1615381

Síguenos

 

Los nuevos gimnasios: dueños y perros juntos

Fitness

 

Mantenerse en buena forma física es uno de los principales objetivos de las sociedades avanzadas. La proliferación de actividades deportivas, de mantenimiento físico, con la intención de adelgazar o compartir situaciones con un grupo de personas afines son las que hacen atractivos a los gimnasios. Y si al realizar esto se puedo llevar al perro, disfrutar de su compañía y fortalecer el vínculo, plan perfecto para una tarde. Así lo programa Lidia Cardalda, de ADESTRAMOS, en sus sesiones de fitness dog.
Por Miguel PELE

Hay gente que se apunta a un gimnasio por diferentes motivos y cuando vuelve agotado a casa tiene que sacar a su perro a que corra y se ejercite. Este fue el punto de partida para organizar unas clases de gimnasio en las que dueño y mascota compartiesen actividad y regresasen a casa ambos con las baterías desgastadas.
Así comenzó Lidia hace tres años, en principio como manipulación de perros, siempre de cierto tamaño, “para cogerlos, que se dejen coger de forma suave y como soy deportista y voy al gimnasio me di cuenta de que había ejercicios que eran parecidos”. Empezó a hacer algunos que pudiesen compatibilizar con los perros, primero yendo a correr, haciendo ejercicios y por fin este año lo iniciaron un poco más en serio, en las instalaciones de un gimnasio de Vigo.


Mientras el tiempo atmosférico lo impida lo hacen dentro, pero cuando sea posible será a cielo abierto. Son clases de gimnasia, con grupos de cinco o seis personas, con su compañero cómplice, con ejercicios en los que participen ambos, siempre dependiendo del tamaño del perro, y los que son más experimentados hacen alguna habilidad. En palabras de Cardalda “si tienen que estirar el perro se colocan encima para hacer un poco más de peso, en las sentadillas si el perro es grande pasaría en medio de sus piernas haciendo un ocho y si es más pequeño se coge en brazos, con lo que se potencia la manipulación con él y realizan estos ejercicios con el peso extra de la mascota. También cuando van a hacer abdominales el perro ayuda sujetando por las piernas. Y así disfrutan todos. Ambos se ejercitan y los perros vuelven a casa algo más cansados y se fomenta el vínculo con el dueño”.
Para que los perros puedan acudir con sus dueños a estas clases de fitness dog se les pide que sean sociables y con un poco de autocontrol. En las primeras sesiones siempre se ayuda en este aspecto, al ser una actividad nueva para ellos, está con perros que no conoce y en un espacio también diferente. Así que dedican diez minutos a las presentaciones y consiguientes olidas con la ayuda de Chus, técnico en actividades deportivas y educadora canina, comienzan la sesión.
Esta tiene una duración de una hora y cuarto, en las que primero se realiza un calentamiento, otra en la que se trabaja la parte superior o inferior del cuerpo, y el final que es de descanso. En algunos ejercicios el perro contribuye más y en otros está más pasivo y tan solo participa con un quieto.
En cuanto a razas admiten a todas sin distinción de tamaño, puesto que algunos ejercicios requieren cogerlo en brazos, pero dependiendo de ese tamaño enfocan los ejercicios hacia un lado o hacia el otro. Y tras esta primera clase práctica continuarán impartiendo las sesiones de fitness dos días en semana, pero con la llegada de tiempo sin lluvias, dependiendo de los grupos se quedaría solo en los martes. Dentro del gimnasio, como el espacio es limitado, también lo sería el grupo, mientras que fuera, al aire libre como en la playa, el parque, el monte… los grupos pueden ser más numerosos.
Cardalda destaca los beneficios entre ambos fortaleciendo el vínculo y el “feedback”, puesto que ya no son solo movimientos que hacen en el gimnasio, sino que después, a lo largo de la semana, son ejercicios que pueden repetir tranquilamente en casa o en el jardín o en cualquier espacio abierto. Y es una actividad nueva para los dos en la que, además de hacer subir las endorfinas con ella, el perro estará más contento de lo habitual y el dueño está compartiendo el tiempo con su mascota.


“Algo que sí que sorprende mucho a los dueños es esto, la concentración de su mascota hacia él, puesto que al realizar esta actividad el cerebro está partiendo la atención en partes iguales hacia el ejercicio y hacia su mascota, que no se siente tan presionada como si fuese una actividad de competición. Los clientes dicen que en la calle les cuesta que el perro les atienda y no se distraiga con otros perros mientras que en el gimnasio valoran altamente que sus mascotas estén absolutamente pendientes de ellos y esperando a ver qué ejercicio es el siguiente que van a realizar” concluye Lidia.

 

EL FITNESS, EN CIFRAS

datos de 2017

Más de 4.000

gimnasios en toda España

1.400 millones

ingresó el sector

 6 de cada 10

están conectados a Apps

Inversiones

-Nuevas actividades

-Renovación equipamiento

-Formación del personal

En más del 50%

la cuota es entre 20-40 euros

Para 2 de cada 3

gimnasios la cuota es entre el 80% y 90% de sus ingresos

El 43%

acude a 1 o 2 sesiones semanales programadas por el gimnasio

El 5,6% del total

representa las clases de grupo

64%

va para mejorar preparación física y para adelgazar

Eligen gimnasio por

-Cercanía al domicilio

-Instalaciones

-Actividades dirigidas

Pin It