1852611

Síguenos

Detección: el poder del olfato

(Parte I: fase previa) 

Detección

La Detección es una disciplina canina que pone a prueba uno de los sentidos más importantes del perro: el olfato. Salvia, cedro y clavo son las tres sustancias que han de marcar los perros en cada una de las pruebas de esta competición que surgió hace menos de un lustro. Con tres copas y campeonato hasta la fecha, este año será la primera vez en la que compitan guías y perros en los tres grados de dificultad. 

Por Jonathan MANZANO

La Federación Española de Perros Detectores (FEPDE en adelante) surge en 2014 cuando un grupo de profesionales caninos se dan cuenta de que existen diferentes deportes que ponen a prueba la agilidad del perro, su capacidad de adaptación... pero ninguno ponen todo su enfasis en el olfato. En ese primer año se estableció el primer reglamento de la disciplina y algunas pruebas de competición, teniendo en cuenta, que, por aquel momento, eran bastante desconocidos dentro del secto.

De hecho, aunque esta federación canina surgió hace un par de años, no fue hasta el año pasado cuando se empezó a trabajar de manera más fluida con un total de 6 pruebas. Para este año la situación ha mejorado notablemente y han cerrado el calendario de competiciones con 18 pruebas aproximadamente: más de 10 pruebas son puntuables y otras son algunas de club. En cada una de estas pruebas hay una media de 18 perros tal y como relata Antón Fraga, actual presidente del FEPDE, a LADRIDOS. “Acabo de anunciar mi próxima prueba y ya hay 10 perros a un mes y medio de comenzar la prueba”.

El objetivo de esta disciplina consiste en la búsqueda y marcaje de tres sustancias legales y que no fuesen contraproducentes para el perro como son la salvia, el cedro y el clavo. “Se eligieron sustancias que fueran fáciles de localizar en cualquier herboristería. Tenemos salvia, cedro y clavo pero podrían haber sido otras como la lavanda, manzanilla y té verde” confiesa Antón. La detección canina se divide en tres grados de dificultad, siendo el Grado 1 el más fácil de superar y el Grado 3 el más preciso y técnico. Aunque por el momento nadie ha conseguido alcanzar el último grado, será este año cuando participen por primera vez en este nivel de dificultad. Además de las pruebas puntuables y las no puntuables, existen dos citas fundamentales para los aficionados a esta disciplina: la Copa de España y el Campeonato de España.

Al contrario que en otros deportes caninos como el agility, el IPO o mondioring, en esta disciplina deportiva no es necesario participar o estar adherido a un grupo de trabajo para poder presentarse a diferentes pruebas caninas, o incluso a la propia Copa o Campeonato de España de detección canina. Por el momento cuentan con hasta 18 clubs registrados y distribuidos por todo el país. “Normalmente en todas las disciplinas se necesita un apoyo que te guíe y te asesore a la hora de trabajar con tu perro. En FEPDE nos encontramos con un grupo de personas de un 25% aproximadamente que trabaja de manera independiente y autodidacta. No es necesario estar en un grupo de trabajo, pero si es cierto que al estar en uno, el conocimiento es compartido”, afirma Antón Fraga.

Cualquier perro puede participar en la detección canina, ya que lo único que se exige para hacer detección es que “el perro tiene que tener nariz y el guía tener perro. No me atrevería a decir que hay razas especialistas en detección. De hecho, hemos tenido un bulldog francés, que es un perro braquicéfalo, que ha alcanzado la segunda posición en un campeonato, evento que mide el desarrollo del animal durante toda la temporada deportiva”. Es posible que, dependiendo de como se desarrolle el año, se empiecen a aplicar filtros y las razas caninas más óptimas para la detección vayan imponiéndose año tras año.

En cada prueba está presente, además del público, un juez y al menos un comisario junto al guía y su perro, quien ayuda y actúa como un tercer ojo del juez en caso de que un detalle se pase por alto. Sin embargo, lo ideal es que sean dos los comisarios que haya durante el desarrollo del ejercicio, para que mientras que un guía ejecuta la prueba, el siguiente participante vaya preparándose.

