1627798

Síguenos


LA OPINIÓN

La importancia del periodo de socialización

socializacion

Por Marta AMAT, doctora en Veterinaria. Diplomada por el Colegio Europeo de Bienestar Animal y Medicina del Comportamiento

El periodo de socialización se inicia a las 3 semanas de edad, cuando los órganos de los sentidos del cachorro están suficientemente maduros para interaccionar con su entorno y, finaliza, a las 12-16 semanas cuando la respuesta de miedo frente a situaciones y/o estímulos nuevos es muy intensa. Lo que ocurra durante estas semanas marcarán el comportamiento del perro una vez sea adulto. Pero, ¿qué sucede durante este tiempo? 

1. Habituación a otros perros y a otras especies. Durante este periodo el cachorro debe tener contacto con las especies con las que podría tener contacto de adulto. Además de tener contacto con otros perros, el cachorro debería tener contacto con personas. Si el cachorro no tiene contacto o tiene un contacto muy reducido con personas, puede reaccionar con miedo y/o agresividad cuando una persona se le acerque. 

Además, es importante resaltar que no es suficiente que el animal tenga contacto con personas adultas ya que la imagen y el comportamiento de los niños, difiere mucho de la de un adulto.

En aquellos casos en los que el perro vaya a convivir con otras especies, por ejemplo, gatos, ganado, caballos, etc., es imprescindible que durante estas semanas el cachorro tenga contacto con estos animales y, que las experiencias sean agradables. 

2. Aprendizaje de pautas de conducta. Durante este periodo, los cachorros aprenden cómo comunicarse con sus congéneres. A través del juego con sus hermanos y su madre, aprender cómo controlar su mordedura. Por ello, es importante que los canes hayan estado hasta las 8-9 semanas con su madre y después, continúen teniendo contacto con otros perros. 

Además, los cachorros que no han sido destetados antes de tiempo suelen toleran menos la frustración. 

3. Habituación a ruidos. Durante esta etapa del desarrollo, los cachorros deben acostumbrarse a los ruidos ambientales. Los cachorros que durante este periodo han permanecido en un lugar con poca estimulación ambiental (ej. montaña), pueden tener problemas de miedos si son trasladados a un lugar más ruidoso (ej. ciudad). Por ello, es imprescindible que salgan a la calle para que se habitúen a los ruidos propios de la ciudad o si no es posible, sean expuestos a grabaciones de ruidos.

Pero, ¿cómo seguir estas recomendaciones si el protocolo de vacunación no ha finalizado?

Muchas veces, este protocolo se alarga hasta los 4 meses. Si esperamos a sacar el cachorro a la calle cuando lleve todas las vacunas, será demasiado tarde ya que el periodo de socialización habrá finalizado. 

Para solucionar este aspecto pueden seguirse estas recomendaciones: 

1.El cachorro tenga contacto con perros de personas conocidas (están controlados sanitariamente) así como contacto con niños pequeños de familiares y/o amigos. Si esto no es posible, una alternativa es acudir a un centro donde se realicen clases de socialización.

2. Sacarlo a la calle en brazo para que se habitúe a los ruidos de la calle. Si vivimos en un lugar tranquilo, una alternativa es exponer al cachorro a grabaciones de ruidos a la vez que realiza una actividad divertida (ej. Juego). De este modo, el cachorro asociará estos ruidos con algo positivo. 

https://www.cawec.org/es/

Pin It