2014130

Síguenos

El chip incluirá los datos

de la vida entera de los perros

Microchip2

 

 

El nuevo registro de los perros que está preparando la Dirección General de Derechos de los Animales unificará de una vez por todas los 19 registros animales que existen en nuestro país y mostrará en el chip la trazabilidad completa de la vida del animal, “desde su nacimiento hasta su muerte, con todos sus registros de vacunas, cambios de propietarios o lugar de residencia”, según ha indicado el director general Sergio García Torres a LADRIDOS.

Por E. IGLESIAS

 

Síguenos

El objetivo de este nuevo método es, además de unificar los criterios de control de los animales en todo el territorio nacional, poner fin a los fraudes o la cría ilegal ya que “establecerá un seguimiento mayor de los animales y una reducción considerable de ventas irregulares, cría clandestina y abandonos, y aumentará el control sanitario”, matiza García Torres.

Hasta ahora el sistema de los chips animales, aunque necesario, presenta graves deficiencias como no estar interconectado entre las diferentes comunidades autónomas, o incluir muy pocos datos y muchas veces desactualizados como el nombre y la dirección del propietario, la fecha de nacimiento del perro y un teléfono de contacto.

Este es uno de los objetivos que se ha marcado como prioritario la DG después de comprobar que todos los sectores implicados coinciden en que es necesario hacer una reforma del sistema. “Desde la DG de Derechos de los Animales estamos trabajando con expertos, colectivos veterinarios, asociaciones caninas, cuerpos de seguridad del Estado y demás implicados en la necesidad de mejorar la gestión de la identificación de animales para crear un registro unificado, donde estén recopilados en tiempo real todos los animales inscritos en los 19 registros de nuestro país”, matiza Sergio García.

¿Y qué significa incluir la trazabilidad del animal?

Pues simplemente que el nuevo registro ya no solo se limitará, como hasta ahora en muchas comunidades, a un nombre y un teléfono de contacto, sino que obligatoriamente deberá registrar todos los datos de la vida del perro: su nacimiento, su procedencia, los datos de sus padres, quién lo compra y quién lo vende, todo su historial sanitario con vacunas obligatorias o no, los cambios de propietario a lo largo de su vida, la residencia actual y desde su nacimiento, cada vez que críe con el número de cachorros por camada y sus datos, incluso podría incluir todas las operaciones quirúrgicas o tratamientos a los que se haya sometido como castración en machos o esterilización en hembras.

 

El nuevo registro que se va a implantar en España, dentro del poco margen que tiene la Dirección de los Derechos de los Animales, ya que las competencias están transferidas a las comunidades autónomas, no tiene por qué sustituir a los que ahora existen, sino que será como un sistema de ámbito estatal que servirá de paraguas de esos registros. El objetivo de la nueva Dirección General es que sea como un marco que luego se tendrá que desarrollar más, y muchas veces por las comunidades autónomas”.

Fraude en 7.000 microchips

Este nuevo sistema también pretende acabar con los fraudes en los microchips, como el descubierto en la Región de Murcia, donde el servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) ha detectado casi 7.000 dispositivos irregulares en perros en el que hay tres veterinarias investigadas según ha señalado el responsable del Seprona en la Región, José Antonio Fernández.

A través de los documentos oficiales del SIAMU, el registro del Colegio de Veterinarios de la Región, se han destapado una serie de irregularidades en los microchips caninos como un gran volumen implantado a perros pero no dados de alta en el SIAMU, dispositivos “colocados” a los animales mucho antes de nacer, mascotas registradas a nombre de protectoras que ya ni existían, chips dados de alta en el registro del Colegio de Veterinarios a los diez años de haber sido colocados en los canes, todo ello realizado por la misma veterinaria, Ana Martínez Ferra, principal facultativa investigada por el Juzgado.

Tras destaparse el fraude, el Colegio de Veterinarios de Murcia envió un comunicado a todos sus colegiados en el que insiste en que “la veracidad de los datos en el registro (animal, propietario, vacuna de rabia y comunicación de leishmania) corresponde al veterinario y no es responsabilidad del SIAMU, sistema de identificación animal de Murcia” y reconoce en el email firmado por el propio presidente del Colegio, Fulgencio Fernández Buendía, la existencia  de “situaciones complejas” que se han tenido que solventar, y recuerda que “el SIAMU, es una base de datos privada, que la Comunidad Autónoma aún no ha incluido dentro de su Registro”,

A este respecto, la Comunidad de Murcia ha indicado que tiene previsto “rediseñar y mejorar” el registro de identificación animal de la Región en el desarrollo reglamentario de la Ley de Protección de Animales de Compañía cuyo borrador ya está preparado para iniciar su tramitación. Cuando se publique el decreto que desarrolle la citada ley, la Comunidad hará oficial el trámite y “se rediseñará y mejorará el registro, momento en el que se analizarán posibles irregularidades cometidas anteriormente”.

Reivindicación en Europa

La UE prepara una exigente Ley de Salud Animal (AHL) que entrará en vigor en abril de 2021 para acabar con el comercio ilegal de cachorros.

La organización de protección animal Four Paws pide que se incluyan hasta datos de los transportistas. “Para que las mascotas individuales puedan rastrearse por completo, y facilitar la trazabilidad completa, debería existir un requisito legal para que estas bases de datos incluyan datos que cubran a todas las partes involucradas en la vida de un animal: el criador, el vendedor, el transportista y el veterinario de microchip. Solo así las autoridades competentes podrán averiguar el origen de cada animal enfermo, así como el paradero de cualquier parte interesada involucrada”.

Para Four Paws “la trazabilidad completa en toda la UE, llevaría a excluir del mercado a los criadores de cachorros ilegales y sería un paso crítico para la prevención de enfermedades, la seguridad del consumidor, la protección de la salud pública y animal”.

 

Pin It