1615341

Síguenos

 

"Todo saldrá bien", nueva novela de Emilio Ortiz 

con "pensamientos" de su perro guía

Emilio Ortiz

España es un país avanzado en la existencia de perros guías. Son canes especiales para sus dueños, les ayudan a su vida diaria supliendo esa parte que en ellos es diferente. En este “gremio”, Spock se codea con curiosos personajes, vive una ajetreada rutina literaria con firmas de libros, giras o recibimiento a los medios de comunicación.

Por Gerardo GRANDA

«Empiezan las entrevistas por el nuevo libro de Emilio, ‘’Todo está bien’’; me encantan las promociones. En cuanto veo que hace la maleta y mete mi comida sé que nos toca viajar. La primera entrevista es para una revista canina. Han puesto agua encima de la mesa, a ver si me toca beber, que vengo sediento». Así deben ser los pensamientos de «Spock», el perro guía que acompaña al escritor Emilio Ortiz a todas partes desde que salió de su puesto de la ONCE en Albacete para escribir. Sus relatos cortos ya han obtenido varios premios y su primera novela, «A través de mis pequeños ojos», donde se narra la vida de un invidente con la mirada crítica de su golden retriever, ha sido un éxito de ventas. Ahora presenta las nuevas aventuras de Mario, el protagonista junto a Cross, su inseparable can, en la resolución de un caso con su nueva agencia de detectives.

 

El libro intercala la historia con reflexiones del perro, alter ego del propio «Spock», y de su nuevo amigo, el pastor alemán Jazz. «Aunque el pensamiento de un perro sea muy esquemático y muy sencillo, sí que tiene algo de filosófico», explica el escritor mientras reflexiona en que existe cierta «dificultad porque te tienes que poner en la piel, en la mente e incluso en el corazón de una especie que no es la tuya». Califica de «liberador» el poder ponerle palabras al estado de los perros porque uno se olvida «de las cosas que creemos que son importantes como el trabajo, la vivienda» mientras que para ellos «si un día se tienen que tumbar en un secarral con cuatro pinchos, bueno los aguantan y son igual de felices en un sitio que en otro». Además, explica Emilio, «estos animales viven el presente; no me los imagino pensando en el pasado; si tienen un trauma se les aparece de manera inconsciente, pero no se paran a decir ‘’madre mía lo que me pasó de cachorro’’».
Spock se encuentra ligeramente inquieto durante la entrevista y reacciona cada vez que alguien entra o sale de la habitación. Dice su dueño que es porque «quiere tener a su manada junta».


Tanto Cross como Jazz, o los «perronajes» como los llama el autor, dan mucho juego en la trama gracias a sus distintas personalidades. «Cross representa la madurez, la sabiduría que le han otorgado los años y esa manera de analizar con más calma las cosas», mientras que el recién llegado «representa el vigor y la fuerza de lo nuevo». Pero no solo es cuestión de edad, como nos explica Emilio, sino de «personalidad e individualidad; es una cuestión de raza. Cada una tiene unas características: el golden retriever es un perro muy casero al que le encanta el campo, le gusta el agua y cuando llega a casa le gusta disfrutar porque es muy familiar. Por otro lado, Jazz como buen pastor alemán es un perro muy autónomo y muy vigoroso». Al principio existen recelos entre ambos pero acaban formando lo que llama Emilio Ortiz «un tándem sensacional porque Cross le otorga a la relación ese sosiego a la ingenuidad de Jazz».


En el momento actual con un movimiento muy fuerte de lugares «dog friendly», Ortiz asegura que «tenemos que comenzar a asumir que hay animales en nuestra vida que han entrado en un proceso histórico de domesticación que se ha acelerado y consolidado de tal manera que hace necesario que pueda estar en todos los ámbitos. Ya tienen prácticamente capacidad y necesidades ciudadanas. También son una alternativa emocional a nosotros mismos y ese lugar lo han ocupado lo que se denominan mascotas». Pero Spock y también su personaje, Cross, son algo más que una mascota: «No soy muy místico, pero es cierto que cuando he escrito fragmentos del libro con una carga emocional importante él ha estado a mi lado y ha suspirado, ha lloriqueado e intuye lo que estoy escribiendo. Está claro que no hablan nuestra lengua, pero entienden perfectamente nuestro lenguaje», asegura.

 

Las etapas del perro guía
CRIANZA
Primero se seleccionan sus progenitores. Así se logran cachorros inteligentes, de buena salud y con un carácter afable y equilibrado. Los cachorros crecen mimados por sus madres, atendidos por sus cuidadores y controlados por el veterinario,

SOCIALIZACIÓN
A los dos meses se van con familias de acogida, donde aprenden a convivir con personas próximas y extrañas y se acostumbran a distintas situaciones, objetos y sonidos. Es la etapa de obediencia básica.

ADIESTRAMIENTO
Al año, regresan a la Escuela de la Fundación ONCE. Aprenden a seguir la línea recta; a no dar tirones o a aceptar el arnés. Luego, lo más específico: sortear obstáculos; ir en el transporte público, marcar bordillos o escaleras; no distraerse y tomar decisiones en situaciones complejas.

VIDA DIARIA
Se elige al amo según sus necesidades, habilidades y entorno en el que desarrolla su actividad diaria. En un cursillo de dos semanas, perro y usuario aprenden a trabajar juntos y a adquirir la confianza mutua que desarrollarán en los años siguientes.

Pin It