1021263


 

Rastreo por la Patagonia

Patagonia

 

La unidad canina policial en Rincón de los Sauces, Argentina, se encarga de mantener a raya a los traficantes de narcóticos, localizar personas desaparecidas, disuadir con su presencia a infractores de la ley o detectar pólvora, además de concienciar sobre tenencia responsable. En una zona con escasa sensibilidad hacia estos animales, el germen en los más pequeños ayudará a que la sociedad valore la importancia de sus perros.

 

por Miguel PELE

 

Síguenos

Dos policías conforman la unidad canina de Rincón de los Sauces, en la argentina provincia de Neuquén. Cristian Codina (guía canino desde 2009) y el cabo Román Maico patrullan con sus perros Morfeo y Juniors en busca de desaparecidos, narcóticos, armas de fuego, pólvora o simplemente en labores de seguridad y prevención de delitos.
Son dos perros multifuncionales, mallinois, que viven con sus guías y trabajan a diario con ellos, aspectos que valoran muy positivamente por los buenos resultados obtenidos. Cuentan, además, con una pastor alemán de línea de trabajo que se encarga del rastro específico y de animar las actividades de cara al público. El cuarto, Yenu, un bloodhound de cinco años, recientemente fallecido, era el encargado de rastreo y localización de personas. Para paliar esta pérdida ya cuentan con dos cachorros de esta misma raza que se están preparando activamente.
La preparación en la especialidad de seguridad y de disuasión social la basan en la experiencia personal y la heredada de varios jefes ya retirados del servicio. “Los perros de búsqueda son preparados con un poco de mantrailing, rastro policial, rastro especifico y mucha experiencia... En la parte de detección se utiliza el viejo sistema de recobro con manguín y ahora se agregó la técnica de colonización odorante que nos aportó la Policía de Río Negro, lo que nos dio un margen mayor de resultados positivos”, aclara Codina.


Los dos casos más mediáticos en los que trabajaron los perros fueron el de una mujer embarazada que fue secuestrada, asesinada e incinerada, “en el que nuestros canes pudieron verificar los últimos pasos de la víctima aportando indicios valorables” y en el de un desaparecido que finalmente fue encontrado ahogado “gracias al trabajo del can se pudo ubicar el último lugar con vida del ciudadano lo que acortó muchas horas de búsqueda a los buzos dado que el lago donde se le encontró es realmente gigante” afirma Codina a LADRIDOS.
Así, en los años de servicio ha podido operar en muchos operativos, en los primeros años como auxiliar de guía de seguridad y auxiliar de rastro que le ayudaron mucho a asimilar las técnicas de trabajo. Luego como guía en patrullaje preventivo, cortes de carretera, manifestaciones o partidos de fútbol.
Desde hace un par de años se han centrado un poco más a la detección con la intención de aportar su granito de arena a la lucha contra el narcotráfico pudiendo encontrar en varias oportunidades distintas cantidades de narcóticos.
La unidad canina de Rincón de los Sauces participa activamente como soporte técnico del departamento zoonosis municipal y mediante una buena relación con el Concejo Deliberante Local también ha participado en la promulgación de ordenanzas locales referidas a la tenencia responsable de mascotas, pirotecnia cero, etc. Y en la actualidad trabajan con un proyecto muy grande y esperanzador para poder reubicar a los perros callejeros abandonados.


En la Patagonia argentina no se le da mucha importancia al trabajo con canes, ni la sociedad le da importancia a las mascotas en general. Por eso “tenemos un problema muy grave con la superpoblación de canes abandonados. Se está trabajando en planes de concientización y clases de adiestramiento gratuito con la idea de poder concienciar a la población de los correctos cuidados de las mascotas y, sobre todo, de las grandes ventajas que trae aparejado compartir tu vida con uno o muchos perros”.
Por otro lado, Codina también es bombero voluntario, cuerpo que creó la sección hace dos años y además de realizar el trabajo de búsqueda y localización con perros, los integrantes de la unidad cuentan con un paramédico y la mayoría del personal especializado en primeros auxilios, reanimación cardiopulmonar y trauma. En esta sección trabajan con una pastor alemán línea de trabajo llamada Thundra y un cachorro bloodhound que espera crecer rápido para comenzar a prestar servicios.

POLICÍAS DE CUATRO PATAS

Morfeo: Mallinois, 4 años. Vive con su guía Cristian Codina. Realiza patrullaje preventivo y refuerzo de la seguridad en la comisaría. Ha participado en búsqueda de armas y narcóticos.
Juniors: Mallinois, dos años. Se está formando en detección de pólvora y realiza trabajos de seguridad, vive con el guía Román Maico.
Thundra: Pastor alemán, dos años. Especializado en rastro específico y se encargada de animar las exhibiciones.
Yenu: Fue el primer perro de búsqueda en el cuartel de bomberos. Falleció en mayo, con 5 años. Vivía con Codina.

Pin It