Tu revista canina

cabeceraLinea500

 

 

 

 

 

Síguenos

3006605

El pastor alemán que aporta un plus de calidad a la Policía Local de El Rincón

 

Rincon

 

 

Un pastor alemán negro de dos años es la envidia de las policías locales de los ayuntamientos de la Axarquía malagueña pero también es el “terror” de los habitantes de Rincón, mayores y menores, que ya saben que no pueden escapar a su agudo olfato.

 

Por Emer IGLESIAS

Síguenos

Locky desde que cumplió seis meses es el perro de la familia de David Bravo, un policía local de Rincón de la Victoria, Málaga, que ha mamado el amor por los perros desde pequeño. Primero, siguiendo a su padre, se inició en el mundo canino de la belleza, pero no tardó en introducirse en el de los perros de trabajo y tras mucho esfuerzo se hizo formador.

En su trabajo conocía bien su amor por los perros y su forma de trabajar, Juan Urdiales, que en cuando asumió el área de Seguridad Ciudadana y el mando operativo de la Policía Local de Rincón de la Victoria en junio de 2019 no dudó ni un ápice en atender las constantes peticiones de David.
“Yo lo había visto trabajar, y cuando asumo esta responsabilidad veo que la Unidad Canina se puede integrar en la nueva estructura creada dentro del grupo GON que trabajan de noche y están especializados en intervenciones policiales”, indica el jefe a LADRIDOS.
El nuevo responsable del mando operativo no duda ni un momento en que el proyecto es beneficioso para la localidad, pero aún faltaba un paso: había que presentar el proyecto al jefe de la Policía Local y al concejal.
Esta presentación no fue difícil para David, lo tenía muy claro: “Una Unidad Canina solo son beneficios, aportan un salto de calidad en las policías locales y llegan a sitios donde le es imposible llegar a un agente”, matiza el guía canino.

¿Y dónde llega un perro? Pues primero a detener el menudeo entre los menores. “Para controlar el menudeo o el pequeño tráfico sobre todo de los menores, que cada vez hay más que trapichean, nos vemos limitados para cachearlos, lo esconden en sus partes, en su cuerpo, en los tenis… nos es imposible llegar con la ley del menor, pero con un perro policía no tenemos que tocar a ningún menor”. 

También con un perro bien entrenado se hacen muchas actas. “Descubrimos sustancias en sitios que sin el perro estarían allí pero nunca las hubiésemos encontrado. Además de llevarlas en su cuerpo, las esconden en setos, en altura, en lugares imposibles de llegar para un policía, pero un perro con un simple venteo las descubre”, matiza Bravo.
Y dicho y hecho. David y Locky pasaron el “examen” de presentación ante jefes y políticos y la maquinaria se puso en marcha.
Locky, un perro negro de extraordinaria belleza, es propiedad de David Bravo y su uso se ha cedido al Ayuntamiento, lo que significa que el municipio corre con los gastos de mantenimiento y veterinarios.

Como este pastor alemán ha comenzado a trabajar como perro policía en plena pandemia, la mayor parte de su trabajo se ha centrado en controles por el cierre perimetral o el toque de queda.
“En el 80% de los controles de cierre perimetral ha trabajado David con el perro”, indica el segundo jefe de la Policía Local de Rincón, Juan Urdiales.

La efectividad de un perro en un cuerpo de seguridad es incontestable. “Desde que tenemos el perro, el 90 por ciento de las actas que se hacen son por la Unidad Canina, es una de las mejores herramientas de trabajo que puede llegar a tener una policía”, matiza David Bravo.
Por eso son la envidia de los municipios de la Axarquía malagueña. “Somos la única Policía Local en toda la Axarquía con Unidad Canina, y ya hay cinco ayuntamientos que nos han solicitado convenios de colaboración para que la Unidad Canina pueda trabajar en otros municipios”, matiza Urdiales.

El trabajo del agente David Bravo ha cambiado de forma radical, y para bien, desde que es guía canino. Sigue perteneciendo al grupo GON, pero ya no trabaja solo de noche. 
“A veces por la mañana o por la tarde, en institutos, botellones o controles, se modifica mi horario en función de la jefatura. Ahora hago funciones de policía local y también servicios especiales como unidad canina. Cuando vengo a trabajar traigo a Locky, si se ha programado algún servicio salimos, si no se queda en jefatura en una zona habilitada y entrenamos”, relata Bravo.
Pero el mayor cambio no ha venido de la población, que ya lo conoce y sabe que no puede trapichear como antes, sino de los propios policías locales compañeros de David. “Hay compañeros que no conocían lo que podía hacer una Unidad Canina y están alucinando del trabajo que hace el perro, no podían ni imaginar hasta qué punto podía llegar el perro a ser efectivo y de la función que realiza como agente canino, están impresionados. Ahora me ayudan a realizar prácticas los días que entreno aquí”.

El sueño de David

Llegar a formar una Unidad Canina en su municipio ha sido siempre un objetivo del instructor canino. Nunca ha dudado en mostrarle con pasión a su jefe, Juan Urdiales, su idea. La suerte hizo que Urdiales tomase la responsabilidad del mando operativo en junio de 2019 y ahí se comenzó a gestar el sueño de Bravo.

Preparó minuciosamente una presentación de su proyecto de Unidad Canina, que está colgada en la web del Ayuntamiento y cualquier vecino puede ver, y llegó la hora. Ante el concejal de Seguridad Ciudadana, el alcalde, el jefe de la Policía Local y Juan Urdiales, se deshizo en elogios con los pies en el suelo sobre las labores que los perros policía podrían implementar en su municipio.

Y mostró a Locky, un pastor alemán negro preparado a conciencia para llegar a ser perro policía. Cuando tenía seis meses, David lo recogió de un criador de Jerez. Lo eligió por sus capacidades y sus líneas de trabajo. Desde el mismo día que lo llevó a su casa comenzó a prepararlo. Lo primero una buena socialización. “Se le ha hecho una sociabilización muy grande, y de forma paralela comenzamos con la obediencia y fuimos metiéndole los olores. Se hace todo a la vez. Estuvimos trabajando alrededor de un año, y cuando tenía 18 meses ya estaba operativo”.
Pero aún le faltaba el último paso: convencer a jefes y políticos. Y así lo hizo en su exquisita presentación. Resultado: lágrimas, abrazos y emociones, trámites burocráticos y a los diez días Locky “graduado” como perro policía y David como guía canino.

Los datos

1 perro pastor alemán conforma la Unidad Canina de Rincón de la Victoria

1 guía canino dirige la Unidad, que ya se está planteando incorporar un segundo perro

 

La Unidad Canina de la Policía Local de Alcobendas, de las más populares de España

Dos perras de la Policía Local de Gerona buscan sustancias prohibidas

Dylan, malinois de la Unidad Canina de la Policía Local De Venturada mantiene a “raya” su municipio

Policía Local de Vera: al acecho de las sustancias

Pin It