Tu revista canina

cabeceraLinea500

 

 

 

 

 

Síguenos

3006542

El éxito de los perros duales, seña de identidad de la Unidad Canina de Málaga

malaga


La mayoría de las unidades caninas de las policías locales de nuestro país tienen perros que rastrean drogas. Pero Málaga es diferente. Sus siete perros, además, están especializados en seguridad y defensa. Son insobornables ante cualquiera y defienden a su guía hasta la muerte si hace falta.

Por Emer IGLESIAS / Fotos: Miguel PELE

Síguenos

Cuatro pastores alemanes y tres malinois junto a sus guías, siete policías locales que pertenecen al elitista GOA, grupo operativo de apoyo, son la tranquilidad de los vecinos de Málaga. Igual se lanzan sobre un “loco” que amenaza con explotar bombonas de butano y hacer volar por los aires todo un edificio del centro, que sobre un negacionista que se sube a un aparato de hacer ejercicio en un parque en pleno confinamiento.
El trabajo de esta Unidad, que en una sola noche puede llegar a realizar hasta 19 actas, está dirigido por el agente Alex Atienza, experto profesional en el mundo canino, que cuando tenía solo 12 años empezó a interesarse por el perro de trabajo y hasta hoy, que ya tiene 46.
Cuando era veinteañero ingresó en la Policía Local de Málaga y no dudó en solicitar la creación de una Unidad Canina. A “cabezón” no le gana nadie y la negativa a su petición una y otra vez no solo no lo desanimó, sino que cada vez presentaba un proyecto mejor. Hasta que hace poco menos de diez años apareció un nuevo concejal en el Consistorio que creyó en su iniciativa y dio rienda suelta a su petición. Lo cuenta con satisfacción, y no es para menos. “La Unidad canina la llevo pidiendo desde hace 25 años y no lleva ni diez, la empezamos con siete perros y seguimos con el mismo número, ahora mi objetivo es subirla a 10 perros y nueves guías, que es el ideal”, indica a LADRIDOS.
Que esta Unidad Canina tenga perros duales, preparados tanto para defensa como para drogas, también lleva su sello. “Yo soy un fanático de la seguridad, si tengo que elegir me quedo con la seguridad. Es un servicio muy necesario que deben hacer los perros, esta unidad es pionera en crear perros duales, como es habitual en muchos lugares del norte de Europa”, indica Atienza.
Los animales viven con sus guías en sus casas, es una condición imprescindible para formar parte de la Unidad. El hecho de que sean perros preparados especialmente para defensa no implica que puedan dar algún problema en casa. “Los perros son insobornables, solo hacen caso a su guía, pero tienen una obediencia al 100%, están en sus casas con sus niños, sin ningún problema, al revés, es una convivencia perfecta”, matiza el agente.
La Unidad Canina es un subgrupo dentro del GOA, donde hay unos 40 agentes, tienen las mismas funciones. En temas de seguridad siempre van con el GOA, por ejemplo para controles, para actuación de seguridad, en casos de maltrato, en actos violentos…
Cuando hay manifestaciones que pueden ser conflictivas, pueden recibir la petición de ayuda de la Policía Nacional, y van de apoyo con los perros dotados de su bozal de impacto.
En cuanto a la detección, “a primera hora el GOA nos da directrices, mínimo hacemos dos controles diarios, buscamos pólvora (armas) y drogas. Solemos ir por los barrios, a petición de los vecinos, por los parques, a los institutos…”

Estos siete agentes de cuatro patas nunca realizan búsqueda de drogas en personas. “Si estos perros tienen que intervenir muerden de verdad, en una búsqueda en personas si recibe una patada o un mal gesto puede revolverse. Desde mi punto de vista el perro que hace seguridad, no debe hacer nunca detección en personas, hay que equilibrar la balanza, y no se puede permitir ese riesgo”.
Por este motivo en la Unidad Canina de la Policía Local de Málaga está sobre la mesa la incorporación de otro perro para detección de personas, “tiene que ser un animal más afable, como un labrador, que sea el niño de todos, que sea dúctil y muy sociable con la gente, que pase desapercibido”.
Volviendo a la seguridad, las salidas con el GOA, que van de cinco en cinco agentes, suelen ser de tres guías caninos y dos perros. Pero no salen al azar. Para ello los binomios entrenan a diario con ellos de 7 a 8 de la mañana: “en este horario, si no tenemos que salir a la calle, hacemos pequeñas simulaciones, prácticas de tiro, defensa personal… igual que los GOA”.
Además, los miércoles es el día elegido para no salir a la calle, si no es imprescindible, y entrenar a fondo con el Grupo Operativo de Apoyo y trabajar la intervención juntos.
Los siete integrantes en la actualidad de esta Unidad son propiedad del Ayuntamiento que los compró, y cada policía lo tiene cedido. Pero no siempre fue así. Antes que estos siete, la Unidad Canina se nutría de perros “rebotados” o “mal encaminados” de familias que ya no sabían qué hacer con ellos. “Hacíamos una doble función, recuperábamos un perro destinado al abandono y lo convertíamos en un compañero de trabajo, fue una época muy satisfactoria. Ahora se compraron después de un proceso selectivo en el que se buscaba el instinto del perro y que estuviera sano”.
Tras la compra, tanto perro como guía hicieron durante nueve meses el curso de especialidad en la Escuela de Seguridad de Málaga y una vez aprobados y certificados comenzaron su trabajo. Cada año tienen que pasar una revalidación, “para que no se duerman ni guía ni perro, nosotros la hicimos y la pasamos todos”.
Para formar parte de esta Unidad primero hay que conseguir entrar en el GOA. “Hay un proceso selectivo con un examen tanto de parte teórica como de pruebas físicas, y luego para ser guía canino sus pruebas específicas con teoría y práctica de manejo, además del curso preceptivo”.

Llega la exhibición ante LADRIDOS
Dos de ellos con su bozal de impacto se dirigen a un ciudadano sentado en un parque en una zona prohibida. Los policías se acercan y el incívico vecino les responde sin medir la capacidad de persuasión de los perros, que al ver la actitud del malagueño se lían a ladrarle para que se vaya. Como sigue increpando a los agentes y no marcha, un perro no duda en rodear al “malo” con sus patas y darle un fuerte golpe en el pecho con su bozal, que nos duele hasta a los espectadores. El vecino, que es Álex, el responsable de la Unidad haciendo de desobediente, continúa protestando y negándose a marchar. El segundo perro, que aún no paró de ladrar se abalanza sobre el hostigador y con un impacto de bozal consigue que deponga su actitud y se marche.
Los guías alaban a sus perros, que se muestran felices y contentos, y vuelven a su rutina. Un “malo” menos vagando por las calles prohibidas.

Los datos
7 perros y 7 guías conforman la Unidad Canina

4 pastor alemán:

Airon con Carlos

Leo con Dani

Urko con Sergio

Buba con J. Miguel

3 malinois:

Queen con Álex

Cholo con Jesús

Marlo con Miguel

La Unidad Canina está integrada en el Grupo Operativo de Apoyo, GOA

 

Dos perras de la Policía Local de Gerona buscan sustancias prohibidas

Dylan, malinois de la Unidad Canina de la Policía Local De Venturada mantiene a “raya” su municipio

La Unidad Canina de la Policía Local de Alcobendas, de las más populares de España

Pin It