1834840

Síguenos

Doga, yoga para perros

DOGA 

Conocí esta actividad a través de Suzi Teitelman, su creadora, instructora de yoga que incorporó a su perro en la práctica. Desde entonces le he dado una vuelta de tuerca y lo he adaptado totalmente a los perros y sus personas. Mi único objetivo es que los perros disfruten de las caricias y las personas aprendan a cómo y cuándo dárselas. 

Por Patricia GUERRERO, educadora canina

Cuando acabes de leer el artículo, verás que hace mucho que practicas Doga ® sin darte cuenta. Serían esas noches viendo una película mientras tienes a tu perro bien cerca y sólo importan las caricias.

No imagines a perros realizando posturas extrañas sino que consiste en compartir posturas basadas en el yoga y masajes adaptados para ellos. Es una buena manera para enseñar al perro a disfrutar de las caricias, estiramientos y a la presencia de otros perros de manera relajada.

Además de unir a la persona con su perro de una manera divertida y relajada. El único objetivo de esta actividad es conectar con nuestro perro y relajarnos con él. No se trata de encajar la perro a la fuerza. Sobre todo en posiciones elevadas y con perros de tamaño pequeño. Ni se trata de hacer cosas increíbles sino de disfrutar ambos de unos pocos minutos de relax.

El doga es beneficioso para cualquier perro y persona. Ya que, centra toda su atención por unos minutos en relajarse. No importa la edad, tamaño o raza del perro, es una de las características por las que me encanta el Doga.
Dependiendo del tamaño del perro podremos hacer unas posturas u otras. Es importante adaptarlas a cada perro y persona. Siempre y cuando se haga respetando el espacio y tiempo del perro, será muy beneficioso.

Con el Doga, al perro lo acostumbramos a la manipulación y lo ayudamos a relajarse; a una mayor conexión perro-persona, ya que , el único objetivo es ese: disfrutar juntos de ese momento. Mejorando su confianza del perro en la persona; mejorar la concentración; relajación; aumentar la flexibilidad; aliviar la tensión muscular; aprender a disfrutar de las caricias; si lo hacemos en grupo estaremos socializando a nuestro perro con otros perros y personas de una forma relajada; mejorar el equilibrio; y encontrar la calma a través de la manipulación.

A las personas el Doga les aporta relajación; enfocar la mente en una sola cosa: mejora concentración; aliviar tensiones musculares mediante las caricias y presión en el perro; disminuir el estrés; mejorar fuerza y flexibilidad; reducir el ritmo cardíaco y mejorar la circulación; conexión con el perro; tonificar los músculos; y mejorar el equilibrio.
El DogaⓇ consiste en que cada persona con su perro comparten esterilla. En esta actividad el objetivo es que tanto perros como personas se relajen y disfruten de ese momento juntos.

Es importante que sean sesiones cortas (para mí lo ideal son unos 10-12 minutos) y progresivas, no estamos buscando hacer malabares. Las posturas no son lo importante sino el hecho de que el perro y la persona aprendan a relajarse.

Resérvate 12 minutos para relajarte con tu perro, a continuación te propongo una sesión de Doga ®. Prepara el ambiente con luz tenue, música tranquila... Las sesiones de Doga las podemos dividir en varias partes: masaje y estiramientos suaves; posturas inspiradas en el yoga como posturas de pie (1), equilibrios (2), inversiones y flexiones de espalda (3), sentado (4) y relajación total a traves de la meditación/visualizaciones (5). ¿Dónde practicar Doga ®? El mejor lugar para empezar es en casa. Por eso, he preparado un reto del 2 al 5 de abril para que conozcas más esta actividad y puedas disfrutar con tu perro. 

https://pateducadoracanina.com

Pin It