1961539

Síguenos

Los perros también

detectan irradiaciones de calor

imperceptibles a los demás 

hocicoperroCalor

 

Que los perros tienen un olfato extraordinario es archiconocido. Su nariz es capaz de detectar drogas, explosivos, enfermedades, cadáveres, personas perdidas, billetes escondidos, veneno en los montes… pero resulta que también es capaz de detectar una radiación de calor imperceptible para el resto de seres vivos, según ha  descubierto un grupo de investigadores de la Universidad sueca de Lund y de la húngara de Eötvös Loránd, publicada en nature.com

Por Óscar REKALDE

 

Síguenos

Este descubrimiento abre una nueva vía para ampliar su adiestramiento en diferentes ámbitos en los que la irradiación de calor sea la principal característica a buscar. En plena pandemia del coronavirus, ¿se imaginan que un perro en un aeropuerto, en un lugar público, en una estación de tren o a la entrada de un supermercado sea capaz de marcar a las personas que irradian calor por estados febriles?

Aunque esta investigación tendrá que desarrollarse más en el futuro, por el momento explica cómo los perros con discapacidad visual, auditiva u olfativa pueden cazar con éxito, algo que tenía siempre inquietos a los investigadores por no encontrarle explicación ninguna.

El motivo de que tengan esa cualidad es que la nariz de los perros físicamente también es diferente al resto de los animales. La mayoría de los mamíferos tienen la piel desnuda y lisa en las puntas de las narices alrededor de las fosas nasales, un área llamada rhinarium.

 

Narices frías

Pero los rinarios de los perros son húmedos, más fríos que la temperatura ambiente y están dotados de nervios, lo que sugiere la capacidad de detectar no solo el olor, sino también el calor. “Presumimos que esta frialdad hace que el rinar del perro sea particularmente sensible al calor radiante”, señalan en su estudio.

“En perros mascota, canis familiaris, la temperatura del rinar sigue un patrón característico. Entre 30º y 15º centígrados de temperatura ambiente, esta parte de la nariz está aproximadamente 5º más fría, y con temperaturas más bajas como 0 ° el rinar de los perros puede llegar a estar a 8 grados. “La rica inervación del nervio trigémino sugiere una función sensorial”, matizan.

 

La capacidad de sentir calor débil e irradiante se conocía hasta ahora solo en una cantidad mínima de animales que lo usan para cazar a sus presas, como un tipo de escarabajos, ciertas serpientes y una especie de mamífero, el murciélago vampiro común.

“Con esto en mente, diseñamos dos series complementarias de experimentos para probar si los perros pueden sentir la radiación térmica. Entrenamos perros en señales débiles de radiación térmica en la Universidad de Lund, Suecia, en un paradigma de opción forzada de dos alternativas. En la Universidad Eötvös Loránd en Budapest, Hungría, realizamos experimentos de resonancia magnética funcional (fMRI) en perros despiertos para dilucidar dónde ocurre la actividad cerebral si los animales detectan una fuente de radiación térmica débil” explican los autores.

Sin ver ni oler

Para probar la idea, el grupo de investigadores de las dos universidades entrenaron a tres perros para que eligieran entre un objeto cálido (31° C) y un objeto a temperatura ambiente, cada uno ubicado a 1,6 metros de distancia. Los perros no podían ver ni oler la diferencia entre estos objetos. Los científicos solo podían detectar la diferencia tocando las superficies. Los primeros pasos en el entrenamiento fueron enseñarle al perro el funcionamiento de los controles deslizantes y hacer que se diera cuenta de que había una recompensa de comida accesible en el lado cálido.

Después del entrenamiento, los perros fueron evaluados en su habilidad en experimentos que denominan doble ciego. Los tres canes fueron capaces de marcar los objetos que emitían la radiación térmica débil, según indican en su trabajo publicado en nature.com.
Tras esta primera parte, los investigadores escanearon los cerebros de 13 perros de compañía que vivían con sus dueños: cinco golden retrievers, cuatro border collies, un pastor australiano y un chino con cresta y dos mestizos, de entre 1,5 y 10 años de edad. Ninguno de ellos tenía entrenamiento previo.

GuardianesJunio

 

 Radiación térmica

Se utilizó en un escáner de resonancia magnética funcional mientras presentaban a los perros objetos que emitían radiación térmica neutral o débil. La corteza somatosensorial izquierda en el cerebro de los perros, que suministra entradas desde la nariz, fue más sensible al estímulo térmico cálido que al neutro. Los científicos identificaron así un grupo de 14 vóxeles (píxeles 3D) en esta región de los hemisferios izquierdos de los perros, pero no encontraron ninguno de estos grupos en la derecha, y tampoco en ninguna parte del cerebro de los perros en respuesta al estímulo neutral.

De esta forma, los dos experimentos juntos muestran que los perros, como los murciélagos vampiros, pueden sentir puntos calientes débiles y que una región específica de sus cerebros se activa por esta radiación infrarroja, aseguran los científicos. “Nuestros resultados demuestran una modalidad sensorial hasta ahora no descubierta en una especie carnívora”.

En su opinión, los perros pudieron heredar la habilidad de su antepasado, el lobo gris, que puede usarlo para olfatear cuerpos calientes durante una cacería. “En esta investigación, utilizamos perros de varias razas y tamaños, así como dos enfoques experimentales diferentes y descubrimos que detectar la radiación térmica débil está dentro de las capacidades de la especie Canis familiaris”, concluyen.

¿Qué temperatura tiene una nariz canina?

5º menos tiene la nariz del perro cuando la temperatura ambiente está entre 15º y 30º

8º es la temperatura de la nariz del perro cuando hace 0º

 

Pin It