248578

RESERVA TU HOTEL AL MEJOR PRECIO

bookingpropio


LOS PROFESIONALES


Ambiente contra aburrimiento

enriqueci

Por Dani NIZA K-9

El enriquecimiento ambiental se puede definir como una forma de mejorar la calidad de vida de nuestros perros por medio de la recreación de situaciones que vivirían si en lugar de vivir con los humanos lo hiciesen en libertad. Son como unas medidas que se introducen en su medio que le permiten expresar su naturaleza. Entre los profesionales hay coincidencia en que estas medidas solucionan o evitan problemas de conducta.

La experiencia en este sector y los estudios realizados durante años en enriquecimiento ambiental, como la preparación óptima de la instrucción, adiestramiento,  como el manejo de  perros detectores e intervención así como los de patrulla, ha llegado al punto dentro de todos los conocimientos caninos adquiridos en todos estos años en el que el comportamiento canino no es suma de capacidades innatas, siempre iguales e inmutables, con aprendizajes. Todo el desarrollo del comportamiento es el resultado de una serie de procesos de interacción entre genes y ambiente mucho más complejos de los que pensábamos. Los perros y las personas percibimos e interpretamos de diferente manera el entorno porque el funcionamiento de nuestros sentidos y de nuestros sistemas operativos evolutivos son distintos, esto puede llevar a que hagamos malas interpretaciones sobre cómo recibe el perro nuestras indicaciones y sobre los motivos de alguna de sus conductas.

Los entrenadores así como los instructores se centran mucho la atención en los procesos de aprendizaje asociativo y el moldeado de pautas innatas, pues son los puntos de donde sacan un mayor aprovechamiento para su trabajo. Esto no implica ignorar o incluso negar la relevancia de otros procesos más amplios y complejos en el desarrollo del comportamiento de los animales que se entrenan. El poder implantar un programa de enriquecimiento ambiental para perros de trabajo o civil, sería no solo un bienestar para el perro, sino un mejor aprendizaje.

A igual que millones de animales de todo el mundo (en granjas, laboratorios, perreras e incluso zoológicos y hasta en nuestros hogares), presentan patrones de comportamiento anormal, repetitivo, y también llamados comportamientos estereotipados, esto se debe a la monotonía del hábitat donde reside el animal. Algunos de los comportamientos estereotipados son: movimientos rítmicos repetitivos, conductas redirigidas (ataques entre miembros, automutilación), dormir demasiado, comportamiento pasivo, incremento de la agresividad y desórdenes alimenticios.  

La preocupación del estrés canino o animal no es algo nuevo ya que se han hecho muchos estudios  sobre el bienestar, tanto fisiológico como psicólogo, de los animales en cautiverio, que tiene la misma validez para un perro de trabajo o  doméstico. 

En investigaciones realizadas en el comportamiento han dado resultados que son difíciles de explicar sin recurrir a modelos que reconozcan la existencia de estados mentales. Tal es el caso de los estudios de campo a largo plazo sobre la vida de los animales, los cuales demuestran una diversidad y adaptabilidad tremenda, en cuanto a respuestas de comportamiento, a los estímulos físicos y sociales, y participar en interacciones sociales complejas o simples como engañar deliberadamente a otros, formar alianzas y cooperar en tareas de beneficio mutuo.

El enriquecimiento ambiental es un proceso dinámico, en el cual los cambios en las instalaciones y en las prácticas de manipulación tienen como objetivo el aumento de las oportunidades conductuales de los animales a través de la manifestación de comportamientos típicos y las habilidades de la especie promoviendo así su bienestar animal y eliminando el denominado estrés canino, causante de muchas enfermedades, como agresividad hacia personas y hacia sí mismos.

En el enriquecimiento ambiental los cambios en las instalaciones eliminan el estrés de los perros

No solo crear procesos dinámicos sino dar una información al cerebro del perro sobre lo que está sucediendo en el entorno que le llega a través de sus sentidos, que son los encargados de recogerla y transmitirla.

La base propia del trabajo del enriquecimiento es trabajar plenamente la quimiorrecepción (olfato, gusto)  la mecanorrecepcion (oído, tacto, equilibrio y propiocepción) y fotorrecepción (vista).

El objeto de la percepción de todos estos sentidos, es reconocer los estímulos que son de interés, pero además es necesario que el perro perciba si ese estímulo que han captado sus sentidos es útil para él y en qué medida, para eso es necesario que le asigne un valor, esto lo hacen las emociones, la asignación de valor a través de las emociones es lo que convierte el input sensorial en información. Esto sucede a través de un proceso de etiquetado emocional también llamados marcadores somáticos.

En caso de que la evaluación emocional confirme que se ha tenido el éxito se activarán los circuitos neuronales de gratificación, estos circuitos generan un estado emocional de calma que devolverá al perro a la tranquilidad, lo que completa el ciclo y cierra el proceso. Por eso cuando hablamos del conjunto de las capacidades emocionales y la manera en la que se han desarrollado en un perro en concreto, relacionándolo con su competencia social e individual y con su capacidad de acceder a la felicidad a través de su comportamiento estamos hablando de un  nuevo concepto: la inteligencia emocional.

Llamamos inteligencia emocional al conjunto de capacidades y desarrollos emocionales del perro que permiten que sus emociones actúen como ayudantes funcionales y adaptativos para mejorar su competencia social e individual y para facilitar su bienestar y acceso activo a la felicidad. Dentro del enriquecimiento ambiental se usan unas técnicas basadas en ejercicios lúdicos, alimentarios, estructurales, sociales y sensoriales.

Enriquecimiento alimentario, este consiste en presentar de forma diferente, más atractiva y estimulante, variando las texturas y su accesibilidad.

Enriquecimiento sensorial, este consiste en proveer al animal de diferentes tipos de estímulos (olfativo, sonoro, táctil y visual) que podría encontrar dentro de su hábitat.

Enriquecimiento estructural, este consiste en cualquier cambio que se produce en el ambiente en el que vive el animal. 

-en la propia instalación: modificando sus estructuras básicas.

-introduciendo elementos nuevos .

Enriquecimiento social, ayuda a promover conductas tanto a nivel intraespecífico como interespecífico.

-intraespecífico (dentro de un mismo grupo de la misma especie).

-interespecífico (entre animales de diferentes especies).

Enriquecimiento lúdico, este fomenta diferentes comportamientos típicos de la especie así como interacción lúdica, conducta exploratoria y manipulación.


portadaaniversario

 OFERTAS EXCLUSIVAS PARA LECTORES DE LADRIDOS 

OfertaPetkitGuardianesadiestrador