1021263


 

Un mal adiestramiento provoca

caos y muerte en Afganistán

Afganistan

En el Centro de Detección de Minas, MDC, de Kabul se entrenan 200 perros en búsqueda de explosivos. Tras unos dos años de preparación, y realizar numerosas batidas en busca de minas, varias áreas se declararon libres de explosivos. Pero los canes “olvidaron” minas y hubo muertes. Ahora, se paralizó el uso de perros de búsqueda y rastreo  y se revisan los protocolos y los sistemas de entrenamiento.

Por M. ARAMBARRI

 

Síguenos

En el Centro de Detección de Minas (MDC) de la capital afgana hay alrededor de 200 perros que se entrenan para encontrar explosivos en un país donde las minas ocultas, las bombas y las armas matan rutinariamente.
El centro, un grupo no gubernamental que cría a los cachorros en una fuerte obediencia y enseña a los manipuladores cómo trabajar con los caninos, comenzó a funcionar en 1989. Los primeros animales provenían principalmente de los Países Bajos, pero en 1994 comenzaron a realizar sus propios programas de cría y ahora la mayoría de perros son autóctonos.
La preparación de estos perros, todos ellos de raza pastor alemán o pastor belga malinois, dura aproximadamente unos dos años. Los adiestradores entrenan a los canes para perfeccionar olores particulares, principalmente explosivos, pero también narcóticos, mediante el uso de un carrusel especial de recipientes metálicos idénticos que ocultan olores diferentes. Cada vez que un perro identifica correctamente un olor objetivo, el guía le da una pelota de goma para masticar como recompensa. “La relación con el controlador debe ser perfecta. Si no funciona, habrá víctimas", dijo Taj Mohammad, uno de los entrenadores más antiguos del centro.


Para Mohammad, este proceso es intenso tanto para el adiestrador como para el canino. Los perros detectores de explosivos se despliegan en puntos de control e instalaciones gubernamentales, donde son una herramienta importante para combatir el flujo de bombas caseras que se introducen de contrabando en Kabul. “Los perros son muy útiles, son muy rápidos, hacen su trabajo con gran velocidad, el binomio tiene que ser perfecto”, matizó el adiestrador.
Desde que se formó este centro, más de 1.100 perros han sido entrenados. Su trabajo inicial fue la búsqueda de minas terrestres, una tarea vital en un país sembrado de armas devastadoras durante la guerra con la Unión Soviética en la década de 1980.
En una segunda etapa, los perros buscan todo tipo de explosivos o incluso armas. Aunque su trabajo es mucho más rápido que el de un humano, y son una mejor herramienta que los detectores mecánicos al ser capaces de oler explosivos aunque no estén escondidos en dispositivos metálicos, su uso se ha paralizado por el momento en el país afgano y se están revisando los protocolos de actuación después de que varios civiles murieran por explosivos por zonas que en principio habían “limpiado” los perros.
Según señaló Abdul Qudos Ziaee, jefe de operaciones de la Dirección de Coordinación de Acción contra las Minas de Afganistán a la agencia AFP, los perros pueden ser una herramienta útil de detección de minas si se manejan adecuadamente. En algunas áreas contaminadas con minas antivehículo, algunas agencias no utilizaron los caninos correctamente o los manipuladores no recibieron la capacitación adecuada, lo que provocó prácticas sin rigor y que diferentes áreas de terreno quedaran peligrosas. “Ya sea por culpa del adiestrador de perros o porque el animal no fue entrenado adecuadamente, lo cierto es que algunas minas no fueron detectadas y la consecuencia negativa es la muerte de civiles cuando la gente regresó a áreas que se creía despejadas”, matizó.


Para Qudos Ziaee, los perros todavía se pueden usar para barrer grandes áreas consideradas “de baja amenaza”, a la vez que anunció que los procedimientos se están revisando actualmente y que se introducirán nuevas normas de trabajo en aproximadamente un año.
Los adiestradores de perros para explosivos en el MDC de Kabul cobran unos 500 dólares al mes por su trabajo considerado peligroso, además de tener un seguro de vida y recibir beneficios de jubilación.

18 años de guerra
desde que EE UU y sus aliados lanzaron la Operación Libertad contra Al Qaeda y los talibanes
147.000
muertos desde que comenzó la guerra en 2001
41 años
de conflicto permanente
1.100 perros
adiestrados en el Centro de Detección de Minas de Kabul

 

DATOS DE 2018:
11.000 civiles muertos o heridos
65 ataques suicidas de insurgentes
173 bombardeos  aéreos por parte de las fuerzas afines al Gobierno
24% más de civiles muertos que el año anterior
1.000 niños muertos a causa de la guerra en el país

DATOS DE 2019:
(primer semestre)
363 fallecidos (89 menores) por bombardeos
1.366 muertos por la guerra
2.446 heridos por la guerra
33% de las víctimas a causa de los combates terrestres (289 muertos y 985 heridos)
30% de víctimas son menores, 327 muertos y 880 heridos
Fuente: Misión de la ONU en Afganistán ( UNAMA)

Pin It