1852473

Síguenos

 

La Unidad de Rescate Alpesa busca por agua, tierra y aire

Alpesa

El grupo de rescate de Sevilla acude cuando lo llaman las Fuerzas de Seguridad tras activar una búsqueda o también a petición de un particular, como fue el caso de Marta del Castillo. Tras 15 años, como fundador y socio presidente de este grupo de rescate, Bruno Sarmiento continúa con una energía que parece inagotable. Dedica todo su tiempo libre a preparar a sus perros para cualquier hipotética búsqueda, tanto en tierra como en el agua, ayudado desde el aire por un dron o por un parapente. Desde su lugar de residencia en Sevilla se desplaza con los voluntarios de su grupo a cualquier lugar donde requieran sus servicios, acompañado por sus perros y todos los efectivos y nuevas tecnologías de los que disponen.

Por Miguel PELE

Los grupos de rescate se actualizan con los tiempos. Ya no basta un conjunto de personas, se necesitan perros, vehículos y, cómo no, apoyo de las nuevas tecnologías. De este modo, para buscar a un desaparecido cualquier ayuda sirve a los que buscan en tierra o en el agua, como las cámaras térmicas colocadas en drones o parapentes. Así funciona el grupo de rescate que Bruno Sarmiento lleva 15 años dirigiendo.

La Unidad Canina de Rescate “Alpesa” (Sevilla) surgió con la finalidad de la búsqueda de personas desaparecidas. Han participado en numerosas búsquedas, alguna tan mediática como la de Marta del Castillo y otras muchas que casi pasaron desapercibidas. Está formada por ocho personas: bomberos, guardias civiles, un médico, un técnico… un grupo abierto donde entran y salen miembros. Disponen de dos vehículos, un remolque, un dron y un parapente, además de los perros. Con estos efectivos están preparados para la localización de personas en tierra o agua, ayudados desde el aire cuando sea preciso.
Los perros, que Bruno se encarga de adiestrar, formar y entrenar, están preparados para la búsqueda de personas sepultadas en derrumbamientos, desaparecidos en grandes áreas, ahogadas o estupefacientes. Las razas son pastor alemán, belga malinois y perro de aguas. Y continúan con él una vez finalizada su etapa de trabajo, como Tara, adiestrada para la búsqueda en grandes áreas, que a sus 12 años ya está jubilada y ya solo participa en exhibiciones o en charlas en colegios.
El adiestramiento comienza desde cachorro, con ejercicios de control y siempre con premio. Así, “desde pequeños, se sujeta al perro y una persona a la que debe buscar echa a correr y se esconde a 100 o 200 metros. Se suelta al perro para que lo busque y como premio se le da su pelota o su mordedor. La distancia se va aumentando hasta que solo se le da una prenda de esa persona y se le ordena que busque. Como el cuerpo humano emite unas sustancias odoríficas cuando se produce el estrés o el miedo en una situación crítica,  esto es lo que debe detectar el perro para localizar a las víctimas. En estos entrenamientos les ponemos trabas, colocando unas personas de pie encima de donde han colocado las muestras que tienen que encontrar, para que el perro discrimine lo que es esa persona y el sepultado”, aclara Bruno.

El proceso para localizar a personas ahogadas es similar. Los químicos les proporcionan muestras y comienzan a entrenarlos con una cápsula sumergida en un barreño. El perro lo ve, y cuando lo encuentra llega el premio. Si lo localiza, realiza el marcaje con sentado, con ladrido o moviendo la cola.
También poseen un dron provisto de cámara térmica y otro miembro del grupo dispone de un parapente y como es especialista en esta disciplina y además técnico sanitario, sobrevuela las áreas donde puede encontrarse el desaparecido, a unos 25 o 30 metros de altura, también con una cámara térmica.
Como grupo de rescate, o bien se ponen en contacto los familiares o amigos del desaparecido con él o bien a través de la Policía Local o la Guardia Civil… “porque ya llevamos muchos años y somos muy conocidos en la zona”.
Bruno tiene una agenda apretada, eventos, charlas en colegios, colabora con asociaciones animalistas para inculcar valores hacia los animales, exhibiciones de sus perros en búsqueda o cursos para guías caninos. Todo ello constituye una fuente de ingresos para mantener la unidad, pues son varios vehículos, su mantenimiento, seguros… ya que no reciben ningún tipo de subvención oficial.
Según Sarmiento, “cuando el tiempo atmosférico cambia muchas personas mayores, algunas con alzhéimer, comienzan a tener problemas de orientación y aumenta el número de personas perdidas o desaparecidas”.
Y siempre tiene la satisfacción de participar en la búsqueda y nos recuerda un caso concreto en Villamartín (Cádiz). Un hombre había desaparecido hacía dos días y todos los cuerpos de seguridad lo estaban buscando. Cuando llegó con su unidad de rescate y su perra Tara, se le acercó una niña, abrazó al animal y le dijo: “Por favor, encuentra a mi tito, que lo quiero mucho”.
Reconoce que la labor de los voluntarios es esencial en estas búsquedas, no desfallece y continúa con su labor animado por todos los miembros de su grupo de rescate, tan imprescindibles como él.

 

ALGUNOS DE SUS CANES

Dina. Pastor alemán cruce con galgo. Grandes áreas y personas desaparecidas. Encontró a dos personas. Buscó a Marta del Castillo. Ya fallecida.
Kiko. Perro de aguas español (turco andaluz). Espacios confinados. Estuvo en el terremoto de Lorca.
Tara. Pastora belga. Búsqueda en grandes áreas. En el caso de Villamartín (Cádiz).
Hispano. Pastor belga malinois. Estupefacientes y personas ahogadas.
Blaky Pastor belga malinois. Grandes áreas.
Tres cachorros en proceso de aprendizaje.

 

“Turismo” de rescate
Para evitar una avalancha de voluntarios un protocolo marca las normas a seguir:
-Los equipos de voluntarios y de personas expertas se activarán solo cuando lo soliciten las Fuerzas de Seguridad
-La unidad policial establecerá los requisitos mínimos que deberán cumplir estos voluntarios
-En el Puesto de Mando se recepcionarán los efectivos para evitar que concurrencia de voluntarios entorpezca la búsqueda.
-Se establecerá un registro de participantes y voluntarios para facilitar su empleabilidad.
-Las batidas se establecerán en el sector asignado a cada grupo.

Fuente Ministerio de Interior 2019

Pin It