1615513

Síguenos


LA INVESTIGACIÓN

Daniel Hacohen: El can nunca olfatea al paciente

Certificaion DanielHacohen

 

Por Elvira ÁLVAREZ GAYO

-¿Qué características de personalidad debe tener el perro?
-Si bien este trabajo lo podría realizar cualquier perro, de cualquier edad, se buscan perros genéticamente idóneos; de nariz alargada como el ovejero (o perros de pastoreo) y con alta motivación por el juego. Esta combinación hará que el entrenamiento se pueda realizar en el menor tiempo posible y potenciando al máximo las capacidades de aprendizaje del ejemplar. Y ya que vamos a invertir recursos, tiempo de entrenamiento y que se busca una efectividad del 99%, se recomiendan perros que tengan buena genética, que vengan de líneas de trabajo, idealmente en detección. Esto evitará invertir tiempo en un cachorro que tenga pocas ganas de jugar o entrenar, o con problemas de salud.

-¿Cómo se le enseña?
-Para detectar cáncer, In Situ Foundation ha creado protocolos donde a modo de juego se le presentan diferentes muestras, de forma progresiva y en diferentes combinaciones, para que el perro desde temprana edad pueda asociar, discriminar y marcar una muestra de cáncer de una de control. Todo esto se hace con condicionamiento clásico, operante y técnicas de refuerzo positivo tanto con comida y/o su juguete de entrenamiento (pelota, mordedor).

-¿Con qué tipos de cáncer y cómo se está trabajando?
-Se puede trabajar con muestras no invasivas como pueden ser respiración, saliva, orina o como podría ser una muestra que se obtiene para otros estudios en Hospital, sangre o plasma. En el caso del estudio presentado por el Dr. McCulloch para cáncer de pulmón y mama, se utilizaron muestras de aliento. Y en el caso del estudio presentado por el Dr. Taverna, se utilizaron muestras de orina para detectar cáncer de próstata. Estas muestras son no invasivas e indoloras para el paciente.

-¿En qué países se usan ya perros para detección del cáncer?
-In Situ Foundation ha entrenado perros en Estados Unidos, especialmente en California. Desde finales de 2016 ha capacitado y certificado entrenadores en Bio Detección para trabajar en conjunto con los protocolos de entrenamiento y llevar la ciencia a otros lugares. Hay unos 25 entrenadores en Estados Unidos, 2 en Cánada, 2 en Filipinas, y yo para Argentina (único en Latinoamérica). Por ahora todo está a nivel de investigación y esperamos pronto empezar a trabajar en el proceso de desarrollo de investigación y entrenamiento de nuestros propios ejemplares, pero todavía ninguna institución está trabajando a nivel de detección de cáncer dentro del sistema médico. El Hospital Enloe de Chico, California, está colaborando en el entrenamiento de un cachorro, “Enloe”, y se espera que en 2018 pueda estar trabajando en la detección para dicho hospital.

-¿Cómo se desarrolla cada intervención con un paciente? ¿Cuál es el papel que juega el perro?
-No hablamos de instalar una silla en una feria donde vamos a sentar a la persona para que el perro la olfatee. Se deben respetar protocolos que garanticen los resultados. Las muestras se recolectan, almacenan y transportan bajo protocolos que permitan la conservación de los CVO para su posterior procesamiento en el laboratorio, donde en un ambiente controlado, se le presentan al perro donde él mismo detectará si es de un paciente con cáncer o no. Todo se hace junto con un hospital o institución médica. El perro trabaja como un sistema de semáforo que indica únicamente si el paciente puede o no tener cáncer.

-¿Cómo te has formado y cuál es tu experiencia hasta el momento?
-Lo que más ha servido han sido los conocimientos que he adquirido en perros de detección en general, pero también es importante complementar con conocimientos del área médica y de investigación. Acabo de regresar del proceso de formación y certificación. Un perro no es suficiente, se necesitan varios. Desde el congelador especial donde se almacenan las muestras, los perros, el laboratorio, el manejo y los protocolos con el hospital, los médicos que avalan y trabajan en el proyecto, los voluntarios, etc. Se necesita toda una logística. Se puede pensar que es tener un par de perros y entrenar con un par de muestras, pero para que esto sea tomado en serio, y demostrar que es el sistema más efectivo, de bajo costo, altamente escalable y replicable, no invasivo y sobre todo, altamente efectivo, se necesita de toda esta infraestructura. Tenemos los conocimientos y protocolos creados por In Situ, que son los que garantizan los resultados.

Pin It