es un riesgo ponerlos en alguna familia”. “Tenemos la suerte de que hay muchas asociaciones, pero estamos todas saturadas, las perreras están llenas, o la Ley empieza a parar esto o por mucho que nosotros recojamos el problema sigue aumentando, sacas a uno y te entran diez”, matiza.
Por su parte Zafra es tajante en su vídeo: “Hay una cuota mensual cuando se hace cargo la asociación, son 150 euros al mes. Nosotros nos comprometemos a rehabilitarlo y buscarle adopción. El problema está que cuando empezamos cogimos casos de particulares, casos extremos de gente que no tenía los medios para tratar estos perros. Yo el proyecto lo hago por el bien de los perros y la gente te promete todo, que te va a pagar pero llega un momento que se cansa, vienen con historias, con cuentos chinos, que si no pueden y… ¿qué hacemos con estos perros cuando la gente desaparece, te deja todo el marrón, ya no te paga nadie?”, se vuelve a preguntar el adiestrador canino.
“Estos perros me llevan la mayor parte de mi tiempo, estoy dejando de lado lo que me da dinero por ayudar a estos perros, podía coger más clientes, pero les digo que no, porque tengo a estos perros de Reborn. Yo puedo vivir con menos, por eso hice este proyecto, pero es que ahora ¿qué hacemos con estos perros? Por culpa de gente irresponsable, que no sabe darle una educación o por gente que cría ilegalmente que sin saberlo sacan perros con una genética que sin conocimientos no pueden controlarlos, ¿qué hacemos con estos perros?”, matiza Zafra quien termina su video pidiendo ayuda y sentenciando: “ Yo decidí luchar por estos perros. Si no me entran estos ingresos, no puedo mantener esta empresa y tendré que dejar el proyecto”

RESERVA TU HOTEL AL MEJOR PRECIO

bookingpropio