2017749

Síguenos

El corazón de los perros de trabajo,

en riesgo por su elevada excitación

PerrosTrabajo

Los perros de búsqueda y rescate tienen un gran impacto social debido a la valiosa ayuda para encontrar supervivientes durante eventos. En los últimos años, las competencias dedicadas a los perros de trabajo se han expandido enormemente para seleccionar a los mejores individuos caninos para la actividad de Búsqueda y Rescate (SAR). Aunque las habilidades como la obediencia, el vínculo con el guía y la detección del olor humano son particularmente importantes en esta categoría, estos perros atletas necesitan una aptitud física adecuada para cubrir amplias áreas de tierra cuando realizan búsquedas, incluso en condiciones adversas. Su afán por agradar al guía provoca el “efecto eureka”.

Por Óscar REKALDE

 

Síguenos

Un grupo de investigadores de centros y universidades de Italia y de Gran Canaria ha realizado un estudio para comprobar las aptitudes físicas de estos perros. Para ello analizaron tres cambios fisiológicos en los canes: el pulso, la temperatura y la respiración antes y después de realizar su actividad de trabajo.

Según los investigadores, “los cambios fisiológicos (frecuencia del pulso, frecuencia respiratoria y temperatura rectal) inducidos por el ejercicio generalmente se estudian como índices de aptitud física”.

El objetivo del estudio fue investigar cómo podrían modificarse estos parámetros fisiológicos en un grupo de perros de trabajo entrenados en tres campos diferentes (escombros, búsqueda en el campo, obediencia), para evaluar qué parámetro indica mejor la respuesta del perro al ejercicio. Los animales fueron monitoreados en reposo, así como inmediatamente antes y después de la sesión de trabajo. La frecuencia del pulso aumentó en todas las situaciones, incluso en la fase previa a realizar el trabajo. La frecuencia respiratoria aumentó significativamente después de la competencia en los tres campos, mientras que la temperatura rectal aumentó solo después de buscar escombros o realizar actividades de obediencia.

El equipo de trabajo indica que la aptitud física se define como “la capacidad del cuerpo para mantener el equilibrio fisiológico interno lo más cerca posible del estado de reposo durante el esfuerzo físico y restablecer rápidamente el equilibrio alterado después del ejercicio”.

Esto significa que para evaluar, fisiológicamente, a los perros que hacen algún trabajo es necesario medir las tres contantes: ritmo del corazón, temperatura y frecuencia de respiración tanto antes como durante y después de los ejercicios. Estos índices son, por tanto, los que marcan la aptitud física del perro.

Para ello, los investigadores Mirella Lopedote, Simona Valentini, Vincenzo Musella, José Manuel Vilar y Giuseppe Spinella analizaron los tres parámetros en nueve perros de diferentes razas: labrador, pastor belga malinois, pastor alemán y mestizo. Todos los animales fueron mantenidos bajo un enfoque de entrenamiento similar (4 días por semana) y alimentados con pienso para perros adultos.

Como principal conclusión el equipo marca que “La frecuencia cardíaca fue el parámetro más condicionado por el ejercicio y, probablemente, el más útil para evaluar la predisposición canina y la respuesta al trabajo. La frecuencia respiratoria y la temperatura rectal se vieron más afectadas por las variables ambientales”.

El pulso, la respiración y la temperatura fueron monitoreados para cada perro en reposo (en casa 24 h antes de la competencia), y antes (dentro de los 5 minutos antes de la actividad) y después de la sesión de trabajo (dentro de los 5 minutos). La temperatura ambiental y la humedad también se registraron.

El ritmo cardíaco fue el único parámetro que aumentó en las fases de búsqueda previas a los escombros y campo abierto, lo que refleja una respuesta anticipada a la emoción relacionada con la intensidad del ejercicio, independientemente de las condiciones ambientales.

Esta respuesta fisiológica probablemente se debió a la secreción de adrenalina, que anticipa una actividad física intensa, a través de la activación del sistema nervioso simpático y el eje hipotalámico-hipofisario-adrenal por la hormona cortisol. Esta respuesta emocional también se conoce como el “efecto Eureka”. Un aumento anticipatorio del cortisol antes de la competición deportiva es fundamental para preparar al atleta para las demandas psicológicas y fisiológicas, y se ha sugerido que afecta en gran medida el rendimiento deportivo a través de su influencia en los procesos cognitivos.

Indicador de estrés

La variabilidad de la frecuencia cardíaca refleja los cambios del equilibrio simpático-parasimpático del sistema nervioso autónomo (SNA) en respuesta a estímulos externos, como un indicador de estrés y bienestar animal.

En comparación con los resultados del pulso, la respiración y la temperatura fueron influenciados por el esfuerzo físico y los parámetros ambientales. “De hecho, no se observaron aumentos significativos en las fases previas a la actividad en comparación con el reposo, a excepción de la actividad de obediencia, en la que se registró una mayor humedad relativa. En particular, la frecuencia de la respiración mostró un aumento significativo después de las tres actividades diferentes en comparación con las fases de descanso y precompetencia”.

La frecuencia respiratoria aumenta durante e inmediatamente después del ejercicio para compensar la mayor necesidad de oxígeno que se requiere para liberar energía. La exhalación conduce a expulsar el dióxido de carbono y los productos de desecho de la respiración.

“Los resultados de nuestro estudio sugirieron que los aumentos de la frecuencia del pulso en los perros de trabajo se deben en gran medida a la respuesta anticipada a la excitación relacionada con la competencia en la fase previa a la actividad y al esfuerzo físico en la fase posterior a la actividad”.

Dos hectáreas

Cada perro realizó una búsqueda en el campo durante unos veinte minutos en un área de dos hectáreas, incluyendo montículos de 15 m de altura, formados por material arenoso estabilizado y montones de escombros y cemento, grandes charcos de barro, suelo fangoso y arenoso. Los perros tenían que encontrar o señalar dos “walk-ons simulando víctimas”. La búsqueda de escombros duró un máximo de 20 minutos y, también en este paso, el perro debería haber rastreado dos caminatas. Parte de los escombros estaba estructurada como un laberinto, donde el perro tenía que pasar entre las tuberías y las redes sobre una superficie de ladrillo rojo inestable para llegar a la pasarela. La otra parte se desarrolló verticalmente con vigas de hormigón altamente inestables con un efecto similar al “ juego” de Shanghai.

La actividad de obediencia consistía en caminar con guía, caminar y detenerse, la capacidad de corregir la indiferencia a la presencia de otros perros y caminar alrededor de ellos, y la indiferencia a las señales particularmente fuertes. Esta actividad específica duró un máximo de 15 min.

Pin It