Tu revista canina

cabeceraLinea500

 

 

 

 

 

Síguenos

3007119

“La perfección no existe, un perro siempre puede mejorar”

menchero

 

Salieron a rastrear con la tranquilidad de haber hecho los deberes antes de llegar a Lerma. Y el resultado lo dijo todo: 100 puntos, el máximo posible para Píxel, un pastor alemán negro que fue perfecto en la pista, aunque a Menchero le gusta decir que siempre se puede mejorar.  El rastro es la disciplina por excelencia que marca la selección de la raza, en este caso el perro de Alejandro demostró una pulcritud exquisita que según su guía es consecuencia de su forma de trabajar. Menchero viene de una familia de rastreadores, ha crecido entre la élite, ha mamado esta disciplina incluso desde el vientre de su madre, cuando ella guio a una pastor alemán en un campeonato con Alejandro ya en sus entrañas. Cuando tenía pocos años su padre ya lo llevaba a rastrear y dice con orgullo que es de quien aprendió todo lo que sabe y que le ha llevado a ser campeón sin rival.

Entrevista a Alejandro Menchero con Píxel / Campeones de España de rastro del Real Ceppa
Por Emer IGLESIAS /Fotos: Gretta Gunter

    

Síguenos

-Píxel de Parayas, 100 en el Campeonato Nacional de Rastro. Inmejorable, ¿no?
-Siempre se puede mejorar, porque la perfección no existe. Sin embargo, al juez le pareció un trabajo de 100 puntos y yo estoy enormemente satisfecho con el resultado. Tengamos en cuenta que la puntuación es subjetiva y el juez no solo considera la técnica y la presentación, sino también la sensación que le produce el perro. Píxel tiene unas cualidades innatas para esta disciplina.  Llegar al día con la técnica, el físico, la emoción y el instinto equilibrado es muy muy complicado. Salí muy emocionado de la pista.
-Cuéntenos un poco más de Píxel, ¿de dónde salió? Su palmarés…
-Pixel viene “de Parayas”.  Pedro Luis Gutiérrez, propietario del afijo, es uno de los mejores criadores de pastores alemanes del mundo. Píxel fue criado e iniciado en IGP por mi amigo Jose Miguel Vicente Granadero, quien me cedió el perro con el Nivel I y me dio la oportunidad de continuar su entrenamiento y disfrutar de sus cualidades para este deporte. Estoy enormemente agradecido. Píxel tiene un talento especial para la disciplina de rastreo. Tiene mucho instinto de búsqueda, buenos nervios y aprende con facilidad. Y siempre, en cada rastro, lo da todo. No ha bajado de la calificación de Excelente en ninguna de las pruebas que ha realizado. Estoy muy orgullosos de él.
-¿El rastro es la disciplina más selectiva?
-Yo diría que es muy decisiva. Sin una buena puntuación en rastreo, olvídate de posicionarte en los primeros puestos del Campeonato.
-¿Se cuenta demasiado con el factor suerte o meteorológico?
-Sin duda influyen el terreno, la climatología y, en general, los factores ambientales. Pero el perro ha de saber resolver problemas y superar dificultades imprevisibles y para eso es necesario que exista un sólido trabajo de fondo. Desde luego, la suerte influye.
-¿Cree que le falta reconocimiento y apoyo?
-No lo creo. De hecho, que exista el Campeonato Nacional de Rastreo es la prueba de que el Real CEPPA considera esta especialidad fundamental para la cría. Y, desde luego, el rastreo es una especialidad imprescindible para la selección de perros de utilidad de las Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.
-¿Es una disciplina alejada del público en general?
-No. Es una disciplina asequible para cualquier guía y para cualquier perro.
-Pero es totalmente desconocida para la gente en general...
-Sí, es cierto. Es una modalidad que se realiza en campo abierto. Esto hace que la afluencia de público sea poca, que las grabaciones de los campeonatos sea complicada, pero poco a poco hay más gente que la practica.  También hay que tener en cuenta la superficie donde se rastrea, depende de la zona donde residas tienes más o menos oportunidades de trabajarla, hay competidores que tienen que realizar 200 km para poder hacer un entrenamiento. No es mi caso.
Los terrenos donde se realiza esta disciplina son tierras labradas, sembradas o en hierba. Cada una es diferente y el perro tiene que adaptarse a las características del terreno.  Esto es lo que hace bonito el rastreo IGP.
-Incluso dentro de las competiciones caninas… ¿Cómo se sortea por este sector la gran dificultad de desplazamiento y seguimiento del rastro que se celebra siempre lejos de las pistas?
-Es un problema disponer de pistas homogéneas, con las mismas características para todos y cada uno de los perros de un Campeonato. Por eso, es muy de agradecer el esfuerzo que lleva a cabo la Organización para conseguir este propósito. Y no siempre resulta posible encontrar cerca del estadio grandes superficies de terreno aptas para la celebración del evento. También es muy importante la labor de los trazadores, los cuales tienen que dar la información correcta a nuestros perros para poder realizar la pista.
-¿Qué necesita un perro para ser un buen rastreador?
-Necesita instinto para permanecer en la pista, buenos nervios para resolver problemas, técnica para no perder punto, horas de trabajo para tener experiencia y físico para terminarla con la misma intensidad.
-¿Qué diferencia el rastro en el que Píxel es campeón indiscutible con el que estamos acostumbrados a ver en la tele donde un perro huele una prenda y sale como una moto en busca del dueño?
-El rastro IGP es muy particular. Durante la competición se valoran no solo las capacidades instintivas, sino también la adiestrabilidad. De forma natural el perro ventea, cambia el ritmo, es impreciso durante la búsqueda… En el rastreo de IGP, en cambio, el perro ha de ir concentrado, intenso, preciso, tranquilo y sin cambios de velocidad. El equilibrio de todo ello es lo que lleva a ser un perro Excelente en esta disciplina.
-Vienes de una saga de rastreadores, ¿cómo es crecer entre la élite?
-Es un privilegio estar entre los mejores. Mi padre, Arsenio Menchero, me llevaba a rastrear desde muy pequeño. De él he aprendido todo lo que sé. Y, realmente, mi primer rastreo de Campeonato fue en el vientre de mi madre, que presentaba una perra de pastor alemán llamada Bossanova. Nuestros amigos del mundo del perro me lo recuerdan con cariño. También he aprendido de los mejores guías del territorio nacional, los cuales me han dado la oportunidad de trazar a sus perros y aprender de cada uno de ellos.

