2101508

Síguenos

jindoAlbino

 

Jindo: galán en su punto álgido

Las razas de perros de origen oriental, aunque minoritarias en nuestro país, gozan de buena reputación entre los propietarios de mascotas. El Korea jindo dog parecido a los spitzes y compañía, se caracteriza por alta excitabilidad que en su punto álgido le proporciona un cuello bien arqueado que alza con gusto y orgullo.

Por Carlos XESTAL

Síguenos
 

Reservado con los extraños, y poco cariñoso con otros animales es extremadamente fiel a un único dueño. Por mucho que cambie de manos, siempre tendrá en su corazón a aquel humano que lo protegió y cuidó en sus primeros meses de vida.
Sin presencia en los registros de los últimos años de la Real Sociedad Canina de España, es difícil encontrar un criador en nuestro entorno y hay que desplazarse a Serbia o Polonia para dar con un ejemplar con pedigrí.
Este perro milenario, que surgió en la isla coreana de Jindo, tradicionalmente utilizado en la caza y como guardián, no deja indiferente a nadie, y mucho menos a los investigadores, que movidos por la curiosidad al ver como este can hace gala de su excitabilidad decidieron dedicar tiempo a estudiar esta raza y sus diferencias de comportamiento sobre todo en relación con su género.
En un estudio realizado por Young-Mee Kim, de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad Nacional de Seúl, se revela que el problema de comportamiento demostrado con mayor frecuencia por el perro Jindo fue la “excitabilidad excesiva”. Este problema es común entre perros con abundante energía y se observa a menudo en razas de caza o de trabajo. “Si los estímulos ambientales y el ejercicio y entrenamiento son limitados, es muy probable que el perro jindo muestre una “excitabilidad excesiva”, matizan.
El presente estudio investigó las diferencias de comportamiento de los perros de esta raza según su sexo. Treinta y tres perros jindo adultos (21 machos, 12 hembras) fueron probados en 9 subpruebas de comportamiento diferentes y sus respuestas se registraron usando dos cámaras de video. Un solo observador  revisó todos los videos y calificó los comportamientos de los perros del 1 al 5 en función de su sociabilidad, miedo, agresión y sumisión.
Según los resultados, las hembras de jindo, en contraste con los machos, exhibieron una intensidad mayor de “reactividad no agresiva a estímulos nuevos y extraños”. “Los resultados de este estudio podrían proporcionar información objetiva para los investigadores del comportamiento canino y complementar los datos de referencia sobre la raza jindo, una raza poco estudiada en el mundo”, matizan.

Los investigadores partieron de la premisa de que “Debido a que se ha demostrado que la raza puede influir en la personalidad del perro, es importante determinar otros factores genéticos que influyen en los comportamientos caninos”.
Y llegaron a la conclusión de que la excitabilidad excesiva “puede ser inducida por la hipersensibilidad a los estímulos sociales, como objetos nuevos, otros animales, sonidos y personas desconocidas”.
Según el estándar reconocido para estos perros por la Federación Cinológica Internacional, El Korea jindo dog es un perro de tamaño mediano, bien proporcionado, utilizado para la cacería y como guardián. Sus orejas erguidas y su cola enrollada o en forma de hoz le confieren una expresión vívida de agilidad, fortaleza, vigilancia y dignidad. Posee un instinto muy fuerte para la cacería; además de ser audaz, bravo, alerta y cuidadoso, no se deja tentar fácilmente y es impetuoso. Ante todo, es extremadamente fiel a su dueño. Es reservado con los extraños y, en general, no es cariñoso con otros animales. Algo balanceado y grueso, sin papada, fuerte y con buena musculatura. El Korea Jindo Dog lleva su cuello con orgullo y bien arqueado cuando está excitado.
Su movimiento es poderoso y firme. Al trotar lleva la cabeza en alto, pero al aumentar la velocidad, la cabeza es llevada baja, casi a nivel de los hombros.

Posibles defectos

Cualquiera de estos defectos es una falta en el estándar de la raza jindo y pone en cuestión su pedigrí:

  • Musculatura insuficiente.
  • Huesos demasiado gruesos o finos.
  • Mordida de pinza.
  • Orejas no erguidas.
  • Cola colgante, cola corta.
  • Angulaciones exageradas.
  • Articulaciones tibio-tarsianas rectas, de vaca o de barril.
  • Pelo largo o pelo corto.
  • Paso irregular, paso tieso.
  • Perro agresivo o temeroso.
  • Tamaño demasiado grande o demasiado pequeño.
  • Prognatismo o enognatismo.
  • Macho de apariencia femenina, hembra con apariencia masculina.
  • Falta de más de 3 dientes.
  • Falta de pigmentación, albinismo.
Pin It