Tecnología puntera para  rescates imposibles

 

rescates

Por Emerre Iglesias.

Es cualquier hora del día, da igual mañana o tarde. Salta un aviso en la web o en la página de Facebook. Unos pocos caracteres piden ayuda para rescatar a un perro que deambula en una zona con vida en busca de algo de comida pero que se esconde rápidamente en campo abierto cuando alguien intenta acercarse. Los integrantes de Localizania se ponen en marcha. Cargan su tecnología creada por ellos mismo, pero no por ello deja de ser puntera, y se disponen  a hacer largas guardias. Su objetivo: rescatar al perro y llevarlo a una casa de acogida.

Son Sandra, el alma de este proyecto; Vicent y Rubén;  a los que se acaba de unir Albena.  Viven a flor de piel cruzados entre la pasión por salvar a perros condenados a una muerte segura  y la pena de ver sus caras de agonía y el terror en una piel de la que quisieran escapar.
“Lo que atendemos son casos  de perros difíciles de coger, miedosos, abandonados normalmente, o que salieron huyendo por un cohete y ya no quieren volver, que han sufrido maltrato o simplemente que se les pierde a un dueño con el que no tienen suficiente vínculo como para dejarse coger”, señala Sandra a LADRIDOS.
Una cámara con sensores e infrarrojos que se pone en los árboles, lo que se conoce como fototrampeo, un prototipo de jaula grande con control remoto, un monitor que se ve desde el coche, un mando a distancia para cerrar la puerta, cámara nocturna  e incluso un dron que comienza a incorporarse, es el equipo tecnológico que moviliza Lozalizania en busca de los perros imposibles de coger.
Todo comenzó hace un par de años, cuando Sandra, ingeniera industrial, descubrió el fototrampeo. Le fascinó la idea de poner una cámara en un árbol y esperar a ver qué animales pasaban por la zona. “Lo hacía como afición, colocaba las cámaras y después veía las imágenes, y pensé que podía tener una aplicación útil para corroborar a qué horas pasaba el perro por una zona”.
Fue pensarlo y ponerse mente a la obra. Tras investigar lo primero que descubrió era que las protectoras no iban en busca de estos perros, o si iban no tenían material para cogerlos. “Había como un vacío, una gran falta de recursos y, sobre todo que fuesen efectivos. Porque había alguna protectora que tenía una especie de jaula de tipo pedal, de las que se usan para cazar jabalíes, de las que quitas el pedal y se cierra, pero este tipo de jaulas no sirven para rescatar perros porque son muy pequeñas”.
Ante este vacío de métodos y recursos para salvar a estos perros, “dijimos vamos a dar un paso más allá, no sólo ayudar con el tema de la cámara, sino vamos a hacer una jaula grande que sea control remoto”, matiza Sandra. Los tres miembros de Localizania se inspiraron en una jaula que hay en Estados Unidos y la hicieron en plan casero. “Hicimos varios prototipos hasta que dimos con una que es la actual que es la que funciona bien. Y ya le fuimos añadiendo más accesorios. Como cámara nocturna para grabar dentro de la jaula o un monitor para ver desde el coche lo que ocurre dentro de la jaula cuando hacemos guardias nocturnas porque si no no es efectivo”.
El proceso es un poco rutinario: con comida húmeda, latas de patés o grasa de pollo con fuerte olor, hacen caminos líquidos hasta el interior de la jaula, que es unos dos metros de diámetro. Y a esperar. Una vez que el perro tiene las cuatro patas dentro y entra por lo menos hasta la mitad del espacio, con un botón la cierran a distancia. Luego, con cuidado abren un poco y entran, con paciencia, cariño, premios y comida consiguen acercarse y tranquilizar al animal y ponerle la correa.  
Una vez realizado este primer paso, ellos mismos buscan casa de acogida para el can, “si no hay hueco los llevamos a una protectora o refugio de confianza, a un sitio donde lo podemos apadrinar, hacer seguimiento, buscarle una familia…”
Todo este material y los gastos que conlleva el proceso de rescate lo sufragan de su bolsillo. A veces reciben alguna donación, también tienen grupo de teaming de 1 al mes y realizan algún  evento en busca de fondos. Pero el grueso proviene de su propio trabajo: ingeniera industrial; contable o agente inmobiliario.

¿Y LOS QUE NO QUIEREN ENTRAR EN LA JAULA?

El equipo de Localizania ha conseguido montar toda una serie de dispositivos con resultados excelentes para rescatar a los perros miedososo. Pero algunos no hay forma porque recelan de la jaula y no entran ni con el mejor de los manjares, por miedo o porque alguna vez ya fueron rescatados con algun tipo de jaula de forma poco amistosa para ellos lo que les creó  algún tipo de trauma y fobia a las jaulas. Para estos casos, aún sin resolver, el equipo está trabajando en otro tipo de dispositivo“ que no es una jaula, más bien será algún tipo de red automática que estamos perfeccionando, sobre todo para los casos más extremos de perros que no llegan a entrar en la jaula, o que sólo meten una parte de su cuerpo por lo que no se les puede rescatar”, señala Sandra.

DOS LÍNEAS MÁS DE TRABAJO.

Además de los rescates casi imposibles, Localizania ha abierto de forma paralela otras dos líneas de trabajo: por un lado la recuperación emocional de los perros rescatados, con seguimientos, socalización y un programa de rehabilitación. Para ello se incorporó al equipo Albena, la educadora, además de que Sandra esta formándose como terapeuta.
Su segunda línea es un equipo de rastreo. Los integrantes de este proyecto están formando a perros para buscar a perros perdidos a través de prepararlos en la disciplina de mantrailing. Es una idea viable, pero muy difícil y compleja de realizar. “Hay un perrito que empieza a despuntar”.  A raíz de esta linea, montaron también un grupo de rastreo terapéutico.

www.localizania.es

ARIA, DE “TOUR” POR ESPAÑA.

La Asociación de Rescate Animal, ARIA, realiza un “tour” por la geografía española en busca de animales que no se dejan coger. “Visitamos pueblos de España que ya están concertados donde hay perros que no se dejan coger y les ayudamos a rescatarlos”, señala Albert a LADRIDOS. Al ser una asociación de otra comunidad, “los perros se los quedan las autoridades locales o quien sea, nosotros no podemos llevárnoslos, ya es una gestión local”. Este “tour” que hacen en verano coincidiendo con sus vacaciones, es sufragado totoalmente por ellos. ARIA, que el resto del año hace rescates en Cataluña, se vio salpicada por la polémica del rescate falso de “el chatarrero” ya que participó en el programa pero no en el montaje.