1082885


 

Cómo trabajar con un pastor alemán

PastorAleman

 

El pastor alemán no es un perro cualquiera. Es dócil y apegado a su guía, siempre dispuesto a trabajar y con una gran confianza en sí mismo. Tiene un temperamento fuerte pero con nervios de acero; en una situación de estrés sabe frenarse y no perder los nervios, siempre que sea un perro equilibrado y haya sido educado y adiestrado convenientemente.

Por Carlos XESTAL
El Real Ceppa es el principal club de nuestro país del pastor alemán. Su máxima: “mente sana en cuerpo sano, adiestramiento canino moderno”, la lleva al extremo para conseguir ejemplares que destacan en todas las facetas de su vida, ya sea como compañero en una familia, trabajando generalmente en las Fuerzas de Seguridad o en competiciones deportivas caninas.
A través de los Grupos de Trabajo reconocidos, los propietarios, criadores y aficionados de los perros de pastor alemán acceden a un entrenamiento orientado en la praxis y basado en métodos de entrenamiento modernos.
Con esta raza, los interesados practican las órdenes básicas y la obediencia con sus perros en situaciones reconstruidas de la vida diaria, por ejemplo, caminando con correa, paseando por la ciudad, etc. El dueño o guía del perro también adquiere conocimientos básicos útiles sobre el comportamiento y el lenguaje corporal de sus perros.
El objetivo a conseguir con un pastor alemán es “un perro de familia socialmente seguro”, un “compañero” integrado en la sociedad.


Como perro de compañía se debe llegar a un can natural, social y, sobre todo, apto para convivir en la sociedad. Tras recibir una formación básica sobre adiestramiento, el perro ya está prácticamente preparado para poder superar la prueba de sociabilidad IGP-BH.
Esta prueba es un requisito básico para poder seguir con el adiestramiento y participar en las competiciones de cualquier deporte canino. Prepararse para ella no es solo cosa del perro. También su guía debe aprender sobre el manejo y la educación de su pastor alemán en situaciones reales como seguridad vial, encuentros con otras personas, encuentro con vehículos, etc.
Tras superar la prueba se puede iniciar el adiestramiento deportivo que incluye las competencias en rastreo, obediencia y protección. Este tipo de pruebas tienen varios niveles de dificultad y son requisito para conseguir la confirmación de la raza. Se denominan con unos acrónimos IGP (I, II y III), SV-ZAP, y otros anteriores equivalentes como IPO, VPG, CEPPA, etc.
Una de las modalidades de las pruebas de trabajo es el rastreo. Lo que el humano ve con sus ojos, el perro lo “ve” a través de su excelente nariz. Los perros de pastor alemán son excelentes animales de rastreo ya que tienen muy desarrollado su órgano olfativo.
Estas pruebas de selección van encaminadas a conseguir una base óptima de perros de servicio y útiles para la sociedad. Al usar su nariz por encima de la media, el pastor alemán recibe información sobre su entorno con el que puede orientarse. Después de un adiestramiento adecuado uno de estos ejemplares puede seguir rastros de olores y se convierte en un ayudante indispensable en la búsqueda de personas desaparecidas o atrapadas, o incluso de víctimas de crímenes ocultos o como perro de servicio.
Aquí no se llega rápido. Para conseguir un rendimiento alto en el rastreo, los perros deben realizar un adiestramiento intensivo y adecuado a las características de cada ejemplar, de tal forma que un pastor alemán solo será útil tras recibir un entrenamiento específico sobre rastreo. El objetivo de este entrenamiento es sobre todo la concentración, ya que lo que se persigue es que el perro no se deje distraer por otros estímulos mientras sigue su rastro. Es una práctica deportiva que no exige esfuerzos importantes a los ligamentos y articulaciones en comparación con otros deportes y adiestramiento con perro.
El adiestramiento deportivo con perro en sus tres competencias; rastreo, obediencia y protección, ofrece una salida deportiva, y al mismo tiempo controlada, para el pastor alemán activo y dispuesto al trabajo. Estamos hablando de una raza de perro que es así por naturaleza, que desea ser estimulado y poder superar nuevos retos y experiencias.


Los perros activos y deportivos son más fuertes y saludables en comparación con los perros inactivos físicamente. Ni el entrenamiento como perro de trabajo ni el deporte en sí representan un peligro para el perro o las personas, todo lo contrario, son muy beneficiosos. Esta raza, además de ser un perro completamente sano, tiene rasgos de carácter fundamentales para poder ser adiestrado, como son la confianza en sí mismo, la predisposición (que no debe confundirse con la agresión) y el placer por jugar y trabajar.

Excelentes en rastreo
Lo que el humano ve con sus ojos, el perro lo “ve” a través de su excelente nariz. Los perros de pastor alemán son excelentes animales de rastreo ya que tienen muy desarrollado su órgano olfativo.

Pin It