1021219


 

Un mal adiestramiento puede

tener consecuencias nefastas

AfganistanEdit

Afganistán ha paralizado el uso de perros preparados para buscar explosivos después de que los canes se “dejasen olvidadas” minas con bastante frecuencia, lo que al final llevó a la muerte de civiles.

 

Síguenos

Ante un país devastado por la guerra desde hace 18 años, el uso de perros adiestrados en búsqueda de material explosivo se tornó como una buena opción para limpiar áreas de bombas y permitir a la población que volviese a sus casas. Los perros se forman en el centro de detección de Minas, MDC, de Kabul, durante un espacio de dos años. Pero un mal adiestramiento, o un mal manejo, ha acabado con víctimas civiles.

 
Algo inaceptable en un mundo global donde las técnicas se pueden transmitir en cualquier rincón. La responsabilidad de adiestrar bien a un perro para que acometa su misión con una precisión cercana al 100% corresponde a la persona o personas a las que se les encomienda la formación y debería ser algo muy serio, realizado al milímetro, lejos de una fuente de ingresos como estamos hartos de ver.

 Un mal adiestramiento provoca caos y muerte en Afganistán

En estas circunstancias las consecuencias han sido las peores: muerte de civiles. Pero en otras situaciones, como muchas que se producen en nuestro país, no deja de ser especialmente grave que cualquiera se “venda” como adiestrador profesional o guía de perros porque un día conviviese en su casa con seres de cuatro patas como hermanos e hiciese de mayor un curso no se sabe muy bien con quién. Como si esto fuese ciencia infusa. Muchas ganas de ganar dinero, vendehumnos o modificadores que poco saben de perros, con los que hay que acabar.

Pin It