banerhorizontalMariscal

 

Jueces caninos: ¿héroes o villanos?

 

Jueces11

Por Jonathan MANZANO

Cada una de las principales organizaciones caninas establecen sus propios matices a la hora de evaluar sus propias categorías deportivas, sin embargo, todas guardan un requisito en común: ser socio colaborador de alguna asociación vinculada a estas organizaciones. Todo comienza con un examen teórico y numerosas pruebas prácticas en las que los aspirantes a jueces deberán sobrepasar con un buen resultado. Su visión determinará el futuro del esfuerzo de guías y perros. 

Más de 500 jueces se encargan de evaluar las diferentes competiciones de las principales organizaciones caninas como son la RSCE, la Real Ceppa, la Canina Nacional ACCAM y la RFEDI. Cada una de ellas establece su propia formación práctica y teórica, no pudiendo juzgar competiciones de otras organizaciones a la que estén vinculados. Sin embargo, todas guardan un punto en común: es necesario ser como socio a alguna asociación canina colaboradora. Todo comienza con un examen teórico y finaliza con numerosos ejercicios prácticos que determinarán la capacidad profesional del aspirante a juez. 

En el caso de la RSCE hay 518 jueces que se encargarán de evaluar las diferentes competiciones caninas como agility, obediencia, los perros de trabajo, mondioring, caza y morfología canina. La Comisión de Jueces es quien nombra y ayuda en su labor formativa a los aspirantes a jueces. Además de los conocimientos teóricos, es necesario realizar una serie de pruebas en las que han de obtener un buen resultado. Tres pruebas de IPO en grado 3 con tres perros diferentes, seis pruebas de trabajo OCI para Obediencia, seis pruebas en grado 3 con tres perros diferentes en la disciplina Mondioring, etc. Así como haber participado o colaborado en la organización de algún Campeonato Mundial o de España.

“Ser un buen juez es una gran responsabilidad y un acto de respeto, dado que valoras a personas y perros que llevan muchísimas horas de entreno y trabajo en pista” afirma Diego Lorenzo Díaz, juez canino de Pruebas de Trabajo de la Real Ceppa. En esta organización canina hay hasta 32 jueces de la Real CEPPA que se encargan de evaluar las dos categorías caninas: trabajo y estructura. Los aspirantes deben cumplir unos requisitos de solicitud como tener al menos 30 años y ser socio de un club colaborador de la organización durante al menos cinco años. El primer paso es realizar un examen teórico de los reglamentos y normativas de las pruebas, la estructura y organización del club asociado y de la propia Real CEPPA y de cuestiones específicas de la biomecánica, carácter y estándares del Pastor Alemán. Tras esto, desarrollar las pruebas prácticas que varían dependiendo de la categoría en la que nos encontremos: cinco ejercicios en los que deberá calificar todos los perros de diferentes exposiciones monográficas en presencia del juez (estructura) y juzgar 30 perros en los tres grados de dificultad (trabajo). 

Por último, Comisariados y examen final con Vocal de Trabajo para evaluar todos los conocimientos adquiridos durante ese periodo de tiempo.

En la Canina Nacional ACCAM existen tres categorías de pruebas como son belleza o morfología canina, agility y, por último, utilidad, trabajo y deporte. En cada una de ellas deberán aprobar un examen teórico y pruebas prácticas: ocho para morfología y belleza, cuatro en agility y cinco en trabajo y deporte. Tras esto, habiendo presentado una solicitud para poder ser aceptado por la Comisión de Jueces de la organización canina podrán ejercer como Juez Nacional en cada una de las categorías correspondientes. Sin embargo, tal y como informan desde la organización a LADRIDOS en la actualidad sólo están vigentes los 22 jueces de morfología y belleza, ya que en el resto de categorías aún están en proceso de evaluación

Una vez el aspirante pueda ejercer como juez canino el aprendizaje no finaliza ahí, sino que es fundamental mantenerse en un constante crecimiento y evolución. Además, no podrá ofrecerse bajo ningún concepto a evaluar ninguna de las pruebas de una organización o asociación canina, independendientemente de la organización canina a la que pertenezca. De hacerlo, sería sancionado disciplinariamente. 

Ningún juez puede ofrecerse a evaluar pruebas caninas o será sancionado


¿Y en mushing RFEDI?

Las pruebas de la Real Federación Española de Deportes de Invierno entre las que se incluyen las pruebas de mushing están evaluadas por  los denominados delegados técnicos. Para ello se requiere superar un curso con conocimientos relacionados con la organización de pruebas, instrucciones de carreras, reglamentos de mushing RFEDI e internacionales de la IFSS así como la realización de pruebas de carácter práctico tal como relata José Luis García González, coordinador comité de mushing. En la actualidad disponen de 17 delegados técnicos de mushing.

“No es lo que haga el perro, sino cómo lo haga”

Por Diego LORENZO DÍAZ, juez canino de las Pruebas de Trabajo en la Real CEPPA y socio colaborador desde el año 2002

-¿Cuál es la labor de un juez en las competiciones caninas?

-El juez Real Ceppa es el responsable del cumplimiento y la correcta aplicación del reglamento en la prueba. 

-¿Cuáles son las dificultades a las que se enfrenta un juez?

-Son muchas y variadas. Es por eso que desde la Vocalía de Trabajo del club se intenta que los mismos estén en permanente formación  y reciclaje. Eso también permite que las evoluciones en cuanto a la valoración subjetiva del reglamento lleguen a todos los puntos de nuestra geografía y socios. 

-Bajo su experiencia, ¿es un camino que se demanda en España?

-Tiene demanda en relación a las necesidades del club. Debe primar siempre la calidad sobre la cantidad. Ser juez es una gran responsabilidad. 

-¿Qué cambios ha notado en los jueces caninos desde que comenzó hasta la actualidad?

-Principalmente en el aspecto de la concienciación en cuanto a la valoración y utilización del reglamento. No es sólo lo que hace un perro en un ejercicio determinado, sino más bien, cómo lo hace.

-¿Por qué ser juez canino?

-Te permite tener una visión añadida del trabajo con tu perro especialmente desde el punto de vista de la valoración. Todos los guías deberíamos conocer mejor el reglamento. Por otra parte, es muy satisfactorio poder ayudar a los participantes con raports constructivos.

-¿Se disfruta más una competición como juez o como competidor?

-Se disfruta en la dos. Son sensaciones diferentes y a la vez complementarias. Ser juez afecta también a los demás, la competición sólo a uno mismo. 

-¿Puede una misma persona ser juez de diferentes organizaciones caninas?

-En otros países lo desconozco. En España tenemos problemas en este sentido, pero esperemos que en breve reine el sentido común y rememos todos en la misma dirección. 

-¿Qué diferencias existen a la hora de ser juez nacional e internacional?

-Fundamentalmente en el aspecto formativo y de experiencia contrastada. En el caso del Real CEPPA para juez nacional se deben cumplir unos requisitos de solicitud, examen, Comisariados y examen final con Vocal de Trabajo. Para juez internacional se debe tener un mínimo de tres años de antigüedad como juez nacional, permiso de la JDN y acreditar la asistencia a determinados seminarios de jueces en el extranjero. 

-¿Existe mayor exigencia en otros países para los jueces?

-La exigencia la marcan los clubes y también la exigencia personal del propio juez, independientemente del país. Quizás la asistencia de los mismos a los Campeonatos Nacionales e Internacionales, nos permitiría ir evolucionando.

RESERVA TU HOTEL AL MEJOR PRECIO

bookingpropio