1615381

Síguenos

 

Camino de Santiago con perro

camino

Muchos peregrinos deciden hacer la ruta jacobea con su perro. Su principal preocupación es el hospedaje, ya que la red pública de albergues no permite canes. Sin embargo, cada vez más, de manera extraoficial, facilitan la estancia de la mascota en un cobertizo cercano o adyacente. También hay agencias o plataformas que, por un precio asequible, organizan el Camino con perros o que facilitan el transporte al punto de origen una vez terminada la ruta jacobea.

Por Carlos XESTAL

El Camino de Santiago es la ruta más antigua, concurrida y celebrada del viejo continente. Más de 300.000 personas la recorren al año. Cuenta con una Red Pública de Albergues Galicia que alcanza hoy 69 centros y más de 3.000 plazas. Están dotados de dormitorios, aseos, cocina, sala de estar y lavaderos, y cuentan con instalaciones adaptadas.
La estancia en cada uno, por 6 euros, será de una sola noche, salvo causa de fuerza mayor. Las puertas se abren a las 13:00 h. y se cierran a las 22:00 h. Los albergues deberán abandonarse antes de las 8:00 horas de la mañana siguiente.
Por desgracia no se admiten perros en esta red pública de albergues. Por este motivo, realizar el Camino de Santiago con mascota puede convertirse en un verdadero quebradero de cabeza ante la escasez de alojamientos que admiten perros y que algunos de los privados que admiten solo permiten pequeños, ponen trabas a ciertas razas o cobran un extra considerable.


Cada vez hay más peregrinos que van con su mascota, algunos no renuncian a los albergues públicos y optan por dejar a su perro fuera en alguna zona a cubierto. Aunque oficialmente no se admiten los perros, de manera extraoficial cada vez más facilitan la estancia de los canes en algún cobertizo cercano. Por ejemplo, en Sobrado dos Monxes, uno de los monasterios más espectaculares de Galicia y que tiene albergue, los perros se pueden quedar en el establo sin problema, o en el pabellón de Abadín, donde no ponen problema para que el perro duerma con nosotros. En muchos albergues privados también hay posibilidad, como el de Castelos en Villalba donde los canes duermen en un garaje contiguo, o el Mesón do Peregrino de Arzúa, donde dejan al perro en la habitación. Otra posibilidad es llevar una tienda de campaña y utilizarla en los lugares donde no podamos entrar con nuestro perro. Muchos albergues dejan ponerlas en sus alrededores, con lo que podemos usar sus servicios.
Pero el principal problema no es hacer el camino con nuestro perro, sino la vuelta, ya que una vez en Santiago hay que buscar una forma de regresar al principio, hasta el vehículo. Cada vez son más las agencias y plataformas que ofrecen paquetes para viajar con tu mascota, y algunas organizan el viaje de vuelta hasta el coche. Es muy importante planificarlo con antelación para evitarnos sorpresas y tener los alojamientos y desplazamientos previstos.
Antes de iniciar la ruta es importante la preparación física; hay que realizar caminatas a diario para ver cómo responde el perro.
Aunque durante el camino hay numerosas fuentes y manantiales, la mejor opción es llevar una botella de agua. Los perros suelen ser muy bien acogidos por los peregrinos, por lo que descubrirás que todos les darán cosas de comer. En todas las rutas hay supermercados y tiendas, lo que hace que no es necesario llevar comida para toda la semana. Aunque es fácil encontrar farmacias o clínicas veterinarias en las rutas, es bueno llevar un pequeño botiquín con protección para las almohadillas, desinfectantes para posibles heridas y repelentes para mosquitos o insectos.
En Galicia pueden ir los perros sueltos por caminos rurales. Lo más aconsejable es llevar al nuestro con correa cuando nos acercamos a las aldeas.
Una vez completado el viaje, para recoger la Compostela de tu mascota hay que dirigirse a la Asociación Protectora de Animales del Camino (APACA), en el 27 de la calle Fontiñas. Allí los voluntarios de la protectora observarán el estado general de tu mascota, se interesarán por cómo ha sido el viaje y te entregarán la ansiada Compostela canina.

