2011825

Síguenos

¿Desaparecerá o no

la Ley de perros peligrosos?

american

Es una legislación obsoleta y la más rechazada en el mundo del perro. Su modificación o derogación está sobre la mesa, pero los vaivenes de la Dirección General de Derechos de los Animales intentando contentar a todos ha avivado la polémica y la euforia se ha desinflado.

Desde 1999 rige en nuestro país una ley que estigmatiza unas razas de perros frente a otras. Es la llamada Ley 50/1999, de 23 de diciembre, sobre el régimen jurídico de la tenencia de animales potencialmente peligrosos, que fue desarrollada por el Real Decreto 287/2002, de 22 de marzo, en el que se empeoraron las cosas al establecerse “el catálogo de los animales de la especie canina que pueden ser incluidos dentro de la categoría de animales potencialmente peligrosos”. Un listado de ocho razas: pit bull terrier, staffordshire bull terrier, american staffordshire  terrier, rottweiler, dogo argentino, fila brasileiro, tosa inu y akita inu, que desde entonces están marginadas. Ahora, 20 años después, la posibilidad de modificarla o derogarla está sobre la mesa.

Por Emer IGLESIAS

  

Síguenos

Aunque en el Decreto se incluyó un párrafo que aseguraba que “en la tramitación han sido consultadas las Comunidades Autónomas y las entidades representativas del sector”, lo cierto es que los profesionales del mundo del perro siempre se han quejado de que no les preguntó o de que se hizo caso omiso de sus recomendaciones y denuncian hasta la saciedad que prácticamente solo se tuvo en cuenta la propuesta del entonces presidente de la Real Sociedad Canina, Manuel Marín, que a la sazón era también presidente del Club del Pastor Alemán, quién envió una carta al Ministerio de Agricultura con un listado de las 14 razas que, a su juicio, eran “peligrosas”.

Desde que entró en vigor la Ley, las quejas son generalizadas. Hay numerosos grupos muy activos desde el minuto cero que piden de todas las formas posibles su derogación, pero ningún Gobierno, hasta el momento, les hizo caso. Además, las Comunidades Autónomas, haciendo uso de sus competencias, desarrollaron sus propias leyes de tenencia de animales potencialmente peligrosos, y algunas de ellas incluso incluyeron más razas hasta llegar a un total de 17, en unos territorios u otros, condenadas al infierno, es decir, las 14 que en su día indicó Manuel Martín al Ministerio de Agricultura y otras tres más que por carambola también entraron en algún saco de perros peligrosos.

La Dirección General de Derechos de los Animales, que depende de Vicepresidencia del Gobierno ha anunciado en multitud de ocasiones desde que llegó Podemos al Gobierno que está redactando una Ley de Protección Animal, y en sus redes sociales comparte un día sí y otro también reuniones con diferentes representantes del mundo animal para recoger las inquietudes y propuestas del sector.

Casi todos, por no decir todos, han transmitido su petición de que se modifique o derogue esta ley por su inoperancia y sus resultados nefastos hacia unas razas de perros condenadas al ostracismo. Tras encuentros unilaterales con el director general Sergio García, mesas redondas sobre el futuro del mundo animal, debates sobre las razas PPP, declaraciones de García en los medios de comunicación, conferencias en streaming y participación en todas las plataformas a las que ha sido invitado, la euforia de muchos se ha desatado en sus perfiles de las redes sociales y cualquier post con las palabras la derogación de la ley de razas PPP se comparte como la espuma.

¿Pero será una realidad la tan ansiada derogación? Desde LADRIDOS hemos recabado la información de diferentes sectores para poder transmitir cuál es la realidad de esta afirmación.

¿Reforma o derogación?

En primer lugar, cómo no, hablamos con el propio Sergio García, quién de forma taxativa señaló que “Se reformará en casi su totalidad, todos los profesionales y colectivos han determinado que en 20 años de su aprobación no ha ayudado nada a reducir posibles ataques y además supone una exclusión de una serie de razas que no tienen por qué ser las que más problemas de ataques generen”.

Lo primero que nos ha aclarado es que el Gobierno lo que plantea no es una derogación de la citada Ley, sino una reforma, más o menos amplia, pero reforma. El objetivo de Derechos de los Animales es hacer una ley general sobre protección de los animales, una ley marco estatal de bienestar de los animales.

