1837189

Síguenos

 

La higiene del perro es salud

 

peluquera

Llega el buen tiempo, se acerca el verano y con él la necesidad de llevar a nuestro perro a la peluquería canina. La mayoría de los dueños no ven la importancia que requiere un mantenimiento del manto durante todo el año y llegan los temidos rasurados para los pequeños que vienen enmarañados y escondidos entre un amasijo de pelo.

Por Patricia CAMPOS PAGE, peluquera canina

Síguenos

Se convierten en trabajos laboriosos de desenredo con mucha maestría, paciencia y cuidados de buenos profesionales que optan por salvar el manto de las mascotas y en otros, siendo a veces la mejor opción por el estado de apelmazamiento máximo y falta de higiene que traen consigo, los rasurados o esquilados extremos que intentan liberar la piel de tanto sufrimiento y de la tensión capilar al llevar los nudos tan pegados a la piel.  Después de la peluquería a veces la piel se inflama, irrita o enrojece pues al volver a llegar el torrente sanguíneo a esos capilares que permanecían inertes por la fuerza de los nudos, se produce un estallido que provoca estos problemas. 

En estos casos se recomienda no volver a caer en el error de repetir el mismo escenario cada año, regulando a cada perro la frecuencia de sesiones de mantenimiento necesarias. Los problemas que se ocasionan a raíz del estado que traen consigo algunas mascotas implica a veces la necesidad de acudir a la clínica veterinaria con el consiguiente gasto económico, y lo que es peor... viendo a nuestro querido amigo lastimado y en muchas ocasiones “deprimido”, tembloroso por el frío que sufre durante días por el cambio drástico de manto. 

Si no hay otro remedio es fundamental hacerlo con la llegada del buen tiempo, pues al llegar el calor del verano ya habrán recuperado parte de su manto imprescindible para crear un colchón de aire y una buena capa aislante para prevenirse de los intensos y perjudiciales rayos del sol y que puedan actuar correctamente sus mecanismos de termorregulación.  

Tanto en verano como en invierno, los peluqueros deben aconsejar la opción más saludable y estética para cada tipo de manto, dando una explicación clara a cada cliente de cómo manejar su tipo de pelo en casa y la regularidad aconsejada de visitas a la peluquería. 

Las técnicas utilizadas se deben elegir según la raza, el ejemplar y el manto de cada uno variando las más aconsejadas desde un deslanado, un corte con tijera, que es mucho más saludable respetando los largos más adecuados para cada perro, o el a veces desconocido stripping, siendo ésta la técnica apropiada para los pelajes de pelo duro. Normalmente no se aconsejarán los rasurados, son arreglos muy extremos que solo deberían ser la mejor opción ante un manto no recuperable con otras opciones, enfermedades o animales de avanzada edad que arrastren algún tipo de problemática en la que el rasurado sea la menor de las preocupaciones. 

Además las visitas a la peluquería no debían ser rechazadas por el animal. De hecho está comprobado que los animales que asisten con regularidad desde cachorros van felices a sus sesiones de acicalamiento que les resultan divertidas, estimulantes e incluso relajantes. 

Es muy importante tener un especial cuidado con algunas razas, hay que tener en cuenta que algunas son más propensas que otras a padecer problemas de piel si no se les mantiene con la técnica más adecuada para su tipo de pelo. 

La cosmética ha cambiado mucho en pocos años. Muchas son las marcas profesionales que ofrecen una amplia gama de champús, mascarillas y acondicionadores que cuidan la composición adaptándose a todas las necesidades de los distintos perros, según cuáles sean los pelajes y las pieles respetando el ph de nuestras mascotas con un resultado absolutamente profesional.

http://www.patriciacamposestilismocanino.com

Pin It