1837414

Síguenos

¿Pedigree contra salud animal?

pedigree

El pedigree de los perros siempre es polémico. Mientras que para unos es signo de belleza o de pura raza,  para otros es uno de los mayores responsables de ciertos problemas de bienestar animal.  Los criadores afirman que intentan mejorar la raza. Enfrente veterinarios y científicos realizan investigaciones y estudios un día sí y otro también con los que corroborar sus tesis de que mantener el pedigree provoca enfermedades genéticas a los perros.

Por Carlos XESTAL

Según un estudio de la UAB, del departamento de Deontología veterinaria, firmado por Soraya Beuk, Silvia Melero y Mateu Sastre y titulado “Los secretos del pedigrí”, éste “está considerado uno de los mayores responsables de los problemas de bienestar y salud animal en perros de raza”. 

En el estudio afirman que  “El número de problemas genéticos en las razas caninas ha aumentado de un modo espeluznante en los últimos años debido al proceso de estandarización. Se trata de uno de los mayores escándalos sobre Bienestar Animal actualmente. La mayoría de razas caninas sufren enfermedades y trastornos a los cuales tienen especial tendencia. El proceso de domesticación conlleva la selección de animales a favor de sus rasgos más deseables según el punto de vista humano. Inicialmente, estos rasgos habrían sido prácticos  pero con el paso del tiempo, cuando se empezaron a criar animales con fines de compañía y apariencia estética, las presiones de selección cambiaron y dieron lugar a razas que se adaptaban mal a la supervivencia en el hábitat silvestre, pero que encajaban bien en el entorno humano. A medida que se fueron refinando las prácticas de cría y que se descubrió la genética, se utilizó la consanguinidad para crear razas criadas en función de ciertas características deseables” 

“Muchos perros con pedigrí registrados en el mundo permanecen sanos por mucho tiempo en sus vidas. Sin embargo, no cabe duda que numerosos animales con pedigrí de las diferentes razas están experimentando actualmente una selección genética racial. El objetivo de los concursos de belleza y su deseo de producir una conformación inusual, exagerada y espectacular ha conllevado a la producción de perros que tienden a patologías hereditarias. En el pasado, los perros se criaban por funcionalidad. Cumplían unos roles útiles, como caza o vigilancia. Los que hacían bien su trabajo eran cruzados con otros que también trabajaban bien y a través de ese proceso se estableció la cría moderna. A mediados del siglo XIX todo eso cambió. La nueva clase victoriana inglesa tenía tiempo y dinero para invertir, y fue a partir de entonces que los perros se transformaron en “adornos”, y la cría de éstos, en un deporte. Además, aparecieron nuevas razas. La primera exhibición de perros data del 1859 en Inglaterra y rápidamente se hizo muy popular. Pronto fue necesaria una organización que la administrara y nació en 1873 “Kennel Club” en Inglaterra.

Existe un amplio abanico de enfermedades hereditarias, que pueden llegar de ser relativamente benignas hasta mortales de necesidad. El diagnóstico de una enfermedad hereditaria suele basarse en los antecedentes, los signos clínicos, el historial de enfermedades de los individuos emparentados, los cruces de prueba y en los test concretos de diagnóstico para cada enfermedad. Se conocen cerca de 500 enfermedades genéticas de perros que son menos que las del hombre, pero la tasa de perros afectados es mucho mayor. Por ejemplo, los Labradores Retriever tienen muchas patologías articulares y oculares, los Springer Spaniel sufren una deficiencia enzimática que sólo padecen ellos, los Golden Retriever tienen una alta tasa de cáncer y el West Holland Terrier padece graves alergias. Los Bóxer sufren muchos problemas fatales, incluyendo cardiopatías y cáncer, especialmente tumores cerebrales, y tienen un alto riesgo de sufrir epilepsia. La cola enroscada, en la que se insiste tanto en el estándar de razas, es la razón por la cual la columna de un Carlino esté deformada. Para tener la cola torcida se necesitan vértebras con formas que les hace sufrir anormalidades en la columna”. 

Como conclusion, el estudio realizado en la Universidad Autónoma de Barcelona indica que “la mayoría de las enfermedades genéticas conocidas hoy en día en los perros de pura raza se heredan por los genes recesivos. Ello puede deberse a la consanguinidad, pero también a la dificultad para identificar y eliminar estos rasgos recesivos en los programas de cría. La consanguinidad reduce la variación genética dentro de una raza, y tiende a acentuar la presencia de estos genes recesivos que a menudo son deletéreos. La causa suele ser la sobreutilización de un individuo deseable, como un campeón de concurso, sobre todo en machos. La consanguinidad por sí misma no da lugar a la enfermedad genética, y cierto grado de consanguinidad es necesario para la concentración de genes deseables. 

En definitiva, los concursos de belleza no tienen nada que ver con la salud y el bienestar del animal, aunque muchas sociedades caninas afirman que tienden a minimizar esos aspectos morfológicos que son factores de riesgo. De hecho, aseguran que se penaliza cualquier desviación de los puntos mencionados en el estándar actual, especialmente aquellos que repercuten negativamente en la salud y en el bienestar del animal” 

http://www.elblogdelasalud.org

Pin It