2101670

Síguenos

chacaldorado

 

 Perros contra chacales dorados

Son la mejor baza para luchar contra la expansión de este depredador que desde Croacia, Bulgaria y Hungría se ha colado ya en Italia y Francia y se acerca a España. Un estudio realizado por la Universidad de Viena, Austria, y del Instituto de Investigación Forestal de Friburgo, Alemania,  certifica los beneficios de usar perros adiestrados para encontrar excrementos de chacal dorado, un depredador que ha encendido  las alarmas de biólogos ante su imparable extensión en Europa.

Por M. ARAMBARRI

Síguenos
 

Según Jennifer Hatlauf , y Felix Böcker, coautores de esta investigación, “Como el seguimiento genético de los chacales dorados se hace a través de la recolección de excrementos, la distinción entre los de chacal y los de especies afines como el zorro rojo es crucial ya que si se hace incorrectamente, puede falsificar los estudios dietéticos o aumentar los costos de los análisis de ADN”.
Esto les llevó a probar si realmente perros entrenados al efecto serían capaces de descubrir en qué zonas hay excrementos de los chacales dorados sin confundirse con restos de otros tipos de chacal o de otros mamíferos como lobos, zorros o jabalíes.
Para ello utilizaron perros entrenados para localizar e identificar excrementos de chacal dorado en un área de 133 km de matorral denso de Hungría donde ya se había comprobado la presencia de esta especie mediante monitoreo bioacústico. Dos binomios guía-perro fueron capaces de encontrar 34 supuestos excrementos de chacales dorados, de los que 26 fueron analizados genéticamente y 19 se atribuyeron a 13 chacales dorados individuales, 8 machos y 5 hembras, lo que significa una tasa de precisión del 73%.
La conclusión de los especialistas en Investigación en Biología Integrativa y Biodiversidad, es que “los perros detectores pueden diferenciar con éxito las heces del chacal dorado de otras especies por lo que son una herramienta más fiable incluso que las pruebas de estimulación bioacústica utilizadas hasta ahora”.
Según los resultados del estudio, se consiguió una muestra de chacal dorado por cada 7 km o 2,88 h de trabajo de campo lo que indica que el esfuerzo de trabajo de los equipos humano-perro fue relativamente alto en comparación con las encuestas bioacústicas, donde se requirió 1 h por respuesta positiva.
Por ello, el equipo de Austria y Alemania matiza que los perros no pueden suplantar a los métodos tradicionales y enfatizan que “la combinación de ambos métodos se presenta como la mejor fórmula para descubrir las estructuras familiares y el parentesco de los chacales dorados, además de que hay que tener en cuenta que los perros detectores descubrieron e identificaron excrementos ocultos fuera del camino que son difíciles de encontrar para los humanos”.
La conclusión es que si el único objetivo es confirmar la presencia de chacal dorado en un área, el uso exclusivo de estimulación bioacústica sigue siendo el método más eficiente y rentable. Pero existencia de perros para encontrar excrementos de chacal facilitan que se puedan investigar de manera más efectiva aspectos de la biología y ecología del chacal, como la dieta, el uso del hábitat, el tamaño del territorio, las estructuras familiares y el parentesco y su equilibrio hormonal.

Lugar de investigación

El estudio se realizó entre noviembre de 2018 cerca del lago Velence en Fejér, en Hungría. Es una zona elevada de 140 a 281 metros sobre el nivel del mar. La capa de nieve máxima en estas áreas es de 20 cm, la precipitación media es de 525 mm por año con poca variación y la temperatura media es de 11 ° C. La textura del suelo se compone principalmente de franco o franco arcilloso y las “herbáceas” (más del 35%) y las “tierras de cultivo (de secano)” (más del 20%) son los dos tipos de cobertura del suelo más destacados. En cuanto a la vegetación, los árboles latifoliados dominan la parte norte del frente a los pastizales en la parte sur. Los principales cultivos en ambas partes son maíz, soja, colza y trigo.

Entrenamiento

Los perros entrenados utilizados en este estudio fueron una hembra labrador retriever de 11 años y otra cruce de pastor alemán-collie-labrador retriever de siete años. Ambos perros, con experiencia previa en la detección de excrementos de lobo, fueron entrenados durante 12 meses para detectar el olor de las heces del chacal dorado e indicárselo a sus guías. Se dispuso de muestras de 15 chacales dorados en cautiverio de diferentes sexos y edades. Las muestras de entrenamiento se almacenaron congeladas a -18 ° C y se descongelaron específicamente para el entrenamiento. Dado que los procesos de descomposición y el clima influyen en las muestras en la naturaleza y, por lo tanto, en el olor de las especies objetivo, las muestras de entrenamiento también se expusieron a diferentes condiciones climáticas (por ejemplo, sol y lluvia) y se usaron en diferentes niveles de descomposición. Esto se hizo para ofrecer a los perros el olor de la especie objetivo de tantas formas como fuera posible. Después del primer acondicionamiento básico, se presentaron a los perros excrementos de otras especies además del olor que debían detectar para lograr una distinción entre olores tentadores y el de los chacales dorados.
Durante el entrenamiento simularon la situación en el campo de la manera más realista posible, incluido el entrenamiento al aire libre en paisajes similares. Las repeticiones regulares de la formación básica se llevaron a cabo de forma continua, y antes de cada despliegue en el campo (períodos de estudio 1 y 2), se intensificó la formación, incluido el entrenamiento al aire libre en paisajes similares.

Pin It