Tu revista canina

cabeceraLinea500

 

 

 

 

 

Síguenos

3006605

Unidad Canina de los bomberos de Almuñécar: buscan por el Río Verde y más allá

 bomberos granada

Forman una unidad canina integrada en los bomberos de Almuñécar tras trabajar como una ONG de búsqueda de personas sepultadas. Cuatro bomberos y tres perros componen esta recién creada unidad canina de rescate del Parque de Bomberos de Almuñécar. Bien formados, en perfecto estado físico y llenos de energía están siempre dispuestos a salir cuando necesiten sus servicios.

Por Miguel PELE

Síguenos

Hace dos meses se creó la Unidad canina de rescate de los bomberos de Almuñécar, un proyecto que necesitaba el respaldo municipal, para que los perros tuviesen seguro y se cubriesen los gastos de mantenimiento de los animales, ya que se crea esta unidad para toda la provincia, en colaboración con el Consorcio de bomberos de Granada. La falla que atraviesa esta provincia andaluza produce pequeños y constantes terremotos. “Y tener esta unidad canina supone una cierta garantía no solo para personas sepultadas, sino también para búsqueda en grandes áreas, pues disponemos de perros adiestrados para este fin, como es el caso de Sira”, explica José Luis Varela, jefe de bomberos.
Viendo la eficacia de estos animales en la búsqueda y queriendo una mayor seguridad para todos, presentaron un proyecto de creación de la Unidad Canina de Rescate del cuerpo de bomberos de esta localidad de la costa Tropical granadina. Y enseguida participaron en un operativo, en el que los activaron para la localidad de Moclín (Granada) donde ardió una nave y a su vez desapareció una persona mayor, pero no lograron encontrar ningún resto, por lo que se refuerza la hipótesis de que no murió en el incendio.
La ventaja de tener una unidad canina es la garantía de poder buscar inmediatamente a aquellas personas que por alzhéimer o demencia senil se pierden, “porque en esta zona de río Verde hay muchos ancianos y tenemos bastantes salidas para estas personas desaparecidas. Si hay un terremoto o una casa del casco antiguo ha colapsado, evidentemente la primera salida la tenemos nosotros. Y no solo en la Costa Tropical, sino en el Consorcio de bomberos de Granada, Guadix, Baza, Loja, a todos podemos cubrir si solicitan nuestra ayuda y nuestra concejal nos da permiso”, aclara Varela.
Actualmente son cuatro bomberos los que conforman dicha unidad: José Luis Varela, jefe de bomberos, David Cabrera, jefe de la unidad canina, y los guías Jose Antonio Cabrera e Ismael Marín, junto a los tres perros Maya, Zeus y Sira. Han firmado un acuerdo de cesión, por lo que el consistorio se encarga de la manutención y gastos veterinarios de los tres perros y del seguro de responsabilidad civil. Y comenzaron a integrarse en el Parque de Bomberos. Cuando tienen guardia sus guías, se los llevan al recinto y están en sus transportines descansando, siempre cerca de sus guías por si precisan sus servicios. “Cada dos horas los soltamos y están corriendo por el patio mientras nosotros estamos preparados para lo que surja”, aclara David Cabrera, jefe de la unidad canina.
 Y cuando los bomberos descansan, el perro, que es mascota de la familia, hace vida con su dueño. Cabrera tiene dos perras Maya y Sira y si no tienen que trabajar “las saco una hora por la mañana y otras dos por la tarde para que ejerciten y no se estresen. Porque en un terremoto pueden estar trabajando cuatro días seguidos, por lo que deben tener una buena condición física”.
Cada semana o diez días, en función de las guardias, hacen un ejercicio de simulacro en una escombrera. Utilizan figurantes, siempre ajenos a ellos para evitar contaminar la escena, que llevan el mordedor o la pelota para que cuando el perro los encuentre reciban su premio, aunque no siempre se sepulta a alguien para que los perros vean que no siempre encuentran desaparecidos.
Premian el trabajo realizado sin haber encontrado desaparecido, cuando “valoramos que el perro ha hecho su trabajo, a pesar de que no encuentran a nadie, se le da su caricia y con eso sabe que ha trabajado correctamente. Y en ese mismo día “sepultamos” a una persona y el perro la encuentra. Así se va con la sensación de haber tenido éxito. Y siempre vamos cambiando para que el perro no se condicione”.
Para la formación y adiestramiento de los perros utilizan el método Arcón, un método de búsqueda y detección. Es una técnica que tiene unos niveles de autonomía y concentración que hace que el perro esté más concentrado durante la búsqueda. Y funciona con cualquier perro de trabajo, de hecho, tienen un parson russell terrier, saliendo de la generalidad del pastor alemán o malinois.
Es un perro pequeño, de unos 8 kg de peso, muy manejable para poder llevarlo a un edificio o meterse por huecos de una escombrera. “A veces hay que subir a un segundo piso y este perro puedo llevarlo en brazos para que busque”.

Los tres perros que conforman esta unidad canina tienen distintos orígenes hasta que llegaron a sus actuales dueños “porque nosotros estamos sensibilizados con el tema de la adopción”.
 Uno de ellos, Zeus, es un pastor belga malinois que proviene de una donación, de una familia que no lo podía tener en su domicilio. La segunda es otra malinois, Sira, que la regaló un criador de Ciudad Real y la tercera perrita, una, llamada Maya, es una parson russel terrier, que fue recogida de una perrera.
Durante tres años, varios bomberos de Almuñécar han colaborado en búsquedas de personas desaparecidas o sepultadas, de una manera altruista llevando consigo sus propios perros. “Hemos trabajado como una ONG, hemos estado en México cuando hubo aquel terremoto y el año pasado nos llamaron desde Beirut, con motivo de la explosión, siempre financiándonos nosotros mismos para cubrir los gastos”, aclara Varela a LADRIDOS.
Como la unidad está formada por cuatro bomberos y tres perros jóvenes y los canes rondan los tres años, el futuro de la unidad está garantizado por muchos años.
Método Arcón
Sistema de formación para equipos caninos de búsqueda y detección que logra optimizar la efectividad drante las operaciones de búsqueda y detección canina (personas sepultadas, detección...).
Potencia aspectos en la búsqueda:
-La autonomía de trabajo del perro detector, con una sólida fijación en la conducta de búsqueda.
-La motivación específica con efectos potenciadores positivos.
-La concentración psíquica, que incrementará la aplicación de los dispositivos de recepción y elaboración olfativos, favoreciendo su rendimiento de percepción olfativa.
Los datos
4 bomberos guías caninos
2 perros para personas sepultadas
1perro de grandes áreas
27.000 habitantes habituales en el municipio
 x 4 multiplica su población durante el verano

 

 

Bomberos listos para intervenir
Los bomberos de EE UU incorporan máscaras de óxigeno para mascotas

Pin It