2014053

Síguenos

 

Fin al caos en protectoras:

todos tendrán que formarse

protectora

Trabajar en una protectora animales no es sencillo. Es un tipo de voluntariado que exige mucha sensibilidad hacia los animales y dosis altas de superación y fortaleza. En el día a día tienen que enfrentarse a situaciones muy duras de abandono y maltrato y pueden acabar superados al ver la crueldad humana. El Gobierno ha regulado su formación en una normativa que está a punto de ver la luz.

Por Emer Iglesias

 

Síguenos

A falta de formación en este sector, en muchas ocasiones con más buena voluntad que preparación, es lo que ha llevado a las administraciones a demandar un sistema formativo específico que no deje a nadie atrás. El perfil del voluntario o trabajador de estos centros es muy heterogéneo, lo que hace difícil a veces unificar criterios de selección. Hay desde estudiantes que colaboran en sus ratos libres hasta jubilados, amas de casa, licenciados, profesionales del mundo canino, trabajadores de otros ámbitos, personas de baja, parados, todos dispuestos a ayudar a que los animales abandonados superen sus traumas y acaben adoptados en una familia que les dé afecto.

En algunos casos las propias protectoras, a pesar de estar superadas por el alto volumen de perros y gatos a los que atienden, sacan tiempo de debajo de las piedras y consiguen organizar cursos o sesiones de formación gratuitos para las personas que se acercan a colaborar. Pero esto es insuficiente.

A partir de ahora tanto responsables de estas entidades, como trabajadores o voluntarios, tendrán que adquirir y demostrar conocimientos específicos de distintas materias, como diferentes sistemas de recogida o captura de animales abandonados, programas de enriquecimiento ambiental y socialización, plagas y normativas sobre biocidas, sistemas de identificación y protocolos de actuación en casos de maltrato o métodos para buscar la mascota que mejor se adapte a cada adoptante, entre otros.

Para ello el Instituto de las Cualificaciones, INCUAL, ha preparado una formación de 420 horas para la venta, cría y custodia de animales, de las que 150 corresponden al personal no solo de protectoras, sino también a aquellos que tienen residencias caninas o felinas. La normativa, a la que ha tenido acceso LADRIDOS, pretende ofrecer una cualificación adecuada para potenciar el bienestar animal.

La normativa, totalmente desarrollada y a la espera de que el Gobierno dé el visto bueno final y se publique en el BOE, está destinada a profesionales que se dediquen a actividades como recoger animales abandonados tanto manualmente como con jaulas, lazos, cajas trampa o contacto protegido minimizando su estrés; al transporte del animal abandonado, a controlar el estado de las instalaciones; a atender a los animales alojados en centros; a alimentarlos;  a estimularlos mediante ejercicio, paseo, juego o enriquecimiento ambiental;  a comprobar su identificación;  y a asesorar a adoptantes sobre las responsabilidades asociadas a su tenencia.

El módulo formativo abarca estas ocho áreas cada una con su parte práctica. Además, a los alumnos, para conseguir su titulación, se les exige “Demostrar cierta autonomía en la resolución de pequeñas contingencias relacionadas con su actividad. Emplear tiempo y esfuerzo en ampliar conocimientos e información complementaria. Mantener una actitud asertiva, empática y conciliadora con los demás demostrando cordialidad y amabilidad en el trato. Demostrar interés y preocupación por atender satisfactoriamente las necesidades de los clientes. Trasmitir información con claridad, de manera ordenada, estructurada, clara y precisa respetando los canales establecidos en la organización. Y proponer alternativas con el objetivo de mejorar resultados”.

El docente que se acredite para impartir estas enseñanzas debe demostrar dominio de los conocimientos y las técnicas relacionados con la custodia de animales de compañía y otros animales en centros mediante de nivel 2 del INCUAL o de otras de superior nivel, o con tres años de experiencia. También debe demostrar competencia pedagógica acreditada.

Para impartir uno de estos cursos, las instalaciones para la parte teórica deben ser de un mínimo de 2 metros cuadrados por alumno y de 3m2 para la parte práctica.

1-Recogida, captura y transporte de animales abandonados a centros de protección animal, protectoras, residencias o guarderías.

Recepción de avisos referentes a animales abandonados. Organización, eficacia y seguridad de los trabajos. Tipos de métodos: físicos y de contención. Elementos de contención y captura. Manipulación de animales. Pautas para minimizar el estrés. Limpieza, desinfección y mantenimiento de materiales de contención y captura. Detección de deficiencias en sistemas de contención. Valoración inicial del animal. Lesiones vitales en animales recogidos. Señales de posible maltrato, abandono o falta de atención mínima. Sistemas de registro de maltrato animal.

2-Mantenimiento de instalaciones, recintos, estancias y materiales.

Control de la higiene de estancias interiores y de recintos exteriores. Protocolos de limpieza. Retirada de residuos. Recogida selectiva de residuos. Control periódico de peceras: detección de alteraciones. Limpieza y desinfección: materiales y vestuario. Sistemas de agua a presión para limpieza de recintos y estancias. Productos detergentes y desinfectantes. Equipos de protección individual. Limpieza y desinfección de comederos, mantas, material de quirófano y otros. Maquinaria para limpieza y desinfección: friegaplatos industrial, lavadora, secadora, autoclave. Revisión de cerramientos, puertas de comunicación, trampillas, jaulas, sistemas de retención, dormitorios y otras estancias. Registro de incidencias. Plagas: detección y erradicación. Instrumentos y equipos de protección individual. Normativa aplicable referente a gestión de residuos, prevención de riesgos, biocidas.


3-Atención a los animales alojados.

Detección en animales de signos compatibles con enfermedades o alteraciones de comportamiento. Control de condiciones ambientales. Control de bebederos. Control de equipos de refrigeración, congelación, monitorización. Atención a especies acuáticas: funcionamiento de filtros.

Reconocimientos veterinarios, pruebas analíticas, tratamientos médicos, tratamientos quirúrgicos.

Técnicas de asistencia al facultativo. Cambio de alojamiento a animales. Organización del trabajo.

Trabajo en equipo. Alojamiento de aves. Alimentos: conservación, preparación, normas de manipulación de alimentos. Distribución de agua y alimentos. Alimento no consumido y sistemas para su registro. Alimentos presentados en elementos de enriquecimiento ambiental. Programas de socialización y enriquecimiento ambiental. Elementos y objetos de enriquecimiento ambiental. Técnicas de estimulación para animales. Técnicas de entrenamiento. Registro de observaciones. Manejo de animales que presentan comportamientos agresivos.


4-Sistemas de identificación de animales y propietarios en relación con entrega de animales, apropiación indebida, maltrato o abandono animal repetido.

Sistemas de identificación de animales. Bases de datos de identificación animal. Organismos competentes para localización de propietarios. Causas de entrega de animales en centros de protección. Registro de datos del animal entregado. Documentación del animal: documentación sanitaria y documentación de identificación oficial. Maltrato y abandono animal. Apropiación indebida de animales. Protocolos de actuación

5-Adopción de animales de animales de compañía y otros animales.

Oferta de animales para adopción: canales de información. Obligaciones y responsabilidades del adoptante. Adaptación de la mascota a características personales del posible adoptante. Entrega de documentación asociada al nuevo propietario. Asesoramiento del adoptante sobre cuidados, rutinas, comportamiento, entre otros, de su mascota. Asesoramiento del adoptante sobre animales potencialmente peligrosos. Tenencia de animales potencialmente peligrosos: asesoramiento del posible adoptante y requisitos.

Pin It