1615167

Síguenos


FUERA DE NUESTRAS FRONTERAS

Bali: de pura raza a plato gastronómico

bali9

 

Por Óscar REKALDE

El antropólogo Lawrence Blair en su documental “Bali, la isla de los perros” muestra al mundo entero cómo en esta paradisíaca isla, codiciada por el turismo internacional, los canes tienen uno de los mejores ADN que se conocen y avisa de los riesgos de no respetar a estos animales. Por su parte, el grupo australiano defensor de los derechos de los animales, (AA) Animals Australia, ha hecho un reportaje encubierto y ha destapado que los perros acaban como plato gastronómico para el turismo escondido como “Satay de pollo”.  

La isla de Bali recibió el pasado año más de 12 millones de turistas extranjeros, un 18,6% por ciento más que en 2015. Según los datos que baraja el Ministerio de Turismo del Gobierno de Indonesia, las previsiones indicaban que en 2017 se superarían los 14 millones de visitas, y sus planes eran alcanzar las 20 millones de llegadas en 2019. Un escándalo puede dar al traste con estas expectativas: El suculento plato “Satay de pollo” se sirve a los extranjeros con carne de perro de los más de 70.000 que se matan al año en esta paradisíaca isla.

Animals Australia hizo un reportaje encubierto con un investigador infiltrado en el comercio de perros en Bali que se presentaba como “un documentalista interesado en la cocina local”. El investigador incluso capturó en vídeo a vendedores mintiendo a turistas sobre lo que estaban a punto de comer. El reportaje que fue publicado por ABC Australia, muestra a un grupo de turistas preguntando al vendedor ambulante “satay de pollo, ¿no perro?” y el hombre niega que sea carne de perro. Convencido, compra y consume el pincho de carne. Más tarde, ese mismo vendedor admite al investigador que había mentido, que la carne en cuestión era canina.

Aunque en Indonesia no es ilegal comer carne de perro, el problema es que se engaña a los turistas a los que se les asegura que reciben un plato con carne de pollo y en realidad es de perro, incluso de perro callejero cazado con técnicas salvajes.

Al parecer, el problema no es sólo en los puestos de comida ambulantes, sino que se han descubierto restaurantes de prestigio que también introducen la carne de los canes en sus platos típicos. Los perros siempre han deambulado a sus anchas por las calles de Bali. Lawrence Blair en su documental desvela que los perros durante miles de años han vivido semisalvajes. Hasta ahora los canes y las gentes de Bali son compañeros de vida. Los turistas se encuentran con ellos por todas partes, en la playa, en las carreteras, en las zonas más transitadas...

Cuando la rabia llegó a las islas vecinas en 1930, el Gobierno de Bali prohibió la entrada de canes, por lo que las razas autóctonas se han mantenido siempre durante generaciones de perros.  Blair muestra al mundo en el documental cómo los dos tipos de perros balineses, el perro de la calle y el de la montaña, han estado viviendo en la isla de forma inalterada durante por lo menos cinco mil años.

La demanda de perros puros ha provocado la proliferación de criadores sin escrúpulos

Mientras que nuestros perros de raza tienen sólo un par de siglos de antigüedad, los ancestros de estos canes de Bali se remontan “a los primeros proto-perros que evolucionaron de los lobos, por lo que sus genes son muy valiosos para la investigación adicional” según señala el doctor Peterson del Laboratorio de Genética Veterinaria de la Universidad Davis de California. 

Pero con unos genes espectaculares o no, en 2004 cambió la situación de estos canes. El Gobierno decidió dejar entrar a otros perros a la isla. La rabia se propagó a toda velocidad y para evitar esto en lugar de abogar por la vacunación se decidió exterminar de forma indiscriminada a los animales. El efecto fue el contrario, según el documental de Blair, y en tres meses murieron 14.000 perros. Ahora AA, que denuncia que al año se matan más de 70.000 perros en Bali, trabaja por seguir las indicaciones de la OMS y vacunar a todos los animales.

La conciencia animal en la isla es muy baja y ante la necesidad sacrifican a los perros para alimentarse. Si hasta ahora, durante cientos de años, estos canes han sobrevivido gracias al arroz y el agua que les ponían los habitantes de la isla, la situación ha dado un vuelco y se han convertido en platos gastronómicos para turistas engañados. Incluso empiezan a existir mafias que los cazan de formas totalmente crueles y se los venden a los restaurantes o sitios de comida. Tanto Animals Australia como la comunidad científica han lanzado la voz de alarma e iniciado campañas de concienciación y defensa del perro de Bali y trabajan también por la prohibición del consumo de carne de perro y por la mejora de las condiciones de vida de los ejemplares usados para la cría, ya que el 23% son perros puros de Bali y su demanda también ha provocado la aparición de criadores sin escrúpulos.

http://www.animalsaustralia.org

Pin It