Pembroke, perro zorro

FOTOWeb. Corgi2

 

Por Jonathan MANZANO 

 

Con tan sólo 87 ejemplares registrados en España del Welsh Corgi Pembroke, la raza predilecta de la reina Elisabeth II, el Pembroke siempre ha estado vinculado al Cardigan, con el que guarda un gran parecido. Esta raza de rostro similar a los zorros, se muestra como un perro de carácter alegre que puede sufrir más de un problema de salud debido a la escasa longitud de los huesos en sus extremidades.

El Welsh Corgi Pembroke es una raza autóctona de Gran Bretaña cuyo origen aún no está del todo claro. Por un lado, hay quienes sostienen que desciende de la familia de los Spitz, como el pomerania y el samoyedo. Otros afirman que el Pembroke surge en el siglo IX y X cuando los vikingos, quienes portaban consigo al Wallhund sueco, invadieron zonas costeras de Gales donde llegaron al sur de Pembrokeshire, territorio en el que se utilizaron estos ejemplares para guiar al ganado y alertar de posibles peligros. “Yo personalmente me decanto por la teoría de que descienden del Spitz de los visigodos, ya que ambos presentan rasgos morfológicos similares, por lo que desde mi punto de vista este parecido no deja lugar a dudas” explica Eva María Colomo, criadora de la raza desde hace 5 años.
El Welsh Corgi Pembroke se caracteriza por sus patas cortas, hocico y orejas puntiagudas, y una cara que recuerda a la de un zorro, especialmente cuando presenta la cola larga con la punta de color blanco. Cabe destacar que inicialmente formaban parte de la misma raza que el Welsh Corgi Cardigan tal y como sostenía en 1920 el Kennel Club de Reino Unido.
De hecho, la primera vez en la que el Corgi aparece registrado en un show canino de Gales fue en 1925, lo que dio lugar años más tarde a la formación del Welsh Corgi Club con 59 miembros iniciales. Ya en 1934, se reconoció al Pembroke y al Cardigan como dos razas independientes. Finalmente la F.C.I. reconoció la raza Welsh Corgi Pembroke en noviembre de 1963 en la categoría del Grupo 1 Perros pastor y perros de boyeros.
Esta raza de talla pequeña y constitución robusta, al igual que otras razas como el Border Collie, muestra una especial predisposición a participar en diferentes deportes caninos como el agility, la obediencia o IPO, entre otros, aunque este deporte en menor medida debido a la escasa longitud de sus extremidades.
Este can de origen británico también tiene presencia en otros países europeos como Dinamarca, Suecia, Noruega, Finlandia, Suiza y, por supuesto, su país de origen donde la raza se hizo más popular cuando la reina Elizabeth II se aficionó por estos perros y empezó a criarlos.
Sin embargo, el Welsh Corgi Pembroke es un gran desconocido en nuestro país. A día de hoy aparecen registrados tan sólo 87 ejemplares tanto en LOE como en RRC, lo que no permite ni siquiera la creación de un club oficial colaborador de la raza autorizado por instituciones caninas como la RSCE. “Debe de haber cuatro criadores regulados en España. Algunos de ellos se tratan de multicriadores que han decidido añadir esta raza a su producción” matiza Eva.
Teniendo en cuenta su morfología, uno de los problemas de salud más frecuentes en esta raza canina es la hernia discal Hansen de tipo I que son las que se suelen dar en las razas condrodistróficas, es decir, perros con los huesos de las extremidades delanteras y traseras que no alcanzan un largo normal lo que obliga al Pembroke a andar realizando un balanceo más marcado. “Se suele dar por movimientos bruscos de la columna como en saltos, caídas, golpes, subidas o bajadas del sofá o las escaleras” matiza Eva. Además, estos canes tienen problemas de displasia de cadera y de retina, cataratas o la enfermedad de Von Willebrand, entre otros.
El pelaje semilargo y liso de esta raza está compuesto por colores como el rojo, leonado carbonado y negro y fuego, pudiendo presentar manchas blancas en los miembros, el pecho y el cuello. “El manto presenta una doble capa por lo que requiere cepillados para retirar el pelo muerto y baños mensuales. En exposiciones caninas se arreglan con tijera para que la silueta se vea perfecta” explica Patricia Campos Page, peluquera canina.
El Welsh Corgi Pembroke se puede definir como un perro alegre, activo y sociable que no muestra especiales signos de agresividad o nerviosismo. Colomo la define como una raza excepcional para la convivencia tanto con personas mayores como con niños, “si es menor de cinco años, habría que supervisar la interacción de ambos para evitar que el can muerda los tobillos del niños al jugar debido al instinto de pastoreo

MORFOLOGÍA DEL WELSH CORGI PEMBROKE

Procedente de Gran Bretaña, en concreto de Gales, esta raza canina presenta una longevidad media de 12 a 14 años. De orejas erectas, su peso oscila entre los 10 y 12 kg en los machos y de 9 a 11 kg en las hembras. Su talla se sitúa entre los 25 y 30 cm de alto y los 30 y 38 cm de largo. Los precios en criaderos superan los 1.000€, especialmente si se trata de ejemplares para exposiciones caninas, por lo que no son ejemplares aptos para todos los bolsillos.

RESERVA TU HOTEL AL MEJOR PRECIO

bookingpropio