 

Las rutas jacobeas

caminosMapa

Camino Francés
Por San Xil: 154,7 Km. D. media
Por Samos: 161,7 Km. D. media
Es el de mayor tradición. Tres vías entran desde Francia en España por Roncesvalles, en Navarra, y una cuarta por el puerto de Somport y continúa hasta Jaca. Los dos se unen con el aragonés en Puente la Reina (Navarra).
Desde aquí mantiene un único itinerario y entra en Galicia por la comarca del Bierzo.

Camino de Fisterra y Muxía
Muxía-Fisterra: 90,9 Km. D. media
Fisterra-Muxía: 117,6 Km. D. media
Tiene su origen en la ciudad de Santiago y su meta en el cabo Fisterra y el Santuario da Virxe da Barca de Muxía. Muchos peregrinos deciden conocer el fin del mundo, y caminan cuatro o cinco días más después de alcanzar Santiago.

Vía de la Plata
Por Laza: 212,3 Km. Dificultad media
Por Verín: 254,3 Km. Dificultad media
Por Feces: 187,2 Km. Dificultad media
Desde Andalucía y Extremadura, entra en Galicia por las Portelas do Padornelo y de A Canda, y pasa por el valle de Monterrei y de A Limia hasta llegar a Ourense. Es el camino jacobeo de mayor recorrido.

Camino Inglés
Desde Ferrol: 112,5 Km. D. media
Desde A Coruña: 73 Km. D. media
De Noruega, Suecia, Dinamarca, Finlandia o Islandia y, sobre todo, ingleses, escoceses, irlandeses y flamencos, contribuyeron a fijar el Camino Inglés. Ferrol y A Coruña son los puntos de partida. Confluyen en Bruma, y continúan juntos los últimos 40 km.

Camino Primitivo
Por S. Xoán de Padrón: 161,8 km. D. baja
Por A Proba de Burón: 162,9 km. D. baja
Fue utilizado por los primeros devotos, llegados del naciente reino asturiano. Enlaza Oviedo con Santiago de Compostela y discurre en buena parte por trazados de calzadas romanas.

Camino del Norte
Por Ribadeo: 195,5 km. Dificultad media
Por Ría de Abres: 191,1 km. D. media
Por este camino pasaban devotos de todo el norte de la Península, procedentes de otros territorios como Inglaterra, Flandes, Alemania o Escandinavia. Transita por la costa asturiana y entra en Galicia por la ría de Ribadeo.
Rutal del Mar de Arousa y Río Ulla
Dificultad baja.
Es un singular itinerario marítimo y fluvial que conmemora la llegada a Galicia, por mar, del cuerpo del apóstol Santiago.Los puertos de Ribeira y O Grove marcan la entrada a la ría de Arousa.

Camino de Invierno
235,6 km. Dificultad media-alta
Es la entrada natural a Galicia desde la meseta. Pudo ser una alternativa en época invernal a la dura subida a las cumbres nevadas de O Cebreiro. Atraviesa las cuatro provincias gallegas. Arranca desde Ponferrada, sigue el curso del río Sil, discurre por el sur de la provincia de Lugo y por la comarca del Deza (Pontevedra).

Camino Portugués
117,5 km. Dificultad media-baja
Su trazado hereda vías y caminos antiguos, como la Vía XIX que unía Braga con Astorga a través de Ponte de Lima, Tui, Pontevedra, Santiago y Lugo.

Camino Portugués de la Costa
156,4 km. Dificultad media-baja
Entra en Galicia por A Guarda, tras cruzar el río Miño en su desembocadura. Camina en paralelo al río, hasta llegar a su amplio estuario. Dobla el Cabo Silleiro para penetrar en la ría de Vigo y llega hasta Baiona.

 

Pin It