Tu revista canina

cabeceraLinea500

 

 

 

 

 

Síguenos

3382801

El Club de Campo de Madrid paga un plus de 60 euros al mes por vigilar con perro

Vigilantes

El contrato público exige trabajar con un can al personal de seguridad, pero no habla de formación canina. El Club de Campo de Madrid, CCVM, convocó en octubre un concurso público para contratar su seguridad en dos años por 356.930,64 euros en el que incluye una garita fija y una patrulla con vehículo todocamino acompañada de un perro entrenado, por el que pagará un “plus” de 60 euros al mes.

Por M. ARAMBARRI 

 

Síguenos

Según consta en las plicas publicadas en la plataforma pública de contratación, los servicios de vigilancia que el CCVM demanda a través del pliego son dos diferentes: uno un puesto fijo en la entrada principal los 365 días del año a cubrir por un vigilante de seguridad desde las 20h hasta las 7 de la mañana en la garita de entrada principal al recinto. El segundo es una patrulla fija todos los días del año con un vigilante, desde las 22 horas hasta las 7 de la mañana, que desempeñará su servicio con un vehículo todocamino y “acompañado de un perro entrenado específicamente para desarrollar funciones de apoyo al vigilante”. Para calcular el presupuesto base de licitación se ha marcado el importe medio máximo por hora trabajada en 18 euros, sin IVA, precio que resulta de la combinación del “precio hora diurna, precio hora nocturna y precios hora diurna y nocturna de festivos”.Además de 600 euros sin IVA como importe máximo mensual por “vehículo, precio que incluye combustible y mantenimiento”. En ningún sitio del pliego de las condiciones administrativas del contrato ni en el de las condiciones técnicas se vuelve a nombrar el servicio que debe realizar el perro, ni las condiciones de trabajo, ni ningún requisito que deben cumplir de formación guía y perro.

Para encontrar algo relativo a los canes hay que irse a uno de los anexos del pliego de las condiciones técnicas, relativo a los trabajadores que realizan en la actualidad esta función para la empresa que finaliza su adjudicación y que deberán ser subrogados por la nueva sociedad que se lleve el contrato. En ese anexo se indica el sueldo y la antigüedad de los tres vigilantes que hacen labores de patrullaje y llevan un perro. Además de su salario bruto anual, se indica que cada uno cobra un “plus canero” de 60 euros por cada uno de los doce meses del año. Es decir que la empresa que opte a este concurso público con respecto al perro solo tendrá la obligación de pagar un plus de 60 euros a cada uno de estos tres vigilantes por trabajar con un perro preparado para funciones de seguridad. Sin ningún otro compromiso de cara a exigir, por ejemplo, una formación mínima del guía ni del perro, ni con cursos homologados ni de ningún otro tipo. En cuanto a los salarios que debe asumir la empresa adjudicataria y los tipos de contrato, el anexo marca que hay tres vigilantes de seguridad a tiempo completo con contrato indefinido, con jornada al 100%, por 19.293 euros, 19.870 euros y 20.447 euros anuales en función de su antigüedad más los 60 euros mensuales por el perro, además de otro trabajador con jornada completa, indefinido a tiempo completo, con un salario bruto anual de 17.420 euros, este sin el “plus canero”.

El Club de Campo Villa de Madrid es una empresa mixta situada en terrenos de dominio público y dedicada a la prestación de servicios deportivos y sociales. Inaugurado en 1931, el Club de Campo abrió en 1932 un primer campo de golf de 9 hoyos. En 1942, el club se fusionó con la Real Sociedad Hípica Española, dando lugar a la Real Sociedad Hípica Española Club de Campo, que comenzó la construcción de las instalaciones sociales al mismo tiempo que se trazó un plan de fomento de la equitación, el tenis, el golf, el hockey y la natación. El moderno club de campo data de 1984, cuando sus instalaciones comienzan a ampliarse y modernizarse. Cuenta con alrededor de 34.000 socios y dispone de secciones deportivas en golf, hockey sobre hierba, tenis, pádel, equitación, natación, patinaje, ajedrez y tiro deportivo. Destaca sobre todo la sección de hockey sobre hierba, tanto su equipo masculino como femenino. La duración del contrato para vigilar todas estas instalaciones será de dos años “o hasta agotar el presupuesto, desde la formalización del contrato, sin posibilidad de prórroga”. 

 

Las empresas que opten a este concurso deben presentar ofertas a la baja, y no podrán en ningún caso exceder las cantidades marcadas en el presupuesto base de licitación, 356.930,64 euros con IVA incluido para los dos años de contrato. Para valorar las ofertas presentadas se establece un baremo de 100 puntos, repartidos en: hasta 39 por ser la oferta más económica (34 por la hora de servicio más económica, 5 por la rebaja mayor en el importe del vehículo al mes); 51 puntos por criterios de calidad (26 puntos si cuenta con conexión a central receptor de alarmas propia, 25 por adscribirse a un centro de control disponible las 24 horas); y los 10 puntos restantes se pueden conseguir por criterios sociales (5 por mantener la plantilla mínima y 5 por el compromiso de realizar sesiones informativas y formativas sobre medidas de seguridad y salud laboral además de prevención de riesgos laborales). Tampoco aquí se menciona en ningún momento la formación canina, aunque sí se exige el servicio con perros a los patrulleros.

Bolsa de horas
El pliego publicado en la plataforma pública de contratación marca un total de 4.015 horas anuales para el puesto de la garita de la entrada principal y 3.285 horas anuales para el servicio de patrulla, en el que entra el vehículo todo canino y el perro entrenado. Además, se marca una bolsa de horas de 494 al año para las necesidades imprevisibles en caso de celebración de eventos en las instalaciones.

Los datos
1 vigilante en la garita de la entrada
3 patrulleros en vehículo todo camino y con perro entrenado en tareas de vigilancia

(Páginas 8 y 9)

 Los perros de seguridad del Santiago Bernabéu

25 perros contra el vandalismo en el metro

Metro adjudica el servicio de perros contra graffitis y a los cuatro días lo anula

Security Dogs, también en el Wanda metropolitano

 

Pin It