Tu revista canina

cabeceraLinea500

 

 

 

 

 

Síguenos

3006457

La ley PAWS facilita la entrega de perros de terapia a exmilitares americanos

veteranos


El Senado americano aprobó en agosto, por fin, la primera ley que facilitará a los veteranos de guerra con problemas de salud mental perros de terapia. Hasta ahora solo contaban con canes de servicio los exmilitares con algún tipo de discapacidad.

Por Óscar REKALDE

   

Síguenos

Tras una década de paralizaciones, atascos burocráticos, legislaciones atascadas en rechazos por el color político, el 4 de agosto el Senado americano por unanimidad dio el visto bueno a la denominada Ley PAWS, Ley de Terapia para Veteranos por cachorros que Ayudan a los Militares Heridos.
De esta forma la legislación impulsada en su día por el exsenador Steve Stivers, republicano por Ohio, ha dado su último paso antes de que el presidente Biden firme y se promulga la nueva ley, que recibió el visto bueno en el Congreso el pasado mes de mayo.
En EE UU hay alrededor de 21,6 millones de veteranos, de los que casi dos son mujeres.
La ley autoriza al Secretario de Asuntos de Veteranos a crear un programa piloto sobre “terapia de adiestramiento canino basado en el prometedor ‘modelo de adiestramiento del adiestrador’, que proporcionará habilidades de adiestramiento canino y perros de servicio a los veteranos con enfermedades mentales, independientemente de si tiene problemas de movilidad”, indica Thom Tillis, senador que durante años ha trabajado por conseguir que la iniciativa de su compañero de partido Stivers viera la luz.
“Es un gran problema para los veteranos con trastorno de estrés postraumático. Creo que reducirá la tasa de suicidios y devolverá la vida a estos veteranos”, dijo Stivers, ahora director ejecutivo de la Cámara de Comercio de Ohio, a CQ Roll Call.
La legislación que ordena al Departamento de Asuntos de Veteranos, VA, ofrecer perros de servicio a los veteranos de manera más amplia ha estado en proceso desde 2010, cuando el exsenador Al Franken, demócrata por Minnesota, presentó un proyecto de ley que ordenaba al VA realizar un estudio piloto de tres años sobre los beneficios y viabilidad de utilizar perros de servicio para tratar el PTSD.
Pero ese estudio estuvo plagado de problemas organizativos y de informes y se detuvo durante dos años, después de lo cual el VA rediseñó y reinició el estudio. Los resultados, finalmente publicados en marzo de este año, fueron concluyentes: los veteranos con PTSD se beneficiarán enormemente de los perros de servicio.

Mientras tanto, otros esfuerzos legislativos para emparejar a los veteranos con perros de servicio se estancaron. La Cámara aprobó la Ley PAWS en el último Congreso, pero nunca ganó impulso en el Senado. Entre los oponentes estaba el VA, que citó la falta de evidencia científica para demostrar que los perros de servicio mejoran la salud mental de los veteranos con TEPT.
Este año, dice Stivers, los senadores Thom Tillis, RN.C., y Kyrsten Sinema, D-Ariz., fueron fundamentales para hacer avanzar el proyecto de ley.
 “Hoy es una victoria para los veteranos de nuestra nación que viven con afecciones de salud mental posteriores al despliegue. Desde que fui elegido para el Senado, he convertido en una prioridad hacer todo lo posible para combatir el suicidio de los veteranos, y esta legislación agrega otra llave en la caja de herramientas para nuestros hombres y mujeres que sirvieron”, dijo el Senador Tillis.  “Me enorgullece que pudiéramos llevar esta legislación bipartidista a la meta, y quiero agradecer al ex Rep. Stivers y a mis colegas en el Congreso por aprobar esta normativa que permitirá la terapia de adiestramiento canino para nuestros veteranos”.
 “La vida de muchos exmilitares con problemas de movilidad ha cambiado  -en algunos casos, salvada- por los perros de servicio”, dijo el Senador Cramer. “Nuestro proyecto de ley ampliará este tratamiento mediante el lanzamiento de un programa piloto para que los veteranos con problemas de salud mental, como la depresión, sean candidatos para recibir perros de servicio. Agradezco el apoyo de mis colegas y espero que el presidente lo firme”.
“Como general de división y excongresista que represento a 43.000 veteranos, he escuchado de innumerables personas que trabajar con un perro de servicio les ha dado su libertad”, expresó el  exrepresentante Steve Stivers.  “Estos hombres y mujeres lucharon para proteger el estilo de vida estadounidense: la capacidad de ir a trabajar, pasar tiempo con su familia, retribuir a sus comunidades. Con la Ley de Terapia de PAWS para Veteranos podemos asegurarnos de que puedan disfrutar de las cosas por las que lucharon. Estoy agradecido con la coalición bipartidista que ha apoyado esta legislación y me alegro de que se dirija al escritorio del presidente”.
“Las últimas 24 horas y la aprobación de la Ley PAWS por el Senado de los Estados Unidos representan muchos años de esfuerzo y sacrificio por parte de nuestros veteranos militares con discapacitadad en su lucha por el reconocimiento de los perros de servicio como una opción de tratamiento”, dijo Jeremiah Blocker, director ejecutivo de la Asociación de proveedores de perros de servicio para veteranos militares, el día que pasó el corte del Senado.  “Estamos agradecidos con los líderes del Congreso que apoyaron a nuestros veteranos al aprobar esta importante legislación. Se salvarán vidas de veteranos, mejorará la calidad de vida y se obtendrán resultados positivos con la aprobación de la Ley PAWS".
“Este es un gran paso para los miembros del servicio heridos y las organizaciones que los atienden”, dijo Amanda Baity, cofundadora y directora de operaciones de SemperK9 Assistance Dogs. “Estamos muy agradecidos por el arduo trabajo que han realizado nuestros defensores, los miembros del Congreso y su personal para hacer de esto una realidad y esperamos trabajar con VA para salvar las vidas de los militares en reserva”.
“Los veteranos que sufren heridas invisibles de guerra están ahora un paso más cerca de tener la oportunidad de buscar este tratamiento único y científicamente probado a través de VA”, dijo Bill McCabe, Director de Asuntos Legislativos de The Enlisted Association .

