Tu revista canina

cabeceraLinea500

 

 

 

 

 

Síguenos

3007119

La transformación de un perro abandonado en agente local en La Carlota

lacarlota

La Carlota, un municipio cordobés de apenas 80 km2 y 14.000 habitantes, ha dado un salto cualitativo en la lucha contra las drogas: ha llegado Rambo, un pastor alemán que junto a su guía Tomé detecta sustancias en todas las redadas que realiza

 

Por Emer IGLESIAS

 

Síguenos

Son las doce de la mañana y el calor ya se hace notar en esta localidad situada en la campiña cordobesa en la comarca del Valle Medio del Guadalquivir. En pleno centro, una furgoneta rotulada de la Policía Local con un emblema de Unidad Canina transporta al “agente” más novato del cuerpo: Rambo, un pastor alemán de dos años y medio que ha sido reeducado con éxito, baja como una moto y a la orden de búsqueda de su guía no tarda ni diez segundos en quedarse como una estatua delante de un tarrito con sustancia escondido en el vehículo.

Recibe su mordedor como premio y continúa mirando a Tomé esperando alguna orden. Quiere buscar una y otra vez para alcanzar su juguete como recompensa. Esta vez la droga está escondida en la raíz de un árbol y Rambo, ajeno al sol que ya cae con justicia, se tumba junto al tronco. Misión cumplida, ahora toca el premio y las felicitaciones de su mejor amigo, el guía canino de la Policía Local de La Carlota que se tituló en enero de 2020.
Pero llegar hasta aquí, con esta efectividad del 100 por cien, no ha sido fácil, y cuanto menos, rápido.
Bartolomé Jiménez propuso a su jefe y al concejal encargado de la Seguridad Ciudadana en 2019 crear una Unidad Canina en el municipio. Le dijeron que sí, pero que debía hacer el curso pertinente y habilitarse como guía canino. Y se puso manos a la obra.

Lo primero fue buscar a un perro que pudiese ser idóneo para convertirse en agente local de cuatro patas. A través de un amigo descubrió a Rambo en una protectora de Alicante, y aunque parecía un animal difícil, no dudó en llevarlo para casa.
“En octubre de 2019 cogí un perro con carácter, sin adiestrar, que se estresaba fuera del canil”, indica Tomé a LADRIDOS.
Como perro en protectora que provenía de algún abandono, su carácter no era fácil aunque se le veía potencial. “Es todo un personaje, venía hecho polvo con un mordedor entre los dientes que no había forma de quitárselo, era muy posesivo”, añade su guía que ahora tanto uno como otro de este binomio, darían su vida por su compañero.
“Los primeros días mantiene las distancias. Yo hice las presentaciones en mi casa y enseguida comenzó hasta a jugar con los cachorros. Pero tienes que tener experiencia, no es un perro para cualquiera, siempre intenta estar por encima”.

Durante cinco meses Jiménez realizó sus estudios en La Escuela de Policía Local Villa de Los Barrios, Concertada con la ESPA (Escuela de Seguridad Pública de Andalucía), donde se “graduó” en enero de 2020.
Con perro y guía listos para trabajar comenzó el papeleo y la burocracia para culminar en una Unidad Canina que lleva seis meses operativa con un éxito rotundo. “Antes se hacía un acta cada 5 o 6 meses, ahora se hacen dos o tres cada vez que salimos con el perro, que suele trabajar unas dos veces en semana”, matiza Bartolomé.

Rambo es de Tomé, vive en su casa con su familia y más perros sin ningún problema. Para poder trabajar de agente canino tiene cedido el uso al Ayuntamiento, y es de los pocos municipios en que los gastos de manutención del animal corren a cargo del propio guía.
Tras seis meses de servicio, ya se ha hecho famoso en la localidad. “Cuando entro de servicio, viene conmigo. Lo primero que hago es sacarlo a hacer sus necesidades y ya está operativo. En los turnos de mañana nos centramos más en los Institutos y alrededores, por la tarde en los parques y jardines o lugares donde puede haber concentración de jóvenes y cuando trabaja de noche en los puntos de ocio nocturno. También participa en controles de vehículos”, en los que siempre van, como mínimo, dos policías y el perro, relata el guía canino.

Rambo sabe detectar diferentes sustancias como hachís, marihuana, anfetaminas, heroína, cocaína y sus derivados. Los jóvenes lo que más suelen llevar encima para consumo es marihuana, los adultos están más relacionados con la cocaína y heroína y las anfetaminas están más unidas a las fiestas.

Desde que este pastor alemán está trabajando en este lugar de la campiña cordobesa la primera consecuencia es que “en los operativos tienes la seguridad de que no te dejas nada atrás”. Pero, además de en efectividad, se ha ganado en pulcritud: “No tienes que invadir la intimidad de las personas, que de otra forma con cacheos, por ejemplo, puede derivar en otras actuaciones más conflictivas”, y también en tranquilidad “Si pasas el perro y no marca, ya te despreocupas”.
El sistema de marcaje es el conocido como “marcaje lapa”, ya presente en casi todas las policías locales de nuestro país donde hay Unidad Canina. “Es un sistema que no es invasivo, no hace daño a vehículos ni a personas ni a nada, no da ningún problema”.

Y ¿cuál es el sueño de este guía con su perro una vez materializada la Unidad Canina? Pues dar un paso más y poner en conocimiento de los Juzgados que tienen esa Unidad Canina disponible para operativos de búsquedas y rastreos en domicilios, donde por ahora no ha entrado nunca. 

Los datos

1 perro y un guía conforman la Unidad Canina de La Carlota

2,5 años tiene el pastor alemán

2019 fue rescatado en una protectora de Alicante

5 sustancias detecta Rambo: cocaína, heroína, anfetaminas, hachís, marihuana y los derivados de todas ellas

2-3 actas cada vez que sale el perro a trabajar

 

La Unidad Canina de la Policía Local de Alcobendas, de las más populares de España
Dos perras de la Policía Local de Gerona buscan sustancias prohibidas
La Unidad Canina de la Policía Local de Algete amplía la familia con un macho de springer spaniel
Dylan, malinois de la Unidad Canina de la Policía Local De Venturada mantiene a “raya” su municipio

Pin It