1837271

Síguenos

Samba olvida su maltrato gracias a ser perro de terapia

Esta border collie de 7 años de edad sufrió maltrato físico y psicológico. Con tan sólo 8 kgs de peso y plagada de garrapatas hasta en la comisura de los párpados era inimaginable su futuro: es perro de terapia en Ribercan, donde olvida su pasado gracias a las más de 400 sesiones que lleva con personas mayores.

Por Jonathan MANZANO

Samba es una border collie que ha pasado de ser un perro maltratado a ser un animal feliz y que ayuda a las personas a mejorar en su día a día.

Todo comenzó cuando un familiar de Miguel Ángel Moreno, el actual guía de Samba, tuvo que entregar, por motivos laborales, tanto a su labradora como a Samba al cuidado de una mujer que conocía. 

Al mes y medio, Miguel Ángel fue a comprobar el estado de salud de los perros y se encontró a ambas llenas de garrapatas, de la cabeza a la cola. Además, Samba pesaba tan solo 8 kgs, frente a los 15 kgs que pesa aproximadamente a día de hoy. 

Moreno tardó tres meses para recuperar físicamente a Samba y ocho para recuperar la estabilidad mental del perro, “cuando íbamos por la calle y Samba escuchaba las bolsas de la compra de las personas o veía barrer, escondía el rabo y agachaba la cabeza” afirma Miguel Ángel a LADRIDOS. Cómo es adiestrador, se concentró primero en eliminar todas las fobias que el animal pudiese acumular, aunque nunca se erradican del todo.

Una vez que Samba confiaba en el entorno, empezó a pedir juegos y trucos a su guía, ya que con su riñonera y clicker, Samba disfrutaba al establecer un vínculo con su guía. Fue entonces cuando Moreno empezó a enseñarle varios comandos, hasta llegar a conocer más de cien en la actualidad. Al ver la capacidad de Samba, le preparó para ser perro de terapia en julio de 2015. 

La estructura que se sigue depende de las necesidades del usuario, pero por lo general Samba suele trabajar con personas con alzheimer. Estas sesiones aportan múltiples beneficios a las personas participantes. Los fisioterapeutas muestran su gratitud a perros como Samba, que llegan a lugares que no pueden acceder ellos mismos. A día de hoy, cuentan con usuarios con párkinson y una pequeña atrofiación en los miembros superiores. Estos tan sólo consiguen abrir las manos y los ojos cuando Samba está junto a ellos tal y como nos afirma Miguel Ángel.

No cualquier perro vale para hacer terapia, ha de recibir un adiestramiento muy exhaustivo con unos comandos muy concretos y poseer una tranquilidad excepcional y un vínculo con el guía muy concreto. No es suficiente que se lleven bien, ya que si, por accidente, un usuario golpea al perro, el animal ha de saber gestionar esa situación de estrés. Además, Miguel Ángel distingue dos tipos de perro de terapia. Los que se tumban en el suelo y el usuario los acaricia, trabajando así el sentimiento, y los que interactúan, a través de actividades, con el usuario.

Pin It