2101620

Síguenos

perrodeequilbrio2

 

Dos niñas montan una ONG de perros de equilibrio

Tabitha Bell, una pequeña con distrofia muscular, vivía aislada, apenas podía caminar, perdía el equilibrio constantemente. A los oídos de su familia llegó que existían los perros de “equilibrio y apoyo”, y se pusieron manos a la obra. Buscaron a Sunny, un pastor alemán, y a entrenadores privados. Tras gastar 20.000 euros y unos meses de intenso trabajo, la vida de Tabitha sufrió su primer cambio, el segundo vendría después.

Por Carlos XESTAL

Síguenos
 

Esta joven estaba en Octavo grado cuando su situación era insostenible. La distrofia muscular había debilitado tanto sus músculos que era un desafío caminar en la escuela sin la ayuda de amigos. “Cuando intentaba caminar unos pasos, simplemente me caía”, dice. Cuando su aspiración era vivir con ayuda constante, su familia se enteró de que había un tipo específico de perro de servicio: los perros de “equilibrio y apoyo”.
Los miembros de la familia se rascaron el bolsillo y consiguieron los 20.000 euros necesarios para entrenar a uno de estos perros. Adquirieron a un pastor alemán, Sunny, y buscaron los entrenadores que le enseñaron a ayudar a la niña a caminar sin caerse. Los dos tardaron un tiempo en descubrir cómo trabajar juntos, pero lo consiguieron y llegó un día que Tabitha fue capaz de bajar la acera sin su madre. Cuando la pequeña fue a la consulta de su médico, este le preguntó el costo de conseguir un perro de estas características pensando en otros de sus pacientes, pero al escuchar que ronda los 20.000 euros descartó la idea porque “ninguno de mis pacientes se lo puede permitir”.
Tabitha, con solo 13 años, se quedó impactada por la respuesta del doctor. “En 2013 con la ayuda de familiares y amigos, decidí fundar Pawsitive Pawssibility con el fin de recaudar fondos para entrenar y colocar perros de servicio con otros niños, para familias que no pueden pagar uno. Sé cómo Sunny cambió mi vida y quiero ofrecer mi experiencia a los demás”, indica la chica, directora ejecutiva de la Fundación, hoy con 20 años y que estudia en la Universidad Berkeley en California.
Otro de los objetivos de esta ONG es ayudar a los ciudadanos a comprender por qué y cómo las personas usan sus perros de servicio así como para promover el acceso de aquellos que usan perros de servicio en todos los lugares públicos.
La Fundación Pawsitive Pawssibility fue cofundada junto a Morgan Kane, también de 13 años y hoy estudiante en la escuela secundaria Riverton, que conoció a Tabitha en 2013 en la escuela Waterford.
El primer trabajo de estas dos adolescentes para logar un perro de equilibrio y apoyo fue cuando conocieron a una niña de su edad con la enfermedad de los huesos de cristal. Tabitha y Morgan organizaron eventos para recaudar fondos en su escuela. Cuando ya contaban con la mitad del dinero necesario, la empresa californiana AT&T donó la otra mitad para conseguir a  Atty, un labrador retriever, y prepararlo como perro de equilibrio y apoyo.

Desde entonces, según informa Pawsitive Pawssibility, la Fundación ha recaudado más de 130.000 euros para comprar, entrenar y donar perros a personas con discapacidad, desde un joven veterano militar con TEPT, hasta una niña con problemas auditivos o un niño con un perro con alerta diabética.
La clave del éxito de esta ONG fundada por dos niñas es que involucra a los niños en la recaudación de fondos a través del programa “Puppy Paws”, que ofrece apoyo en las escuelas para ayudar a los niños a recaudar fondos con ventas de pasteles, puestos de limonada o mercadillos. Pawsitive Pawssibility es una ONG sin ánimo de lucro reconocida a nivel mundial cuyas donaciones tienen beneficios fiscales.
Ahora Tabitha está estudiando para ser psicóloga infantil en la Universidad de California, a la que asiste con su nuevo perro de servicio, Nox, otro pastor alemán que preparó tras jubilarse Sunny, quien “vive la buena vida” en casa.
Muchos maestros crean proyectos de “Puppy Paws” en sus aulas. “Pueden aprender sobre qué son los perros de servicio, pero también sobre qué es el servicio y qué es retribuir a la comunidad de una manera divertida”, dice la fundadora de la ONG. “Tratamos de hacerlo lo más divertido posible para ellos”.

El adiestramiento

Rick Reigle Ty Brown es el propietario de Ty the Dog Guy, empresa de adiestramiento que entrenó a Nox. Pawsitive Pawsibility busca maximizar el beneficio que cada perro aporta a su nuevo dueño. Para ello, inicia la búsqueda del perro después de aceptar ayudar a un candidato. “Esto nos permite buscar un perro de tamaño, raza y personalidad específicos para que sea la pareja perfecta para su nuevo trabajo. Asimismo, elegimos un adiestrador que puede trabajar con cada perro individual y equipo humano. 
ProTeams en San Marcos, entrenó a Sunny. Se especializan en el entrenamiento de perros de asistencia para la movilidad.
“Muchos de nuestros destinatarios recibieron sus perros de servicio entrenados a medida por ComuniCanine, en Sandy UT. Al elegir un entrenador local, estas familias pueden tener un seguimiento continuo a medida que cambian sus necesidades y se presentan varios desafíos. Diabetic Alert Dogs of America ha entrenado a uno de los perros de nuestra joven receptora para alertarla cuando su nivel de azúcar en sangre aumenta o disminuye”, indican.
 La Fundación elige a estos canes cuando tienen alrededor de 18 meses tras ser criados para mostrar agilidad y obediencia. “Los perros viven en casa conmigo o con alguien de mi equipo durante el entrenamiento que se adapta a las necesidades de su futuro manejador”, matiza el adiestrador Brown.

Fuente:  Pawsitive Pawssibility y  AKC

Qué es un perro de equilibrio y apoyo.

Es un perro con un asa unida a su arnés, el principal apoyo de su dueña. Son entrenados para compensar el desequilibrio de su guía y con un ligero movimiento consiguen mantenerla en pie. También para ayudarla en todo lo referente a la movilidad, incluso para levantarse cuando cae al suelo. Sunny, el pastor alemán de la fundadora, durante toda su época de trabajo “tomaba la mano de Tabitha” todo el día, ayudándola a mantener el equilibrio y caminar de forma independiente. También cogía su trabajo de la impresora o le ayudaba a recoger su ropa o llaves. Estas labores las hace ahora Nox, en la imagen.

Qué necesita un perro de asistencia

  • 18 meses de trabajo
  • 200 kilos de alimentos
  • 2.000 horas de entrenamiento
  • 50 horas de controles veterinarios
  • 100 horas de supervisión en su primer año de vida
  • 10 profesionales en el proceso de desarrollo
  • 500 sesiones de entrenamiento en la vía pública
  • Evaluaciones semestrales
  • 100 supervisiones a las familias
  • Cuidados sanitarios, pipetas...
  • Material de entrenamiento didáctico

Fuente: Fundación Bocalán

 

 

Pin It