Hay que tener en cuenta que las competencias en materia de bienestar animal están transferidas a las Comunidades autónomas, por lo que si la ley marco que se haga a nivel nacional no habla de razas potencialmente peligrosas, no significa necesariamente que las comunidades autónomas renuncien a sus propias leyes. Una ley marco es de cumplimiento para las administraciones inferiores, pero para derogar las de las regiones debe incluirlo taxativamente en el texto al final.

Solo base para autonomías

“La nueva ley puede incluir que se deroga tal o cual ley sobre los animales, que hay varias, e incluso puede derogar las de las comunidades autónomas, o artículos concretos, como los referidos a las razas PPP, lo debe explicitar para tener efecto”, explica a LADRIDOS, la abogada especialista en derecho animal, Rosario Monter.

Es decir, que una nueva ley que hable de respeto a los animales de compañía, a todos, y no haga mención alguna a razas caninas sería una redacción insuficiente a juicio de los juristas. ¿Entonces sería necesario volver a nombrar determinadas razas? No, lo imprescindible sería que se prohibiese catalogar a cualquier raza canina como de animales potencialmente peligrosos, lo que obligaría a las comunidades autónomas, como mínimo, a adaptar sus textos legislativos. No hay que olvidar que algunas autonomías ampliaron en su día la lista, ya que nada lo prohibía. La ley marco les obligaba a mantener a esas ocho razas iniciales, y cada una hizo de su capa un sayo y al final acabaron siendo 18 las razas estigmatizadas por “agresivas”.

Legislación preventiva

Según Sergio García, la idea de su departamento es llegar, dentro de lo que el marco les permite, a una legislación preventiva referente a todos los perros. “Planteamos una reforma que sea realmente preventiva y que de verdad incida en el conocimiento preventivo del comportamiento de los perros, pero todos los perros, no solo algunas razas. Esto estará incluido en la ley General”, matizan desde la dirección de Derechos de los Animales.

La afirmación “el conocimiento preventivo del comportamiento de los perros” no es visto por igual desde todos los sectores. Lo lógico es que la referencia sea a una educación o formación de los ciudadanos sobre los cuidados y las necesidades del perro, pero desde grupos críticos “a muerte” contra la ley de razas se ha puesto el grito en el cielo al considerar que de nuevo se va a hacer caso a las sociedades caninas, especialmente a la RSCE, que ha puesto al servicio del Gobierno sus pruebas de sociabilidad para que se extiendan a todos los propietarios de canes.

Sistema semáforo

De hecho, en una de las intervenciones de Sergio García, grabada en vídeo, habla de la implantación de un sistema por colores, denominado sistema semáforo, en el que los perros se tendrán que someter a evaluaciones para demostrar que son sociables y obtener así el color verde. En esta “idea”, los perros PPP comenzarán estando en el rojo, mientras que los demás nacerán en el ámbar. Lo que ha creado la indignación de grupos que llevan más de 20 años trabajando porque de una vez por todas se acabe con la discriminación de estas razas catalogadas y se han desvinculado totalmente de la futura ley de protección animal que prepara Podemos.

Profesionales, criadores, veterinarios, grupos de lucha por la derogación de la Ley PPP, sociedades caninas, asociaciones animalistas, refugios de reeducación de individuos de estas razas estigmatizadas, organizaciones veterinarias o clubs de raza, muestran su opinión sobre la denostada Ley PPP y cómo debería ser modificada.

Razas catalogadas como PPP:

Akita inu

American staffordshire  terrier

Dogo argentino

fila brasileiro

Pit bull terrier

Rottweiler

Staffordshire bull terrier

Tosa inu

Añadidas en Comunidades Autónomas:

American bully (Andalucía)

Bóxer (Cantabria)

Bullmastiff (Cantabria, Cataluña, Galicia, Comunidad Valenciana y Extremadura)

Dóberman (Andalucía, Cataluña, Galicia, Comunidad Valenciana, Cantabria y Extremadura)

Dogo de Burdeos (Cantabria, Cataluña, Galicia, Comunidad Valenciana, Extremadura y Melilla)

Dogo del Tíbet (Cantabria, Castilla y León, Galicia y Melilla)

Mastín napolitano (Cantabria, Cataluña, Galicia, Comunidad Valenciana, Extremadura y Melilla)

Presa canario (Cantabria, Cataluña, Galicia, Comunidad Valenciana, Extremadura y Melilla)

Presa mallorquín (Cantabria, Galicia, Comunidad Valenciana y en Melilla)

 

¿Quieres tener este amplio informe sobre la Ley PPP en PDF de forma gratuita? Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Pin It