1615479

Síguenos


EDITORIAL

La falta de formación, un peligro

IMG 20170701 WA0037

 

La formación en el mundo canino sigue siendo la asignatura pendiente. Una gran falta de regulación de la profesión lleva a miles de adiestradores a ejercer sin ninguna formación, lo que puede ser un peligro, tal como lo define Teo Mariscal, director y creador de Bocalán, en nuestras páginas. Esto se agrava con una proliferación de cursos, no ya sin homologación alguna, sino sin ninguna garantía de que realmente lo que allí se aprende sirva para algo.

Cursos o seminarios que imparten “profesores” que su única relación con el mundo del perro es un curso que recibieron de no sé quién. Una especie de espiral que crece y crece. Un alumno recibe un curso de alguien, pongamos de 90 o 100 horas. Acaba con un papel sin ningún tipo de certificación, aunque en el papel en cuestión ponga “certificado”, y ya es adiestrador. Sin experiencia alguna, quiere iniciarse de forma profesional y ante la ausencia de perros que adiestrar, monta un curso de otras 90 o 100 horas y con suerte, consigue una decena de alumnos. La pregunta es ¿Qué tiene que enseñar un “profesor” que sólo ha hecho un curso en dos meses? La respuesta es simple: sus malas prácticas. Lo que realmente es peligroso.

Coincidimos con Teo Mariscal en que para impartir formación hay que tener una larguísima experiencia, ser un buen comunicador, disfrutar de enseñar y tener cosas que aportar. Y añadiríamos que contar con una formación adecuada, porque en estos momentos hay miles de adiestradores sin ninguna formación. Muchos de ellos han tratado con perros o caballos desde pequeños, lo que no garantiza absolutamente nada. Y cómo dice Mariscal, antes había mucho respeto entre los profesionales, ahora hay mucho pseudoentrenador sin una hora de formación que dedica más tiempo a criticar a los demás en foros que a trabajar con perros. Y añadimos: y obsesionados con hundir a los demás, aunque sin posibilidad alguna por su falta de profesionalidad.

Pin It