1435031

Síguenos

 

Por qué se equivocan los perros al buscar excrementos

deteccion

La bióloga en artes y ciencias, Karen Dematteo, ha descubierto que los fallos habituales de los perros de búsqueda de heces no son atribuibles a los canes adiestrados, sino al comportamiento animal.

Por Óscar REKALDE

Una investigación de la Universidad de Washington en St. Louis, publicada en la revista Scientific Reports, encuentra tres motivos que explican por qué los perros bien entrenados para identificar el excremento de fauna animal a veces recolectan cacas de animales que no son el objetivo de su preparación. La coprofagia, tendencia del animal a ingerir heces; el marcado de orina por especies no estudiadas y el traslado de una caca con su boca impregnándola de saliva, son tres motivos que alteran el perfil genético del excremento en cuestión y, aunque la preparación del perro sea exquisita, este marca heces erróneas. 

 Un nuevo estudio en la revista Scientific Reports llega al fondo del tema: ¿Por qué los perros que están entrenados para localizar caca a veces encuentran el tipo incorrecto de excremento? Ocurre entre el 4 y el 45 por ciento de casos, dijo Karen DeMatteo, bióloga en Artes y Ciencias en la Universidad de Washington en St. Louis. 

Su nueva investigación confirma que hay tres explicaciones alternativas viables más allá de los errores en el manejo o entrenamiento del perro que pueden explicar los numerosos fallos con canes de detección en algunos ecosistemas.Estos animales están entrenados para usar olor, no sus ojos, para localizar tipos específicos de excrementos. Son socios útiles en proyectos de conservación como una alternativa a las trampas fotográficas de cámara u otros medios más invasivos para identificar qué animales individuales están presentes en un área concreta


Y aunque encontrar el tipo incorrecto de caca no acaba con los resultados de la investigación, los investigadores que usan excrementos para rastrear animales generalmente usan pruebas de ADN para confirmar la identidad de los evacuadores objetivo y no objetivo y la recolección y prueba de falsos positivos cuesta tiempo y recursos.
“Hasta la fecha, cuando los perros fallan en este trabajo, se supone que puede deberse a errores en su entrenamiento o manipuladores, sin embargo, este estudio determinó que este no es siempre el caso. “La complejidad de los ecosistemas donde se realiza un estudio puede afectar a la precisión de la detección de perros porque los comportamientos naturales de las especies no objetivo pueden alterar el perfil genético del excremento objetivo”.
En su trabajo, DeMatteo ha utilizado exitosamente perros de detección de heces para identificar las rutas que recorren los pumas en peligro de extinción y otros carnívoros recluidos a lo largo de un corredor biológicamente importante en Argentina. Los canes son excelentes para determinar la presencia de animales específicos porque pueden encontrar excrementos escondidos en la hierba, que se han derramado y desintegrado en el barro o, incluso, que se han comido y luego reciclado.
Cuando el propietario de un can ve a su perro tragarse su propio excremento o el excremento de otro perro o gato, se preocupa de los posibles problemas de salud o de que haya algo psicológicamente incorrecto en el animal.
“Si bien las razones que subyacen a la coprofagia en los perros domésticos todavía son borrosas, en los cánidos salvajes se sabe que la coprofagia es natural y a menudo se asocia con la territorialidad o los beneficios nutricionales y se produce naturalmente en una variedad de circunstancias”. Esta tendencia de un animal a comer el excremento de otro es uno de los tres comportamientos que pueden alterar el tipo de heces, o su estado, que un perro detector podría encontrar y así afectar a la precisión percibida de la técnica.
Los investigadores también consideraron cómo el marcado de orina por especies no objetivo podría afectar a la capacidad del perro detector para localizar el excremento de una especie de interés y, también, lo que sucede si un animal recoge el excremento de otro y lo mueve usando su boca, potencialmente poniéndolo en contacto con saliva 
Los ensayos de campo se llevaron a cabo en el área de St. Louis y en el noroeste de Nebraska. Los investigadores encontraron que cada una de las conductas propuestas altera el perfil genético del excremento en cuestión y se confirmó que todas desempeñaban un papel en el perro de detección que indicaba errores en su trabajo. Una de las preguntas continuas que rodean el uso de los perros para este tipo de proyectos es cómo mantener un estándar de alta calidad para entrenar perros de detección y sus manipuladores.
Mientras que este estudio demuestra que hay explicaciones alternativas de por qué los perros a veces recolectan muestras no objetivo, también arroja luz sobre comportamientos que los humanos pueden no entender.
“Las pruebas genéticas pueden eliminar estas muestras y mantener la precisión en los estudios de [detección de perros asistidos]”, dijo DeMatteo. “Sin embargo, esta interacción no objetivo con excremento objetivo tiene potencialmente implicaciones importantes para otras cuestiones ecológicas, incluida la transmisión de parásitos o enfermedades, enfermedades zoonóticas y la salud general de las poblaciones silvestres”.

Pin It
 

Síguenos