1082703


 

Los registros de perros de raza

bajan un 6% en EspañaRSE RegistrosRazas

Las cifras de la Real Sociedad Canina, RSCE, son claras. En 2018 registró en sus libros genealógicos 3.720 perros menos que el año anterior, lo que significa una disminución de un 6,04% de los canes con pedigrí. Una cifra importante que marca una clara tendencia a la baja de los perros de raza, a la vez que la principal causa de los abandonos son las camadas indeseadas tanto de canes de raza como mestizos. Las sociedades caninas incorporan cada vez más concursos y eventos con mestizos. 

Por Óscar REKALDE

Según los datos de la RSCE, sus registros en los libros genealógicos de 138 de las 254 razas totales con las que trabajan han disminuido el pasado año, siendo la raza chihuahua la de mayor descenso en número de ejemplares, con 610 perros menos inscritos, pasando de los 3.567 de 2017 a los 2.957 del año siguiente, la cifra más baja con diferencia de los últimos cinco años.
A pesar de este llamativo descenso, cifrado en un 17,10%, el chihuahua es uno de los perros más populares entre los propietarios, con un total de 17.124 registrados en la RSCE, solo superado por el pastor alemán, que ocupa el primer puesto con 23.661 ejemplares inscritos en los libros de orígenes, y por el setter inglés con 18.808 perros registrados.
Precisamente es el setter inglés el que ha conseguido incrementar más su número de ejemplares en 2018, un total de 391 más que en 2017 cuando registró 3.837 perros con pedigrí y ha subido a los 4.228 el pasado año.
Otra raza de tipo pequeña, el yorkshire terrier, sigue al chihuaha en pérdida de ejemplares, con 328 menos, lo que significa una disminución del 20,42% con respecto al año anterior.
La tercera raza que pierde inscripciones en la RSCE también es una pequeña. El schnauzer miniatura ha descendido en 299 animales, registrando el pedigrí de solo 1.548 canes, un 16,19% menos con respecto al año anterior.
También es un perro pequeño la cuarta raza de la que cada vez hay menos ejemplares, el bichón maltés, aunque en el volumen total está en la parte medio-alta de la tabla con 11.801 perros inscritos.


Las razas que más propietarios eligieron el pasado año además del setter inglés son de tamaño mediano o grande como epagneul, border collie, dogo alemán y lobo checoslovaco, junto al pequeño caniche.
El pastor alemán, a pesar de ser el perro preferido de un alto porcentaje de propietarios y ocupar el primer puesto de la tabla, sin que sus competidores consigan acercarse, en 2018 bajó un 2,44%, alcanzando 4.361 inscripciones, 109 menos que el año anterior.
De las 254 razas totales, solo 84 han aumentado sus registros, frente a las 138 que han disminuido o las 32 que han conseguido mantener su número de pedigrís en 2018.
Entre estas últimas está el pastor belga, que curiosamente ha registrado 1.342 canes tanto en 2017 como en 2018. Aunque el pasado año se ha estancado es de las pocas razas que mantiene su tendencia alcista en los últimos cinco años, y ha llegado a los 6.193 situándose en la mitad superior de la tabla de la RSCE, por encima de otros perros populares como el border collie que alcanzó los 5.243 ejemplares, el bóxer con 5.728 o el bulldog inglés con 5.868, raza que ha descendido un 22,93% perdiendo 277 registros.
Además, hay un total de 32 razas, la mayoría muy minoritarias, que no han registrado en la RSCE ni un solo ejemplar el pasado año.
Según el último informe de Affinity, en 2018 llegaron a las protectoras 104.688 perros abandonados o perdidos, de los que un 34,3 por ciento no tenía chip. El principal motivo de estos abandonos, según la información de las protectoras o refugios, son las camadas indeseadas tanto de razas como de mestizos o cruces, seguido muy de cerca por el fin de la temporada de caza, los problemas de comportamiento del perro o la situación económica de la familia y muy de lejos por la llegada de las vacaciones.
En los últimos años se impone el esolgan de las protectoras: “no compres, adopta” lo que influye en la rebaja de los pedrigrís. Este es uno de los motivos por los que las sociedades caninas están incluyendo en sus eventos cada vez más reconocimientos de razas iniciales o concursos para perros mestizos.

Perro de agua al alza
El perro de agua español resiste a la tendencia a la baja y en los últimos cinco años no ha parado de crecer sus registros. Con un total de 6.911 ejemplares inscritos en el Libro de Orígenes de la RSCE en los últimos cinco años, esta raza ha ido aumentadno año tras año, desde los 1.135 perros de 2014 a los 1.569 del pasado año. En el lado opuesto está el bulldog francés, que aunque ha conseguido registrar un total de 7.460 perros en este periodo, año a año ha ido bajando, de los 1.933 canes con pedigri en 2014 a casi la mitad en 2018, 1.195 animales.

Razas sin reconocer por la FCI
De los perros que no están reconocidos aún por la FCI hay de todas las tendencias. El alano español no deja de crecer, aunque lento, de los 147 de 2014 a los 161 de 2018. El maneto ha sufrido un fuerte bajón los tres últimos años, y pasó de los 98 en 2016 a los 16 el pasado año. El pastor vasco ha ido creciendo desde los 31 ejemplares en 2014, con un récord en 2017 de 108 ejemplares reconocidos, aunque en 2018 bajó a los 68. El podenco valenciano aumentó un 47,8% en 2018, y el ratonero valenciano no ha dejado de disminuir.

Pin It