1961582

Síguenos

Inglaterra frena en seco

el tráfico de cachorros

Lucy2

 

 

El Gobierno inglés ha dado un paso de gigante por el bienestar animal al aprobar en abril una nueva legislación histórica contra el tráfico de cachorros a gran escala al prohibir la venta comercial a terceros en Inglaterra e introducir penas de hasta cinco años contra el maltrato animal.

Por M. ARAMBARRI

 

Síguenos

La nueva ley, denominada ‘Ley de Lucy’ establece que cualquier persona que quiera comprar un nuevo cachorro de perro o gato en Inglaterra debe adquirirlo directamente de un criador, o considerar adoptar en un centro de rescate.
Además, los criadores de perros con licencia deben mostrar a los cachorros interactuando con sus madres en su lugar de nacimiento. Si un negocio vende cachorros o gatitos sin licencia, podrían recibir una multa ilimitada o ser enviados a prisión por hasta seis meses.
“La ley lleva el nombre de Lucy, una perra rescatada de una granja. Las granjas de cachorros se encuentran en todo el Reino Unido y la mayoría depende de vendedores o ‘distribuidores’ de terceros para distribuir a los cachorros a menudo enfermos, traumatizados y no socializados que se los han quitado a su madre a las pocas semanas de edad”, señala el Ejecutivo inglés.
Esto a menudo implica el transporte a larga distancia, con el cachorro de perro o gato sufriendo problemas médicos, quirúrgicos o de comportamiento que amenazan la vida y que se transmiten a nuevos propietarios desprevenidos. “La Ley de Lucy elimina de manera tajante la cadena de distribuidores de terceros, lo que hace que todos los criadores de perros y gatos sean responsables desde el principio”.

 

Además de la Ley de Lucy, el Gobierno se ha comprometido a apoyar sentencias más duras por crueldad hacia los animales, elevando las penas máximas de prisión de seis meses a cinco años, y se ha comprometido a introducir nuevas leyes sobre la sensibilidad animal y a poner fin a viajes excesivamente largos para animales vivos.
El ministro de bienestar animal Lord Goldsmith dijo que esta nueva legislación es “un hito importante para el bienestar animal, y un paso importante para terminar con la cría y el contrabando de cachorros crueles. Después de todo el arduo trabajo de Marc Abraham y la campaña de Lucy’s Law, estoy muy contento de que finalmente tengamos esta legislación crucial que ayudará a abordar el desgarrador comercio de terceros de perros y gatos”. 
Goldsmith también llamó a la responsabilidad de los ciudadanos al exigir siempre “ver a los cachorros interactuando con sus madres en su lugar de nacimiento, buscando señales de advertencia e informando de cualquier actividad sospechosa”.
Marc Abraham, veterinario fundador de Pup Aid y de la campaña Lucy’s Law, dijo: “Estoy increíblemente orgulloso después de haber liderado la campaña estos diez años para prohibir el cruel tráfico de cachorros de perros y gatos que esta Ley de Lucy entre en vigor”.

Crueldad inimaginable

El presidente de RSPCA, Chris Sherwood, destapó que su organización ha atendido casi 30.000 quejas sobre el comercio ilegal de cachorros en la última década. “Nuestros rescatadores han salvado a los perros de una crueldad inimaginable y condiciones horribles; nuestros veterinarios han tratado desesperadamente de salvar la vida de pequeños cachorros plagados de gusanos y de problemas de salud y comportamiento; y nuestros cuidadores los han cuidado para que recuperen la salud, enseñándoles a confiar en las personas nuevamente y mostrándoles amor por primera vez”, señaló.

AdiestramientoValencia

Preñada una y otra vez

Lucy es una perra de aguas que fue rescatada de una granja de cachorros en 2013 donde fue sometida a condiciones terribles, era obligada a quedarse preñada y a parir una camada tras otra sin descanso en un criadero ilegal de Gales.
La perrita había pasado la mayor parte de su vida encerrada en una jaula. Debido a la falta de ejercicio y la situación inhumada en la que se encontraba, sufría una deformidad en las caderas.
Lisa Garner se la llevó a su casa y, desde entonces, pretende sensibilizar a los ciudadanos contra el maltrato animal.Actualmente hay una cuenta en Instagram en honor a Lucy.
Murió en 2016. Durante tres años conoció la parte buena del ser humano y tuvo la vida que le fue arrebatada antes.

 

10 años ha tardado en ver la luz la Ley Lucy

5 de cárcel es la pena máxima por maltrato animal

30.000 quejas por comercio ilegal de cachorros en los últimos diez años

 

Pin It