Sabueso lituano,  salvado por la moneda

 

cape

Por Emerre Iglesias.

Lituania no está dispuesta a que desaparezca de su geografía su perro más apreciado: el sabueso lituano, un ejemplar en peligro de extinción muy codiciado para la caza. El Banco Central de este país báltico ha emitido dos monedas de coleccionistas con dos sabuesos y un caballo “zemaitukas” junto a sus nombres en lituano para “rendir homenaje a las razas tradicionales lituanas, que por desgracia se están extinguiendo”, según señaló el presidente de la Junta del Banco de Lituania, Vitas Vasiliauskas.

Esta raza, de la que quedan menos de dos centenares de ejemplares en su país, es un cazador persistente y agresivo. Aunque puede tener un carácter afable y amigable, en cuanto ve algo en movimiento sale corriendo a su caza, por lo que es muy valorado entre los cazadores locales.
Fue una raza desarrollada específicamente para cazar, y lo consiguieron a la perfección. Es prácticamente desconocido fuera de su país. Aunque no se conoce bien el origen de este tipo de can, al parecer han existido desde finales de la Edad de Hielo, hace cerca de 10.000 años. Los registros más antiguos datan del s.XVI, cuando la clase alta francesa cultivó en los cazadores lituanos el hábito de cazar con perros. Los bosques bálticos estaban, y están, llenos de animales salvajes como venado, oso, castor de los alces, lobos, zorros... lo que facilita que la caza se desarrolle todo el año, aunque la temporada específica comience en un mes, noviembre, hasta enero.
Los lituanos, en un intento de perfeccionar a sus perros autóctonos, a principios del s.XX los cruzaron con beagles, bloodhounjds  y sabuesos polacos; y más tarde con sabuesos rusos. De estos cruces surgió un can con una impresionante vista, veloz como el que más, con hermosa voz y una vigorosidad que le hizo ser un cazador sin precedentes y valer “oro” en la caza de jabalí y otros animales.
Con la Segunda Guerra Mundial estuvo a punto de extinguirse. Los esfuerzos por restaurar la raza se iniciaron en 1957 y en 1966 se hizo un estándar de raza provisional. Pero la mala suerte terció de nuevo sobre ellos y  en los años 1976-77 muchos fueron asesinados por los jabalíes y de nuevo estuvieron a punto de desaparecer. En una decisión de urgencia, el Consejo Cinológico de Lituania creó una sociedad oficial encargada de mantener la raza y sus libros genealógicos con el objetivo de perpetuar la raza. En 1981, se organizó la primera exposición de la raza en la que consiguieron congregar a 62 perros. Hoy pueden existir unos doscientos. Desde entonces estos perros tienen una protección muy especial y está prohibida su salida del país. El Gobierno de Vilnius está dispuesto a mantener esta raza que es una parte integral de la historia de Lituania, y ha emitido las dos monedas.

MORFOLOGÍA.

El perro lituano es una raza robusta y resistente. A diferencia de otros perros de trabajo, esta raza tiene un cuerpo menos deshuesado, aunque tiene una estructura elegante y muscular. Mide de de 53 a 61 centimetros de altura y suele tener un peso de 27 a 32kg. Su cabeza es grande en forma de cuña con una frente ancha y un hocico de  tamaño mediano que es ligeramente más corto que la frente, pero muy proporcionado al tamaño de la cabeza. Sus ojos, ovalados y color café o marrón oscuro, tienen una expresión vibrante. La nariz es grande, ancha y negra. Sus orejas tienen las puntas redondeadas y caen cerca de las mejillas. Las patas delanteras y traseras son rectas y los piés son redondos y fuertes y su cola está muy cubierta de pelo.

TERCER PAÍS EN EL RÁNKING.

Lituania ocupa el tercer puesto en el ránking de países europeos en cuanto a porcentaje de hogares con perro, con un 37% de ellos con mascota, sólo por detrás de Rumanía (45%) o República Checa (41%) y compartiendo puesto con Polonia donde también hay un 37% de hogares con perro. En total, en este país báltico hay alrededor de 740.000 perros, la mayor parte de ellos en zonas rurales. Los perros son muy queridos y valorados.