1961635

Síguenos

 

Un taxi para mi mascota 

TAXIGUAU 4

Dos taxistas, con dos iniciativas independientes, vieron en el sector de la mascota un hueco sin cubrir a la hora del traslado del dueño con su peludo. Ambos, propietarios de perro, veían las dificultades cuando tenían que desplazarse al veterinario o de vacaciones sin demasiadas opciones. Para este servicio se necesita algo que ambos taxistas han demostrado tener: amor por los animales, paciencia y comprensión con los mínimos inconvenientes que puedan generar sus traslados.

Por Miguel PELE

 

Síguenos

A comienzos de 2014 surgió esta idea en Zaragoza y así nació Taxiguau, como nos cuenta Jaime, uno de los actuales conductores de taxis que admiten mascota y cuya idea se encuentra disponible ya en 13 ciudades españolas. “Veía que había una necesidad que cubrir y yo quería que la gente que lleva su mascota viajase tranquila, sin preocuparse por si soltaba pelo o si vomitaba”.

Un caso similar es el de Mario con Masco-Taxi, cuya iniciativa surgió en Madrid, donde además de varios millones de habitantes y muchísimas mascotas, hay una flota de taxis superior a dieciséis mil. Comenzó hace cinco años, se le unieron algunos compañeros, hasta llegar a la veintena, de los que quedan la mitad.

Para trasladarlos, el cliente decide si es en el transportín, en el asiento anclado al arnés que dispone el taxista o en el maletero. “Estoy muy satisfecho con este trabajo ya que es un tipo de cliente muy agradecido, la mascota no suele dar ningún problema. Acabo de hacer un servicio, paré a pasarle el cepillo a la mantita, echarle un poco de amoniaco y a seguir trabajando”, aclara Mario.

Los dos llevan la manta protectora, los enganches, las chuches… en el maletero, como hacían habitualmente con su perro. Aceptan cualquier tipo de mascota, raza, peso y “no le voy a decir nada si el perro vomita, para que el cliente vaya tranquilo”, comenta Jaime. Poner o quitar las mantas son escasos minutos y luego hay que hacer una pequeña limpieza por si cae algún pelo y evitar olores o alergias. “¿Este es un taxi para perros? Pues aquí no huele a perro”, le dice un cliente. Y esa es la idea, que cualquier usuario encuentre el taxi impoluto, ya se use para personas o estas acompañadas de sus mascotas.

En Zaragoza aumentaron las peticiones y Jaime buscó a más compañeros, con el requisito de que le gustasen los animales. Se dio a conocer en las redes sociales y al ver demanda en otras provincias, le llevó a contactar con taxistas y abrir nuevos puntos por España. Así, por ejemplo, en Sevilla hay 15 y en Zaragoza 8. En cada una de las ciudades hay un responsable y es el que canaliza los servicios, aunque piensa que se podría gestionar con centralita.

En Madrid, Mario cuenta con 8 o 10 compañeros taxistas. “Esta cantidad es como una miga en una mesa de 50 metros cuadrados. No quiero promocionarme más porque no podría atender todos los servicios, pero sí pido que se haga reserva para el día siguiente”. Van a comenzar en breve con una App porque quieren ofertar este servicio también en Valencia.

Con el Covid y la limitación de movilidad Jaime también ha realizado servicios de llevar cachorros desde los criaderos a los propietarios que los adquirían, con servisio de puerta a puerta. En cuanto a traslados que realizan “aquí, en Zaragoza, antes del Covid, entre 300 y 400 servicios con mascotas al mes, resultado de tener 6 años de experiencia en el sector”.

Los trayectos suelen ser dentro de la ciudad, “recientemente llevé a un perro a una empresa de transporte para que lo llevase a Galicia, a clínicas veterinarias, también entre domicilios… Pero al ser capital de Estado surgen otros como recibir “un perro que viene de Alemania y tenemos que recogerlo en el aeropuerto Madrid-Barajas y llevarlo a Málaga”.

Como casos curiosos, han llevado desde un cerdo vietnamita, un conejo o a seis personas y cuatro pastores alemanes, con su equipaje, que iban a una exposición en Robledo de Chavela, tuvo que recurrir a compañeros que disponen de taxi más grande. Así, durante el mes de abril (con pandemia de por medio) realizaron 101 servicios, matiza Mario de Masco-Taxi.

En Taxiguau no todos llevan la pegatina, pero al final el taxista conoce al cliente y viceversa. “Este es un trabajo sencillo, con que pongas un poco de cariño y hacer las cosas bien, el servicio saldrá lo mejor posible. Yo ofrezco lo que me gustaría que me ofreciesen a mí”.

Por ley, están obligados a llevar a los perros guía, pero se pueden negar a otro animal de compañía. Las tarifas no se incrementan por llevar al perro, ni siquiera el pequeño suplemento por la maleta. Y si es un trayecto “para ir a los Pirineos, se acuerda un presupuesto y a viajar”.

Además, Jaime colabora con protectoras y, conocedor de que viven de aportaciones privadas, se ofrece para recoger a algún perro que han encontrado en una carretera y llevarlo al veterinario o al centro sin coste alguno, que “no nos centramos solo en el negocio y colaboramos con el tema de evitar los abandonos y los maltratos”.

La de llevar mascotas de visita, paseo o de vacaciones es la parte bonita, pero para Mario “lo áspero también ocurre cuando me llaman para recoger a un perrito y llevarlo a la clínica a ‘dormirlo’, era de una cliente habitual y no tenía fuerza para subirlo a la camilla de la veterinaria, vamos como si fuera mío”.

Ciudades con taxi que admiten perros

Barakaldo

Barcelona

Bilbao

Calatayud (Zaragoza)

Cartaya (Huelva)

Elche

Gerona

Granada

Huelva

Las Palmas

Linares (Jaén)

Madrid

Matarraña (Teruel)

Míjas (Málaga)

Motril (Granada)

Oviedo

San Roque (Cádiz)

Santa Cruz de Tenerife

Sevilla

Valencia

Valladolid

Vigo

Zaragoza

Aplicaciones

Taxiguau

TaxiVa

mytaxi

eTaxi

Tele-taxi

RadioTelefono Taxi

Woof Taxi

Kanidog

Easy Mascota (Argentina)

Easy Taxi Colombia)

Easy Pet (Uruguay, Chile)

Cabify Pet (Argentina, Chile, Ecuador, México, Perú)

Uber Pet (USA)

Pin It