-¿Cuándo empezaste en la competición canina?
-Presenté mi primer perro en una prueba de Club a los 10 años. Se llamaba Boran. Mi primera competición fue a los 14 años en una Selectiva Regional CEPPA, con Carlo.
-¿Cuántos perros has tenido y con cuántos has competido?
-He tenido 4 perros: Arco, Bogart, Xantal y Píxel. He competido con todos ellos. Con Xantal conseguí clasificarme hace dos años para el Mundial WUSV, al cual no pude ir por una lesión a 15 días del campeonato.
-Píxel no tiene rival en rastro, pero ¿para qué le sirve esa pulcritud en las búsquedas?
-Píxel es un gran perro. Y cada perro participante es siempre un rival a tener en cuenta y a respetar. Su pulcritud en rastro es la consecuencia de su forma de trabajar. Cada rastro le hace disfrutar y sentirse cada vez más capaz.
-Para llegar a ese nivel hay voces que critican que se lleva al perro al límite…
-Eso no es cierto. El verdadero adiestramiento implica no sobrepasar los límites del perro. El buen adiestramiento se basa en la paciente y continua progresión y en el máximo respeto al perro.
-¿Dónde queda el bienestar animal en esta disciplina?
-Como digo, el buen adiestramiento debe lograr que el perro se sienta más grande, más seguro, más fuerte, más capaz. Eso es bienestar animal.
-¿Nos falta conocimiento de lo que es realmente la competición canina?
-Cada vez hay más cultura de competición canina. Hay muchas disciplinas deportivas en el mundo del perro. El IGP es un modo de vida. Necesita mucho sacrificio.  Cuesta ver resultados pero lo bonito es el camino y disfrutar cada día.  Espero que, gracias al esfuerzo de los clubes caninos, se conozca más en el futuro este apasionante deporte.
-Y como sociedad, ¿nos falta cultura canina?
-Nos falta cultura canina. Sin embargo, cada vez hay más conciencia social con respecto al adiestramiento del perro.
-¿Qué le dirías a algún propietario que quiere que su perro sea un buen rastreador?
-Que trabaje. Y que lo pase bien cada vez que salga a entrenar con su perro en rastreo.
-¿Cualquier perro vale para esto?
-Cualquier perro rastrea. Pero como en cualquier deporte, el talento y el trabajo marcan el techo de cada uno.
-¿Cómo se inicia un perro en esta disciplina?
-Hay diferentes sistemas. Cada uno elegimos la que mejor se adapta a nuestras condiciones y nuestros canes.


-¿Qué entrenamiento y dedicación necesita?
-Cuanto más mejor. Se puede rastrear a diario.
-La vida de los perros es muchísimo más corta de lo que quisiéramos. Su vida en competición ¿no son muy pocos años para tanta preparación?
-Es así. Pero para guía y perro el tiempo de entrenamiento es el mejor empleado.
-¿Cuál es mejor rastreador, un pastor alemán o un malinois?
Mi raza es el pastor alemán. Cada raza y cada ejemplar tienen virtudes y defectos. Lo que hay que intentar es sacar el máximo partido de cada perro
-¿Su próxima parada?
-Ya estamos entrenando para el mundial del pastor alemán que se celebrará en Lerma en noviembre. Intentaremos darlo todo Píxel y yo.
-¿España da la talla a nivel mundial con esta raza o nos cuesta despuntar frente a otros países?
-España es ya, sin duda, una de las primeras potencias mundiales. Tenemos dos campeones del mundo: Pedro Luis Gutiérrez y Pierre Lamarie. También nuestro equipo nacional ha subido al pódium por equipos en más de una ocasión. Eso hace que todos los que practicamos este deporte entrenemos con un alto grado de exigencia y competitividad. Hay muy buenos competidores en España.

Un mal adiestramiento puede tener consecuencias nefastas

Los errores del adiestramiento

Un mal adiestramiento provoca caos y muerte en Afganistán

Pin It