Para ser juez se necesita, en primer lugar, que el aspirante a juez haya participado con anterioridad en alguna competición de detección canina. Así como realizar una serie de exámenes teóricos en cursos sobre la anatomía, funcionalidad y reglamento del perro. También juicios prácticos en los que jueces oficiales evalúan las habilidades y aptitudes profesionales del aspirante a juez. Una vez superado esto, oficialmente se convierte en juez válido para evaluar cualquier competición organizada por la FEPDE. “Este año hay 10 jueces hasta la próxima reválida que se realiza cada dos años y será en 2019. Pero esto, como todo, dependerá de cómo se desarrollen las pruebas. Somos 10 jueces y 18 pruebas aproximadamente, por lo que cada juez tendrá que evaluar al menos dos pruebas. Por lo que si todos somos competidores, entre competiciones y evaluaciones, no quedan fines de semana libres. Por este motivo, si no diéramos a basto, habrá que adelantar la reválida para acoger más jueces” explica Antón Fraga.

 

El principal sentido

Por Alberto BARRIGUÍN, campeón de III Copa y III Campeonato de Detección 2017

La Detección Deportiva es una disciplina relativamente joven que comenzó sus andaduras sobre el año 2013/2014, de la mano de dos grandes profesionales del mundo del perro, Pedro Salas y Javier García de “DETECTORES”, socios fundadores de la FEPDE y coautores del actual reglamento de la misma que nos dejaron en herencia. Para mí la Detección es una de las disciplinas más naturales y a favor del perro que existen en nuestro panorama operativo y deportivo, pues se basa en el principal sentido de nuestros canidos, a la par que complejo técnicamente, que ha evolucionado en estos últimos años enormemente.

Es una especialidad conformada actualmente de muchas especialidades, pues cada una de ellas contempla propedéutica y parámetros generales comunes a la especialidad de perros detectores, pero también, específicos a cada una de las especialidades, podríamos definir actualmente el mundo de los perros detectores, como “un mundo, lleno de micro mundos en constante evolución”.

En Detección, ya sea en perros operativos o como perros deportivos, debemos tener en cuenta unas generalidades técnicas comunes a los dos tipos de perros detectores anteriormente mencionados, aunque finalmente difieran en sus cometidos y finalidades, en función de su especialidad.

Y, aunque para el profesional de la especialidad ciertos conceptos y parámetros puedan estar más que claros, voy a mencionar algunos por encima, con el fin de que las personas que quieran iniciarse en este apasionante mundo despierten su curiosidad por investigarlos e irse familiarizándose con la nomenclatura, iniciando así, un proceso natural de aprendizaje.

Algunos términos de la nomenclatura son, por ejemplo, la asociación directa y asociación por cobro básico y dirigido, la discriminación olfativa, intensidades de olor, envíos, direccionamientos, sistemáticas de búsqueda, búsquedas encadenadas, búsquedas en blanco, búsquedas en contenedores, vehículos, interiores, áreas, generalización de soportes, contenedores, vehículos, escenarios, y un largo etc.

Como curiosidad, mencionar algún ejemplo de las penalizaciones según reglamento de la “FEPDE”, por ejemplo, por cada orden de búsqueda -10 puntos; al tercer comando de búsqueda, descalificado; si el perro toca un objeto -5 puntos; si lo roza -1 punto; focalización máxima de la sustancia 10cm de diámetro, a partir de ahí, empiezan las penalizaciones, etc.

Desde el punto de vista técnico y deportivo podríamos decir que es una disciplina apta para casi cualquier persona y perro, muy divertida, con un cordial ambiente y relativamente asequible técnicamente cuando se tiene interés y constancia. Además, un dato distinguible a destacar que nos diferencia de otras disciplinas, es que puede competir cualquier perro independientemente de su raza y tamaño.

En el anterior Campeonato de Detección de 2017, destacó la mejora y el increíble progreso del nivel técnico con que se concluyó dicho campeonato, con lo que auguró una fuerte proyección de la “FEPDE” y duros binomios competidores, que revertirán en una mucho más alta exigencia técnica. Creo que de aquí en adelante, seguiremos divirtiéndonos mucho, pero también sufriremos mucho más.

Pin It