20 suicidios al día
Según un informe del Departamento de Asuntos de Veteranos, VA, el número de veteranos con afecciones de salud mental como trastorno de estrés postraumático (TEPT) y órdenes de consumo de sustancias ha aumentado a más del 40% en dos décadas y un promedio de 20 veteranos al día se suicidan al año.
El riesgo de suicidio entre los veteranos en relación con los civiles también aumentó en la última década y ya es un 21% más que en el resto de adultos civiles.
En cuanto al método usado para quitarse la vida, el más utilizado son las armas de fuego, con aproximadamente el 41% de mujeres y el 68% de los exmilitares hombres.
En cuanto a la edad, el mayor número de suicidios entre los hombres se observó en la banda de 50 a 69 años y entre los 18 y 29 años entre las mujeres.
“Nos alienta la aprobación de este proyecto de ley por ambas cámaras del Congreso como un primer paso integral en la lucha contra el suicidio de los veteranos”, dijo Rory Diamond, director ejecutivo de K9s For Warriors.
Los perros de servicio a veces pueden ayudar a los veteranos con PTSD mucho más que las técnicas de tratamiento estándar, que emplean una combinación de terapia y medicación. “Una vez que se sienten cómodos sabiendo que el perro está allí, los veteranos pueden ser más libres. Ayuda a calmar sus mentes”, dijo Lu Picard, cofundador de ECAD, una organización que entrena y empareja canes de servicio con personas que los necesitan. “Los perros pueden despertarlos de los terrores nocturnos, sacarlos de los flashbacks negativos. Y saben que con el perro nunca están solos ni son una carga para ningún otro ser humano. Eso es muy importante”, dijo Picard.
Los perros también pueden ser una protección contra el peor de los casos para los exmilitares con TEPT. “Si un veterano tiene un arma en la boca y ha perdido la esperanza, puede mirar al perro y decir: ‘Bueno, no puedo dejar al perro’”, dijo Cole Lyle, un veterano de la Infantería de Marina que fue emparejado con su perro de servicio, un pastor alemán llamado Kaya, después de su despliegue en Afganistán en 2011. Lyle dijo que los perros les dan a los veteranos que luchan con el trastorno de estrés postraumático un sentido a la vida que se les pueden perder cuando dejan el ejército. “Y no hay efectos secundarios negativos de un perro”, dijo.
Lyle, un ex asistente legislativo militar del senador Richard M. Burr, RN.C., ayudó a elaborar la versión original de la Ley PAWS.

Los datos

21,6 millones de veteranos hay en EE UU

2 millones de ellos son mujeres

 

 

Perros criados en la cárcel para mimar a los veteranos de guerra

Una labradora contra las secuelas del ataque al Capitolio

Pin It